Un migrante hondureño murió en enfrentamiento con policías mexicanos y guatemaltecos en la frontera

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx). – Esta tarde, jóvenes migrantes encapuchados y armados con palos y piedras arremetieron contra fuerzas federales mexicanas antimotines en el puente fronterizo Rodolfo Robles, mejor conocido como Suchiate 1.

Tras la trifulca un joven falleció por el impacto de un proyectil lanzado desde el lado mexicano y que le asestó en la cabeza.

El migrante fue identificado como Henry Adalid Díaz Reyes, de 26 años, originario de Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades aún no determinan si fue una bala de goma, el impacto de alguna bomba de gas lacrimógeno o una pedrada.

La Policía Nacional Civil y el Ministerio Publico se encuentran en el Hospital Nacional dando fe de los hechos.

Los jóvenes migrantes derribaron la valla metálica mexicana, pero no pudieron contra la segunda valla que instalaron de refuerzo de lado mexicano.

Gobierno de Guatemala reprueba actos violentos de migrantes hondureños

El Gobierno de Guatemala por medio de Ministerio de Gobernación (Mingob) lamentó que los integrantes de la caravana de migrantes hondureños no hayan utilizado la oportunidad de dialogar para ingresar ordenadamente a la aduana de Tecún Umán I.

Deploró que hayan decidido irrumpir de forma violenta destruyendo la propiedad del Estado de forma vandálica, hiriendo a varios agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) con el lanzamiento de piedras y botellas de vidrio.

Mingob requirió a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), participe en la supervisión y protección de los menores de edad que son usados como barrera humana, demandando que se coadyuve en un diálogo con los migrantes para evitar que se den enfrentamientos provocados y actos de vandalismo como el registrado en esta ocasión.

Comentarios