Greenpeace responsabiliza a Cofepris de 17 mil muertes por mala calidad del aire

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Greenpeace acusó a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de ser responsable de más de 17 mil muertes al año que ocurren por la mala calidad del aire en las ciudades mexicanas, que esa autoridad, aseguró, se niega a atender.

De esta cifra de decesos, al menos mil 680 son niñas y niños menores de 5 años de edad, denunció en un comunicado.

Activistas de la organización civil colocaron una ofrenda frente a las instalaciones de la Cofepris y exigieron a su titular, Julio Sánchez y Tepoz, que emita una Norma de Emergencia para cada una de las cinco normas de salud ambiental existentes, a fin de proteger los derechos humanos a la salud, al medio ambiente sano y al esparcimiento de la población mexicana.

Foto: Alejandro Saldívar

Foto: Alejandro Saldívar

Además pidieron a la Cofepris que inscriba las Normas Oficiales Mexicanas en el Programa de Normalización 2019 para que puedan ser revisadas y actualizadas el próximo año.

“Es indignante que las autoridades responsables de evitar los riesgos a la salud en este país permitan que cada día mueran 50 personas por su negligencia para modificar las Normas, como un paso mínimo para transformar las ciudades del país, pues al tener límites de exposición a contaminantes más estrictos, se obligaría a los gobiernos a impulsar transporte público, eficiente, seguro y de calidad, así como a tener mejores combustibles a fin de mejorar el aire que respira toda la población”, afirmó Pablo Ramírez, responsable del tema de calidad del aire de la campaña Revolución Urbana de Greenpeace México.

La organización citó el reporte Contaminación del aire y salud infantil, dado a conocer el lunes por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual refiere que 93% de los niños del mundo menores de 18 años están expuestos a niveles de partículas suspendidas menores a 2.5 micras (PM 2.5), mayores a los fijados en las directrices sobre la calidad del aire de este organismo internacional.

México no es la excepción, aseguró Greenpeace, que realizó un ejercicio de monitoreo del nivel de exposición de la gente a las PM 2.5 –contaminante que resulta principalmente de procesos de combustión en motores de vehículos– en seis ciudades: Monterrey, Ciudad de México, Pachuca, Querétaro, Puebla y Guadalajara.

Destacó que la población respira aire contaminado en niveles que en varias ocasiones rebasan el límite máximo permitido por la Norma Oficial Mexicana de exposición a PM2.5, establecido en 45 mg/m3, el cual está también por encima de lo recomendado por la OMS (25 mg/m3 promedio diario).

En el monitoreo de Greenpeace, el nivel más alto para PM 2.5 se registró en Monterrey con 127 mg/m3; en Pachuca, 76 mg/m3; en Ciudad de México, 75 mg/m3; en Puebla, 48 mg/m3, en Guadalajara, 39 mg/m3; y en Querétaro, 35 mg/m3.

La contaminación del aire, subrayó Greenpeace, afecta el desarrollo neurológico y dificulta el desarrollo psíquico y motor, además de perjudicar la función pulmonar de los niños, incluso a niveles bajos de exposición.

Pablo Ramírez pidió a la ciudadanía sumarse a las más de 45 mil personas que han firmado la petición en línea para exigir a la Cofepris la modificación de las normas en www.calidaddelaire.org.

Comentarios