Ni un solo infante “debe morir en Chiapas por la ineficiencia y corrupción del sistema de salud”: activistas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Ningún infante “debe morir en Chiapas por la ineficiencia y corrupción del sistema de salud”, sin embargo, cada año mueren cientos de ellos, denunciaron integrantes de Melel Xojobal y las organizaciones que integran la Red por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en Chiapas (Redias).

“Cada año ocurren en Chiapas cientos de muertes de niñas, niños y adolescentes por enfermedades que se pudieron prevenir y atender a tiempo”, aseguraron los activistas, en el marco de una acción pública que denominaron “La Muerte Impune”.

La intención del evento fue visibilizar el panorama actual en que se encuentra el deficiente sistema estatal de salud pública del estado, así como denunciar sus consecuencias particulares en niñas, niños y adolescentes que viven y transitan por territorio chiapaneco.

Melel Xojobal y las organizaciones que conforman la Redias detallaron que de 2012 a 2016, mil 163 niños, niñas y adolescentes murieron por neumonías infecciosas. Y en el mismo lapso la muerte de niñas y niños de uno a cuatro años por infecciones respiratorias creció el doble, al tiempo que más de mil niños, niñas y adolescentes perdieron la vida por enfermedades diarreicas. De ellos, nueve de cada 10 tenían cinco años.

“Chiapas es uno de los estados con mayor índice de muerte infantil derivada de la ineficiencia y corrupción del Sistema de Salud”, subrayaron ambos colectivos, cuyos integrantes realizaron una Caminata contra la Impunidad.

Con velas, flores y ataúdes blancos, informaron sobre la situación de la niñez e invitaron a la ciudadanía a compartir ofrendas en el altar montado en la Plaza de la Paz, para sensibilizar sobre esos casos.

“Hay un total desabasto de medicamentos, material, equipo e instrumentos en las unidades médicas y hospitales de las distintas regiones de la entidad, debido al desvío de recursos, corrupción e impunidad. En 2015 se encontraron irregularidades en la ejecución de fondos destinados en materia de salud por más de 764 millones de pesos”, resaltaron.

De igual manera, indicaron que el año pasado la Auditoría Superior de la Federación detectó anomalías por casi 200 millones de pesos, destinados a mejorar el frágil sistema de salud pública.

“Queremos denunciar esta crisis, corrupción e impunidad; exigir justicia por las muertes de niñas y niños que fallecen cada año por esta situación, y que estos actos no queden impunes”.

Los activistas explicaron que la inmunización es una forma simple y eficaz de proteger y reducir la propagación de enfermedades infecciosas graves, especialmente entre la población infantil. Sin embargo, en Chiapas no hay recursos para aplicar un modelo de atención efectivo que logre aplicar las vacunas en forma cabal y oportuna.

También denunciaron desfalcos millonarios, conflictos de intereses, opacidad y nula rendición de cuentas, que deterioran gravemente el sistema de salud pública, lo que pone en riesgo la vida de la infancia y la adolescencia chiapaneca

Los altos índices de pobreza y marginación en territorio chiapaneco, resultantes de corrupción y omisiones históricas, comprometen gravemente el cumplimiento de los derechos a una vida sana y agravan uno de los índices de mortalidad infantil más altos del país, lanzaron.

Además, la tasa de defunciones por desnutrición es mucho más alta en Chiapas que en el resto del país, y en el caso de la anemia, en el estado es causa de muerte cuatro veces más alta que a nivel nacional.

“Nuestro estado tiene la tasa más alta de mortalidad por enfermedades respiratorias, prevenibles y curables, en la población de cero a cuatro años”, precisaron.

Al cierre de la jornada, los participantes insistieron que para garantizar la supervivencia y desarrollo de la infancia en el estado es urgente la asignación de presupuestos para una adecuada operación del Sistema de Protección Integral de las Niñas, Niños y Adolescentes, tanto a nivel estatal como municipal.

Finalmente, demandaron al Estado asegurar el acceso equitativo a los servicios de salud a todas las niñas, niños y adolescentes, así como promover el desarrollo de habilidades para el autocuidado de su salud y alimentación.

Asimismo, garantizar que los servicios y programas que otorgue el gobierno estatal sean de calidad, eficientes y eficaces, haciendo énfasis en el interés superior de la niñez, y proveer urgentemente el abasto de medicamentos, material, equipo e instrumentos en las unidades médicas y hospitales en todo el estado.

Comentarios