“Oportunidad perdida”, la instalación del Sistema Nacional de Búsqueda, acusa Movimiento por Desaparecidos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La instalación del Sistema Nacional de Búsqueda es una muestra más de la fallida implementación de la Ley General de Desaparición por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, aseveró el Movimiento por Nuestros Desaparecidos de México.

La organización, que integra a más de 50 colectivos de familiares de personas desaparecidas provenientes de 18 entidades federativas de México y de tres países de Centroamérica, llamó al futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador y a las autoridades de los estados a asumir y cumplir con su responsabilidad de aplicar eficazmente la ley.

En un pronunciamiento, el Movimiento recordó que el 9 de octubre el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, y el comisionado Nacional de Búsqueda de Personas, Roberto Cabrera, instalaron el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas (SNB). Este hecho, consideró, “ofrecía una gran oportunidad para que la Federación adoptase un papel de liderazgo en la implementación de la Ley General en materia de Desaparición”.

Sin embargo, señaló, “el gobierno federal dejó escapar está oportunidad, mostrando su escaso interés en el tema”.

En el pronunciamiento, el Movimiento explica que la Ley General sobre Desaparición mandata la participación directa de las familias, “y si bien en el Consejo Nacional Ciudadano hay 5 familiares, esto no significa que ellas suplen la participación de las familias, ya que es un órgano de consulta del SNB, por lo que las autoridades tienen la obligación de informarnos y no enterarnos por sus redes sociales y medios de comunicación”.

Ninguno de los 57 colectivos que integran el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MNDM) fue informado o convocado por las autoridades, lamentó la organización.

“Una vez más, nos dejaron fuera de la implementación de un elemento central de la Ley General sobre Desaparición, ya que será el órgano encargado de fortalecer las funciones de búsqueda, investigación e identificación de las más de 37 mil personas desaparecidas en México”, acusó.

El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México insistió en que la instalación del SNB es una es una oportunidad perdida, ya que excluye la participación de las familias y minimiza la experiencia que tienen en la investigación y búsqueda en contextos de extrema urgencia. Al respecto refirió los recientes casos de Jalisco o el hallazgo de fosas clandestinas “que son imposibles de procesar porque no existe capacidad para hacerlo”.

“La instalación del SNB pudo haber sido acompañado de un Plan Integral de Implementación de la Ley General sobre Desaparición y no vanagloriarse declarando como logro de la Comisión Nacional de Búsqueda que ‘de los más de 37 mil desaparecidos hay 26 mil casos en los que se conoce su identidad digital y sólo se cuenta con fotografías y huellas dactilares de alrededor de 16 mil, según datos oficiales. El Estado ya ha confirmado de forma preliminar quiénes son las víctimas de 340 denuncias’”.

Esta declaración, acusó el Movimiento, “nos dice que el SNB nace celebrando la identificación de muerte y es un sistema que renuncia a nuestra principal exigencia de búsqueda en vida”.

Expresó asimismo su preocupación de que no hay claridades en los procedimientos que se llevaron a cabo para conseguir los datos y que se está manejando información no confirmada, lo que provoca expectativas y confusión a las familias de personas desaparecidas.

Explicó que para obtener identificación de personas se tiene que hacer mucho más que sólo cruzar base de datos, “se tienen que hacer pruebas forenses y científicas que complementen para asegurar que los resultados son verídicos”.

En ese contexto, exigió que se cuiden los datos que se proporcionan públicamente y se busquen mecanismos para informar a las familias de manera legal oportuna y cuidadosa sobre los resultados de identificaciones o localizaciones de restos “antes de hacer un espectáculo mediático, ya que causa fuertes impactos a las familias que buscan a sus seres queridos”.

El Movimiento acusó al gobierno de Peña Nieto de falta de liderazgo y voluntad política, y de implementar mecanismos sin presupuestos, sin capacidad operativa y sin participación de las familias.

Finalmente llamaron a las autoridades de este gobierno y del próximo, así como a los gobiernos estatales, “a asumir y cumplir con su responsabilidad de implementar eficazmente la ley, a investigar, a buscar y a tomar en cuenta siempre nuestra participación, porque Sin Las Familias No”.

Comentarios