La OPS llama a gobiernos a fortalecer atención primaria en salud

CIUDAD DE MÉXICO.- La salud no es un privilegio, ni una mercancía, es un derecho humano, por lo que debe fortalecerse la atención primaria, aseguró Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), durante la clausura de la conferencia mundial sobre dicho tema, celebrada en Astaná, Kazajistán.

En su intervención, compartida vía internet, destacó que la salud es una responsabilidad de los Estados, por lo que instó a los gobiernos a hacer mayores esfuerzos en la materia.

Ante delegados de más de 120 países, se suscribió la Declaración de Astaná para fortalecer la atención primaria como estrategia fundamental para alcanzar la salud para todas las personas, como se comprometieron los países del mundo en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

La atención primaria aboga por acceso universal a la salud con servicios de integrales y de calidad eliminando barreras financieras, geográficas, culturales y de género.

“Requiere la acción del Estado, porque sin acción del Estado, no hay derecho a la salud, especialmente para aquellos que viven en situación de vulnerabilidad”, subrayó.

La directora de la OPS pidió oír la voz de los que no han tenido un acceso equitativo a la salud para poder desarrollar un modelo de atención centrado en las personas y sus comunidades.

Pidió “no reducir la salud a un paquete mínimo de servicios esenciales cuando las personas se merecen mucho más” e instó a “invertir en las personas, en los sistemas; invertir en la salud, no en la guerra”.

Comentarios