Seis jóvenes, los ganadores del concurso literario M68: Tinta de la memoria

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con 5 mil pesos y la publicación de su obra en formato digital, seis jóvenes fueron anunciados como los ganadores del concurso M68: Tinta de la memoria, lanzado por la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, a través de la “Cátedra Extraordinaria de Fomento a la Lectura José Emilio Pacheco”.

La convocatoria que se lanzó el pasado 2 de agosto con apoyo de la Dirección de Literatura, la Dirección de Teatro, la Revista de la Universidad de México, Radio UNAM y TV UNAM, cerró el viernes 12 y tuvo cinco géneros: ensayo literario, crónica, dramaturgia, relato gráfico (desierta al no recibir trabajos) y testimonio, con dos categorías: “A” de 15 a 19 años, y “B” de 20 a 35 años.

En todas los concursantes debían plasmar la visión de los jóvenes sobre la incidencia que actualmente tienen los movimientos ciudadanos, en especial el movimiento estudiantil de 1968, sus repercusiones en aspectos sociales, educativos y culturales del presente, creando un puente de memoria entre la socialización y la individualización, entre el pasado y el futuro.

Difusión cultural recibió 70 trabajos, y optó por los siguientes ganadores:

Del género de ensayo literario, de la categoría “A” se recibieron 22 trabajos, siendo ganador José Emiliano Márquez García, quien concursó con el seudónimo “BarriosSierraLover777” y presentó el trabajo: De cómo escuché el canto del cisne. Y la Mención Honorífica correspondió a Diego Regalado Martínez, bajo el seudónimo “Gustavo Tablado”, por el ensayo Línea 3, Tlatelolco 68.

Mientras que en la categoría Categoría B se recibieron 30 obras y se alzó Augusto Montero Razo, con el seudónimo “El tétrico delfín” y el ensayo: Del 68 al 43.

Además, los miembros del jurado (conformado por Yael Weiss, Ana Arenzana y Guillermo Vega Zaragoza) decidieron otorgar dos menciones honoríficas en esta categoría a: Ivana Gabriela Torija Moreno, con el seudónimo “Ivana Torija”, por el ensayo María y yo; y Javier Cuéllar Durán, seudónimo “Ohrwurn: Gusano en el oído”, con el ensayo Lecciones del movimiento estudiantil de 1968, a 50 años.

En el caso de crónica literaria, de la categoría se recibieron seis trabajos, siendo el ganador Rafael Olvera García con el seudónimo “Beyker”, por la crónica Tren de media noche. La Categoría “B” fue desierta al no recibir trabajos. El jurado calificador lo integraron Rosa Beltrán, Benito Taibo y César Tejeda.

En Dramaturgia, Categoría “A” no se recibieron trabajos, y en la “B” se hubo cuatro trabajos de los cuáles se premió a Antonio Zamudio Ramírez bajo el seudónimo “Archifonema Velar”, por la obra Dos de octubre no se olvida. Para esta categoría, la Cátedra José Emilio Pacheco en coordinación con el resto de las instancias convocantes cubrirán el costo del montaje de la obra ganadora, en un formato de nanoteatro (es decir una obra corta en un espacio reducido). El jurado calificador fue la dramaturga y directora teatral Gema Aparicio.

Del género de Testimonio, en la Categoría “A” se recibieron dos trabajos, siendo la ganadora Aranza Ashley Charles Romero, con el seudónimo “A. A. Charles”, por El movimiento del 68, evidencia de un gobierno cobarde. Y de la categoría B, de los seis obtenido, la distinción fue para Angélica López Hernández con el seudónimo “Isis Margotte”, por Escuché un grito y era mi voz.

Además de una mención honorífica para María Victoria Sánchez Rodríguez, con el seudónimo “Escuincla”, por el testimonio Mis compañeros, la Pichirila y yo. El jurado calificador lo integraron Guadalupe Nettel, Javier Ledesma y Jorge Comensal.

En la categoría de relato gráfico no se recibieron trabajos.

Los trabajos se publicarán en formato digital en breve, en la web de la Cátedra Extraordinaria de Fomento a la Lectura José Emilio Pacheco (<em><a href=”https://www.catedrapacheco.unam.mx”>www.catedrapacheco.unam.mx</a></em>)

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios