AMLO y la cúpula empresarial, un primer “calado”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El encono por la “consulta”, y su resultado como argumento para cancelar las obras del aeropuerto que se construye en el lecho desecado del Lago de Texcoco, es un choque de fuerzas que va a definir, al menos en parte, el tipo de presidente y la posición del poder económico para el sexenio que inicia dentro de un mes.

La cúpula empresarial, que desde los tempranos dosmiles abominó la oferta política representada por Andrés Manuel López Obrador, luce inusualmente beligerante ante un presidente electo, renovando la polarización –que entró en un impasse desde mediados de junio y hasta hace un par de semanas–, al oponerse a la decisión:

Reprueba la insuficiencia legal de la consulta con argumentos ciertamente válidos; impulsa movimientos bursátiles a manera de sanción; despliega un activismo internacional que encuentra eco en las relaciones empresariales y con personalidades destacadas de la corriente neoliberal, del impulso globalizador y de los conservadurismos mas acendrados para fijar un punto que, en lo interno, reivindica como una defensa del estado de derecho y hasta se anima a amagar, más inusual todavía, con una marcha para defender el megaproyecto.

López Obrador no cede. La consulta, deficiente y todo, es argumento de legitimación para una decisión largamente anunciada desde poco después de que se presentara el proyecto peñanietista y hasta bien entrada la campaña presidencial de este año, pues fue en mayo, ante la presión precisamente empresarial, que propuso la consulta hoy motivo de conflicto.

También te recomendamos

Detrás de ese proyecto, lo sabemos, subyace el favoritismo a los magnates mexicanos y sus asociados trasnacionales inmersos en la obra pública: el NAIM fue diseñado por el yerno de Carlos Slim, quien se convirtió en el principal contratista junto con ICA, la constructora emblemática de los negocios al amparo del poder desde el sexenio de Miguel Alemán; de Prodemex, el neogigante de Olegario Vázquez Raña; de Carlos Hank, de  grupo Hermes; de GIA+A, del cuñado de Carlos Salinas de Gortari, entre otros que en los negocios con el sector público tienen la fuente de su riqueza descomunal.

La corrupción, apuntada una y otra vez por López Obrador respecto a ese proyecto, no es ocurrencia. Son numerosas observaciones de la Auditoría Superior de la Federación; sabemos de subcontratos cuyos beneficiarios se desconocen; también que la elite empresarial y señaladamente mexiquense en especulación inmobiliaria compró a precios irrisorios enormes porciones de tierra, como acreditó Jenaro Villamil en la edición 2189 de Proceso y que, el martes 30, el presidente electo refirió como motivo del encono post-consulta.

El contexto lleva a recordar el pasaje que Enrique Krauze –quien probablemente no estaría de acuerdo con la analogía— expuso en su libro La presidencia imperial, sobre la desavenencia suscitada en 1946 entre el sindicato petrolero y el nuevo gobierno de Miguel Alemán.

Alemán advirtió en su toma de posesión que no debían realizarse paros ilícitos. Hizo una oferta de incremento salarial, pero en abierto desafío, el sindicato amenazó con un paro al que el presidente respondió enviando al ejército a ocupar la refinería de Azcapotzalco y las gasolineras. El conflicto quedó zanjado y el talante presidencial, nítido, a 20 días de iniciado el sexenio.

En una comida de reconciliación, cuenta Krauze, los líderes petroleros le comentaron, “si nada más lo estábamos calando, señor presidente”, a lo que Alemán respondió: “pues ya me calaron, hijos de la chingada”.

Esa acción alemanista tuvo efectos en el sindicalismo mexicano y las relaciones obrero-patronales, reconfigurando o consolidando el corporativismo que apuntaló al régimen hegemónico, pariendo entre otros, el liderazgo de Fidel Velázquez.

Hoy es posible identificar condiciones análogas: una decisión tomada; una advertencia de anular la corrupción; una oferta de garantizar las inversiones; una descalificación desde el sector aludido que amenaza con retiro de inversiones, movilizaciones callejeras, demandas y arbitrajes, al presidente electo cuando está a punto de comenzar.

Así que, más allá de consulta y proyecto, lo que el momento y el conflicto reflejan es un calado, esta vez de la cúpula empresarial, en tanto de lo que ocurra para zanjarlo, conoceremos el estilo del presidente y el tipo de política que veremos en el siguiente período sexenal.

Visita www.notassinpauta.com

 

Comentarios