Desde el 2000 han sido asesinados 140 periodistas y la impunidad es del 90%: CNDH

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el contexto del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció que en los últimos 18 años 140 comunicadores han sido asesinados, en tanto que 21 están desaparecidos desde 2005, y se han cometido 52 atentados contra instalaciones de medios de comunicación, agresiones que se mantienen en la impunidad.

Para la CNDH “las autoridades de los tres órdenes de gobierno han incumplido su deber de prevenir, investigar y sancionar los crímenes contra periodistas, lo que ha generado un alto índice de impunidad”.

En un comunicado el organismo recordó que de acuerdo con la recomendación general 24, “Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México”, emitida en 2016, de 176 averiguaciones previas relacionadas con delitos contra periodistas, “el resultado es trágico al observar que sólo en 10% de los casos hubo sentencia condenatoria y en el 90% restante impera la impunidad”, en tanto que en los casos de desaparición y atentados a medios “la impunidad es del 100%”.

La CNDH resaltó que, de los 140 homicidios, casi 60% se concentran en cinco estados, 22 en Veracruz, 16 en Tamaulipas, 16 en Guerrero, 15 en Oaxaca y 14 en Chihuahua.

El organismo exigió a las autoridades municipales, estatales y federales, así como a las que tomarán posesión a partir del 1 de diciembre que “cumplan con su deber de prevenir los crímenes contra periodistas y comunicadores, y que, cuando ocurran, se realicen investigaciones exhaustivas y efectivas que consideren como principal línea en sus indagatorias la labor periodística de las víctimas”.

Al puntualizar que se requieren “acciones contundentes” para garantizar la labor periodística, el organismo insistió que en los casos de violencia contra periodistas se debe considerar, como eje central, la violación a la libertad de expresión.

Agregó que para abatir la impunidad las autoridades deben de “investigar con perspectiva de género; estandarizar los protocolos, criterios ministeriales de investigación y mejora en los servicios periciales; promover la legislación en materia protección a periodistas; crear mapas de riesgo; concientizar a personas del servicio público y a la sociedad sobre la importancia de la libertad de expresión en la democracia y el respeto que merece la opinión pública de los demás”.

La CNDH advirtió que “la impunidad genera miedo, autocensura y desconfianza entre las y los comunicadores, y es una invitación a que continúen las agresiones contra quienes ejercen el periodismo, por lo cual las fiscalías y procuradurías, tanto federal como estatales, deben garantizar que ningún agresor, sea personal del servicio público o particular, quede sin castigo”.

Por ello, recordó que “cualquier sociedad que busque consolidar la democracia como sistema de gobierno requiere periodistas y medios de comunicación críticos y plenamente libres”.

Para lograr ese objetivo, la CNDH urgió a las autoridades de todos los niveles de gobierno que “asuman un compromiso permanente con la libertad de expresión y garanticen las condiciones idóneas para que los comunicadores realicen su labor sin verse sometidos a amenazas o agresiones de cualquier tipo”.

El organismo puntualizó que “toda afectación a la libertad de expresión debe sancionarse, sin importar si proviene de autoridades o particulares”.

Reconoció que en la XL Asamblea Plenaria de la Conferencia nacional de Procuración de Justicia, se haya aprobado el “Protocolo Homologado de Investigación de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión”, elaborado por la fiscalía especializada de la Procuraduría General de la República (PGR), con el compromiso de que sea aplicado en las investigaciones de agresiones a comunicadores.

Sin embargo, la CNDH demandó a las autoridades cumplir con la recomendación general 24, y puntualizó que como organismo público continuará divulgando “la relevancia del periodismo en el fortalecimiento de la democracia”, a través de campañas como “Con violencia no hay libertad de expresión”.

Comentarios