En calma y con baja solicitud de pipas, el primer día del mega corte de agua en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En calma y con baja solicitud para el envío de pipas y el consumo en tinacos instalados en la vía pública, así transcurrió en la capital del país el primer día del mega corte en el suministro de agua por las labores de mantenimiento al Sistema Cutzamala.

No obstante, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió medidas cautelares al gobierno de la Ciudad para garantizar el suministro a hospitales, cárceles, una estación migratoria y escuelas que no suspendieron clases.

De acuerdo con un comunicado del gobierno capitalino, la baja demanda de líquido en las 13 alcaldías afectadas se debió a que los habitantes almacenaron líquido en días previos, al grado de que, pasadas las 18:00 horas “en gran parte de las colonias afectadas aún se tenía agua”.

La autoridad informó que este miércoles se realizaron mil 360 viajes de pipas, de los cuales, 760 -poco más de la mitad- se efectuaron en Iztapalapa. Destacó que la capacidad instalada de atención para esta contingencia es de hasta cuatro mil viajes diarios.

Según su reporte, el servicio de Locatel y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) registraron 369 llamadas de petición de pipas.

El Sacmex y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) colocaron 90 tinacos de gran capacidad en puntos comunes, mientras que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) distribuyó cinco mil tinacos en las colonias con mayores problemas de agua, ya sea por falta de suministro o de espacios para almacenamiento. La afluencia a estos puntos fue baja, dijo la autoridad. demás, las 86 garzas habilitadas operan para la recarga de pipas.

Según la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), no se registraron incidentes en la colocación de los tinacos ni el traslado de pipas. Durante el día se observó a patrullas que escoltaban a pipas para evitar que la gente pudiera desviar su camino.

Respecto a los niveles de agua en cisternas y tinacos en hospitales y reclusorios, el gobierno reportó que son “óptimos para asegurar su operación normal”.

En sus redes sociales, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció que supervisará las labores de las empresas que surten agua de forma privada para evitar que las vendan con sobreprecio.

En la calle

Desde las 08:00 horas de este miércoles, en los noticieros de radio y televisión se reportó el inicio de los trabajos de mantenimiento del Sistema Cutzamala por parte de la Conagua, mismos que durarán hasta el sábado 3 de noviembre, con la consecuente afectación a habitantes de 480 colonias de 13 alcaldías de la capital.

Al paso de las horas, no se observaron problemas para la obtención del agua, en parte, porque la gente previó el almacenamiento del líquido días antes, como lo sugirieron las autoridades.

En mercados como La Merced, la venta de botes, tambos y cubetas volvió a la normalidad, luego de que en días pasados los precios se dispararon ante la demanda de los habitantes.

En algunas zonas se observó a policías de la SSP que cuidaban los tinacos de 10 mil litros que el gobierno capitalino y la Conagua instalaron en la vía pública, donde muy pocas acudieron a solicitar líquido. En sitios de la alcaldía Cuauhtémoc se establecieron horarios para poder llenar cubetas, pero eso no ocasionó problemas.

Alrededor de las 14:00 horas, se reportó que habitantes de la alcaldía de Azcapotzalco se manifestaron en la explanada de la sede oficial para exigir el reparto de tinacos para almacenar líquido

CNDH, medidas cautelares

Al inicio del mega corte, la CNDH emitió un comunicado en el que informó la emisión de medidas cautelares al gobierno capitalino para “realizar acciones necesarias de prevención para garantizar el suministro oportuno de agua en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible en instalaciones públicas o privadas de asistencia social, hospitales de todos los niveles, centros de reclusión, Estación Migratoria ‘Las Agujas’ y escuelas que hayan optado por continuar sus labores educativas”.

Además, instó a que el suministro de agua en pipas sea custodiado hasta su destino final, para evitar conflictos entre la población, mediante el diálogo y la solución pacífica.

El argumento de la implementación de dichas medidas fue atender la contingencia y necesidad imprescindible de cubrir el servicio de agua en espacios públicos con población vulnerable y evitar brotes epidemiológicos, enfermedades por falta de higiene y de carácter respiratorio.

 

Comentarios