ONG en EU denuncia estafas a migrantes mexicanos para obtener visa temporal H-2

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cada año, falsos reclutadores estafan con cientos de miles de dólares a trabajadores mexicanos: les cobran por un supuesto empleo que les dé la posibilidad de conseguir una visa temporal H-2, pero que en realidad no existe, denunció el Centro de los Derechos del Migrante (CDM), organización establecida en Estados Unidos.

“Con la esperanza de obtener salarios más altos en Estados Unidos, trabajadores mexicanos a menudo gastan sus ahorros o consiguen préstamos para pagar a sus reclutadores”, señaló el centro en un informe publicado hoy, en el cual recordó que más de 211 mil mexicanos consiguieron visas H-2 el año pasado.

De acuerdo con la organización, por cada 10 trabajadores migrantes que obtuvieron una visa de trabajo H-2, uno pagó por un empleo falso. Desde 2005, el grupo documentó 88 casos de fraudes, en los que más de seis mil 500 trabajadores mexicanos –provenientes de 27 estados– pagaron alrededor de 10 mil pesos a cambio de un empleo inexistente.

En algunos casos, los estafadores defraudaron con una misma oferta a más de 150 personas.

Guanajuato, Zacatecas e Hidalgo fueron los estados donde el CDM registró el mayor número de casos de reclutamiento fraudulento, mientras que San Luis Potosí, Veracruz y Tabasco concentraron el mayor número de víctimas.

“Pese que los fraudes y las cuotas de reclutamiento son ilegales en Estados Unidos y México, estas prácticas proliferan a una escala alarmante y de manera cada vez más compleja”, advirtió el grupo.

En los esquemas fraudulentos más comunes, los reclutadores usan nombres falsos y exigen cuotas por supuestos “seguros de reclutamiento”, “pagos médicos” u otros pretextos y, después de cobrarlos, desaparecen.

En otros, reclutadores que laboran para empresas reales rebasan las cuotas de trabajadores y cobran a varios sin darles empleo. Y una de las modalidades más recientes consiste en cobrar cuotas y cancelar la operación bajo el pretexto de que la administración de Donald Trump ya no permite la entrada de trabajadores mexicanos.

El CDM denunció la impunidad en la que quedan los casos de defraudación: planteó el caso de una empresa llamada Chambamex, que cobró siete mil pesos a más de tres mil personas por empleos inexistentes. “A pesar del tamaño del fraude, las autoridades mexicanas fracasaron sistemáticamente en investigar las denuncias contra Chambéame”, deploró.

“La mayoría de los trabajadores está bien enterada sobre los riesgos (de estafa), pero las escasas oportunidades económicas en sus comunidades, la falta de transparencia en el proceso de reclutamiento, y el contexto de impunidad en el que operan los reclutadores –tanto fraudulentos como legítimos– hacen que muchos trabajadores creen que no tienen otra opción que la de apostar y exponerse a un fraude potencial si quieren encontrar un trabajo legal en Estados Unidos”, añadió.

Comentarios