“Un pueblo en campaña”, exposición fotográfica de Germán Canseco

PUEBLA, Pue. (apro).- Los rostros que reflejan la esperanza de un cambio, protagonistas en la pasada contienda presidencial, forman parte de la exposición fotográfica “Un pueblo en campaña”, del fotorreportero de Proceso, Germán Canseco, inaugurada este lunes en la Galería de Arte del Palacio Municipal.

Como primer acto cultural de su gobierno, la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, cortó el listón de la muestra, que incluye 82 imágenes captadas por la lente de Canseco durante la campaña del ahora presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, así como impresiones del fotógrafo Cruz de la Rosa sobre la campaña local.

Durante el acto, Rivera Vivanco, quien tomó posesión a las 0:00 horas de este lunes 15, destacó que las pasadas campañas se convirtieron en un movimiento social.

“Los fotógrafos Germán Canseco y Cruz de la Rosa acompañaron, más que una campaña, un movimiento social que exigía mostrar en un rostro, todos los rostros; en una sonrisa, toda la esperanza”, expresó.

En la exposición “Un pueblo en campaña” se aprecian imágenes del candidato, pero los verdaderos protagonistas son los rostros de la gente que grita, que se abraza, que carga retratos y que muestra la esperanza e ilusión de un cambio.

En entrevista, Canseco señala que el título de la exposición es acertado, pues lo que buscó con las imágenes mostradas es reflejar el ánimo de la gente en los actos del candidato ganador y que hicieron de esta campaña algo diferente a otras que ha cubierto en su trayectoria como fotorreportero.

“Más que la campaña de Andrés Manuel, es un pueblo en campaña, es contar en imágenes esta esperanza e ilusión de la gente para que haya un cambio, de cómo la gente tomó las calles, sí, a partir de un candidato y de una personalidad, pero fue, yo siento, más bien el pretexto para salir, alzar la voz y creer en algo”.

La exposición, abunda, refleja lo valioso de esta esperanza y el poder transformador de la gente que se vivió en el proceso electoral del 1 de julio, pero también la responsabilidad que esto representa para los políticos que ganaron los comicios.

“Lo que yo quise mostrar en esta exposición es la esperanza, que no sólo es de las campañas, la esperanza es de todos los días para que esto cambie, que hagamos que las cosas cambien, no por una sola persona, sino porque nosotros queremos que cambie”, apunta.

A fin de cuentas, agrega, todos tendríamos que reflejarnos en esos rostros cuyas imágenes forman parte de la muestra. “Nosotros éramos los que estábamos ahí, y seguimos estando, no era una campaña nada más de ir a gritar, sino que hay que seguir gritando todos los días, para que (los políticos) se acuerden (de esta esperanza que generaron)”.

Canseco, a quien también le tocó cubrir las dos anteriores campañas de López Obrador (2006 y 2012), reconoce que en ésta hubo algo distinto a las otras, no en particular en cuanto al candidato, sino en las personas que acudían a los actos.

Considera que este entusiasmo, que era interesante de ver y captar con su cámara, se parecía un poco a la campaña del 2000 de Vicente Fox, pero con un pueblo que evolucionó en su manera de ir a un mitin, de exigir, de lo que gritaban y de cómo hacían sentir su presencia.

“Creo que esta campaña fue diferente en ese sentido de cómo la gente hizo suya la calle, claro que con el pretexto de ver a Andrés Manuel, pero antes de los actos del candidato ya había un mitin en la calle, y eso era muy diferente y muy interesante de ver”, subraya.

El periodista gráfico menciona que el montaje de la exposición surgió a partir de una propuesta del historiador Fritz Glockner por dar cuenta de este fenómeno social que se vivió en las pasadas campañas y que debe mantenerse presente.

“Yo creo que cualquier cambio empieza con la esperanza de que algo puede cambiar, y creo que eso es un poco la intención de esta exposición”, concluye.

 

Comentarios