Muere Amal Hussain, el rostro de la hambruna y la guerra en Yemen

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Amal Hussain, de tan sólo siete años, murió de hambre tras una larga agonía. Su caso, que no es aislado, puso cara al drama que se vive en Yemen.

La familia de la pequeña confirmó al diario The New York Times (NYT) la muerte de su hija por desnutrición, el jueves 1. “Mi corazón está roto”, dijo su madre Mariam Ali, quien confesó que ahora su mayor temor es la vida de sus otros hijos.

Meses atrás el NYT publicó la fotografía de Amal, para mostrar las consecuencias por el hambre en ese país africano sumido en una guerra desde hace cuatro años y en la peor crisis humanitaria en el mundo.

Con el esquelético cuerpo de la menor y su mirada perdida, el rotativo resumía la terrible situación a la que se enfrentan los civiles en Yemen. Hoy, Amal está muerta.

Según las estimaciones de diversas asociaciones internacionales, existen más de 50 mil víctimas de una guerra que dura ya más de tres años, en la que se enfrentan dos facciones principales: el gobierno yemení, apoyado por la coalición árabe, y los rebeldes huzíes, practicantes del islam chiita, apoyados por Irán.

Los dos grupos han sido acusados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de cometer crímenes.

De acuerdo con la información difundida por el NYT, el caso de malnutrición aguda de Suad es uno de los 1.8 millones que asuela actualmente la infancia en el Yemen, según datos de Unicef, entre los que se incluyen 400 mil con malnutrición grave aguda que batallan diariamente para sobrevivir.

Comentarios