“La camarista”, Mejor Largometraje Mexicano del FICM

MORELIA, Mich. (proceso.com.mx).- La ficción La camarista, ópera prima de Lila Avilés que retrata la ardua labor de una trabajadora de hotel, ganó el premio al Mejor Largometraje Mexicano en la 16 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

La película, que también obtuvo el reconocimiento Guerrero de la Prensa, es protagonizada por la actriz Gabriela Cartol, quien muestra la labor de Evelia, que asea los cuartos de un hotel de lujo y descubre en cada objeto de los huéspedes diferentes universos. Ella desea sobresalir y participa en un curso. Es mamá y no le da tiempo de llegar con su hijo por las arduas jornadas de trabajo.

Es muy callada y lo único que desea es ser alguien más, por lo que se inscribe a un curso para hacerse cargo de un piso de más lujo. Ahí conoce a otra compañera que la cambia: la impulsa a sonreír y ser más sociable, porque al principio es muy callada y se aísla de todos.

La actuación de Cartol es magnífica, no pierde fuerza, ni ritmo, es más, mantiene toda la trama para bien. Lo sorprendente es que entre más avanza el relato, más crece el personaje.

Avilés rodó La camarista en 17 días, pero empleó siete años en el proyecto. Fue a distintos hoteles y convivió con camaristas.

“No estudié cine, pero amo el séptimo arte, son cinéfila de corazón”. Manifiesta.

De la película destaca:

“Habla de la humanidad, del amor, de la sutileza de observar al otro. Las camaristas están destinadas a ser fantasmas, y Cartol hizo su papel con valentía. Editamos en tres semas para llegar al festival. Y me quedé sin departamento en el temblor de septiembre del 2017”.

El reconocimiento a Mejor Dirección lo obtuvo Alonso Ruiz Palacios por Museo, cinta que también se llevó la presea del público.

Raúl Briones logró Mejor Actor por Asfixia, de Kenya Márquez. Y la presea a Mejor Actriz recayó en Naian González Norvind por Leona, de Isaac Cherem. Miestras que Sotera Cruz tuvo una mención especial por su actuación en El ombligo de Guie’dani, de Xavi Sala.

Una corriente salvaje, de Nuria Ibáñez Castañeda, ganó Mejor Largometraje Documental Mexicano. En tanto, Ya me voy, de Lindsey Cordero y Armando Croda fue reconocido por una mención especial.

El Premio de Público y el Guerrero de la Prensa en Largometraje  Documental Mexicano fue para El sembrador, de Melissa Elizondo.

En cuanto a los cortometrajes mexicanos reconocidos, están La chica con dos cabezas, de Betzabé García, en ficción; El peso de los caídos, de Gastón Andrade, en documental, y 32-RBit, de Víctor Orozco, en animación.

El Premio Especial Renta Imagen recayó en El aire delgado, de Pablo Giles. Ombligo de agua, de Laura Baumeister, se llevó una mención especial.

Las rancheras, de Hermann Neudert, tuvo el Premio de Cortometraje en Línea. En la Sección Michoacana fue distinguido El amor dura tres meses, de Rafael Martínez García.

El ganador del Concurso Michoacano de Guión de Cortometraje fue La espera, de Celina Yunuen y Manuel Piñón. Y Petra, escrita por Ricardo Santos Cervantes, logró una mención especial.

Comala, de Gian Cassino, se impuso en la convocatoria Impulso Morelia. Esto no es Berlín, de Hari Sama, obtuvo una mención honorifica y el Premio Cinépolis Distribución.

La presea especial de los Estudios Churubusco la alcanzó El guardián de la memoria, de Marcela Arteaga. Mientras que Santuario, de Joshua Gil, tuvo el Premio Estudios Splendor Omnia.

La mami, de Laura Herrero fue reconocida en Impulso Morelia/Ambulante Largometraje Documental. El sembrador, de Melissa Elizondo, obtuvo el Premio Documental Realizado por una Mujer que otorga la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión de México. Mientras que el galardón Ambulante a Documental fue para M, de Eva Villaseñor. Y Valentón, de Luis Armando Sosa, ganó el Premio Guerrero de la Prensa.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios