Presiente de España se niega a suspender venta de armas a Arabia Saudita

ADRID (apro).- El presidente Pedro Sánchez anunció que no suspenderá la venta de armas a Arabia Saudita, a pesar de la “consternación” y “repulsa” que expresó por el asesinato de Jamal Khashoggi, el periodista crítico con Riad.

Así lo expresó en su comparecencia en el Congreso de los Diputados de este miércoles, donde sus aliados de gobierno, como Podemos, le pedían frenar esas ventas e impulsar un plan industrial en los astilleros que construyen materiales de guerra.

“Si me piden dónde tengo que estar hoy y aquí, es en la defensa de los intereses de España y en el trabajo de sectores estratégicos situados muchos de ellos en zonas muy afectadas por el drama del desempleo”, dijo Sánchez.

De esta manera, España mantiene la venta al país del golfo de 400 bombas inteligentes y cinco corbetas que está construyendo la compañía Navantia, en sus astilleros de la Bahía de Cádiz.

La construcción de cinco corbetas en Cádiz permite seis mil puestos de trabajo en Cádiz, una zona especialmente castigada con el desempleo.

Sánchez fijó esta posición en momentos en que la presidenta de Andalucía convocó a elecciones autonómicas para el próximo 2 de diciembre.

En este marco, señaló que, a pesar de la brutalidad del régimen saudí, “no puedo impedir que actuemos con responsabilidad”, poniendo por delante los intereses comerciales, económicos y laborales del país.

Unidos Podemos, el partido que lidera Pablo Iglesias, solicitó la comparecencia del mandatario español a raíz que mantuvo la venta de las 400 bombas teledirigidas en contra del criterio de la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien anunció la primera semana de septiembre que suspendería la venta de dichos proyectiles.

Posteriormente, se produjo el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Turquía y volvió a escalar la presión sobre el mandatario español.

En este marco, Alemania anunció que paralizaba la venta de armas a Arabia Saudita y, junto con Francia y Reino Unido, mostraron malestar para que se hiciera una investigación creíble sobre el crimen del periodista.

Sánchez alegó que “el gobierno ha respondido situándose del lado de la ONU y de la Unión Europea”. Dijo, “nuestra posición es clara: Investigación para esclarecer los hechos y que actúe la justicia para que caiga todo el peso de la ley sobre los responsables de este terrible crimen”.

Pero argumento que pese a la gravedad de estos hechos terribles no puede impedir que se actúe con responsabilidad.

“La exportación de armamento es un ejemplo de la complejidad de la política y de la dificultad de llevar adelante ideas sin tener en cuenta la necesidad de los acuerdos y de entender la gestión de la vida pública”, afirmó.

Justificó que los dos contratos para la venta de equipo militar a Riad vienen de la época del gobierno de Mariano Rajoy.

“Les pido que tengamos en cuenta el peso de las relaciones internacionales construidas durante décadas con países con los que tenemos relaciones estratégicas en el terreno económico comercial”.

Aparte de la venta de armamento, las empresas constructoras españolas desarrollan el tren de alta velocidad (AVE) de la Meca a Medina y el metro de Riad, además que España importa de Arabia Saudí el 10% del petróleo que consume.

Pese a los ataques que PP y el presidente Sánchez se cruzaron en el pleno, el martes el partido conservador y los socialistas votaron a favor de mantener la venta de armas en la Comisión de Defensa.

Esto contrasta con la posición crítica que marcó el líder podemita Pablo Iglesias, aliado de Sánchez, quien pidió al presidente frenar la venta de dicho armamento y le reprochó que no estaba “a la altura del espíritu de la moción de censura”, con la que Sánchez –apoyado por Podemos—consiguió sacar del gobierno de Mariano Rajoy.

El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Tarda, advirtió a Sánchez: “Usted es el responsable último del uso de esas bombas”.

Comentarios