Suministro de agua en la CDMX no es sustentable, coinciden investigadores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La forma en que la zona metropolitana de la Ciudad de México se abastece de agua no es sustentable, consideraron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc).

Durante la conferencia “¿Cuánto cuesta tener agua en la Ciudad de México?”, Gerardo Ruiz Solorio, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, dijo que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) gasta mil 600 millones de pesos al año tan sólo en la electricidad que necesita para bombear el agua desde pozos locales y de los sistemas Cutzamala y Lerma.

Además, recordó Rosario Pérez Espejo, investigadora del IIEc, el líquido que se extrae de las subcuencas del Estado de México y Michoacán se bombea hasta los mil 200 metros de altura para que luego se distribuya por gravedad a la zona metropolitana, aunque en el proceso se pierde más de 40 por ciento del recurso.

El proceso de bombeo consume dos mil 800 millones de kilowatts cada hora, a lo que se suman los costos por subsidios y mantenimiento, lo que eleva mucho las cifras, complementó Ruiz Solorio, de acuerdo con un comunicado.

“Pero el problema es mucho más complejo que los precios: la forma de allegarnos agua es insustentable”, añadió Pérez Espejo en la Sala Ángel Bassols Batalla del IIEc.

La investigadora explicó que el sistema Cutzamala es una de las obras más importantes del mundo que abastece el 24 por ciento de la demanda de agua en la Ciudad de México y que, en combinación con la extracción de agua del subsuelo, cubre buena parte de las necesidades.

Sin embargo, expuso Pérez Espejo, el funcionamiento del Cutzamala tiene muchas aristas. “Es un dechado de virtudes técnicas y una obra ingenieril excepcional, pero también una forma insustentable de allegarnos agua, lo que da lugar a muchos conflictos de tipo social y a problemas de gestión institucional”.

Los investigadores recordaron que el problema de agua requiere análisis profundos de instancias del gobierno, académicos y consumidores, quienes en la mayoría de los casos no saben cuánta agua consumen.

Pérez Espejo indicó que “la gestión del agua para y en la Ciudad de México no se ha visualizado desde su sustentabilidad, sino desde soluciones técnicas cada vez más costosas por problemas de origen social e institucional”.

Por ello, recomendaron realizar estudios y mapeos precisos para reducir las alarmantes fugas de agua, así como implementar programas para capturar agua de lluvia.

“Pero no puede captarse y consumirse. Necesita ser tratada, y por eso su implementación requiere infraestructura e inversión”, concluyó Ruiz Solorio.

Comentarios