Gana la banca en España: será el cliente quien pague los tributos por hipotecas

MADRID (apro).- En España vuelve a ganar la banca con la votación que esta tarde –hora local– emitió la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo, al fijar que sea el cliente y no la banca quien pague los tributos por hipotecas, denominado Impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las Hipotecas.

La votación, 15 contra 13, se produjo después de una deliberación de los 28 magistrados del máximo tribunal, que inició el pasado lunes 5 y se prolongó hasta este martes, y tras horas de empate fue destrabada con un solo voto.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lamentó la resolución, que calificó de “bochornosa” por perjudicar a más de 12 millones de familias en España, según cita Eldiario.es.

En opinión de la OCU, la sentencia pone en cuestión la independencia del poder judicial frente al poder de la banca. “Hoy gana la banca y pierden los consumidores y toda la sociedad”, señala el comunicado, en el que piden la dimisión del presidente de la Sala Tercera del Supremo, Luis Díaz Picazo, por su “gestión pésima”.

El pasado 18 de octubre la Sala de lo Contencioso-administrativo determinó que serían los bancos y no los clientes quienes debían pagar el impuesto.

Pero en una decisión sin precedentes, al día siguiente, el presidente de la sala sorprendió al frenar el citado fallo y convocar al pleno.

La prensa española dejó entrever que esa decisión se debía a la presión de la banca al Supremo, para que modificara esa decisión.

Después de conocerse la decisión del Supremo, algunos líderes políticos mostraron su indignación con el máximo tribunal por esta polémica decisión que beneficia a la banca.

El líder del partido Podemos, Pablo Iglesias, y el dirigente de Izquierda Unida, Alberto Garzón, anunciaron una concentración ciudadana ante el edificio del Tribunal Supremo el próximo martes 13.

En su cuenta de Twitter, Iglesias criticó la falta de independencia del Tribunal Supremo y llamó a la movilización de los ciudadanos en la calle. “Gana la banca y pierden los ciudadanos. La independencia del Tribunal Supremo está en entredicho; la democracia debilitada. La vergüenza y la rabia deben convertirse en una gran movilización cívica para defender los derechos de la mayoría frente a los privilegios de una minoría”, escribió.

Alberto Garzón subió un post en su cuenta personal, en la que señala: “¡Qué bien le sale a la banca chantajear al poder judicial! ¡Qué bien relacionados algunos jueces del Supremo, que hacen de todo menos justicia! Indignante, lamentable, un despropósito impropio de una democracia: el Supremo decide que pagan los clientes”.

Por su parte, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) ve la decisión del Supremo “impugnable”, tanto a nivel europeo como a nivel español, y considera que la justicia europea “volverá a sacar los colores” a España por este caso.

Con esta decisión sorprendente, que se toma con un margen mínimo, anuló la doctrina que había avalado las tres sentencias promovidas por los recursos presentados por la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas, que promovió que fueran los bancos y las cajas los que pagaran el llamado “impuesto de las hipotecas”.

En medio de esta polémica, la banca impulsó una campaña de presión para evitar que el alto tribunal les hiciese pagar el impuesto.

Según la agencia Moody´s, calculó que de haberse sostenido que el impuesto lo pagaran los bancos, hubiera supuesto el pago de 2 mil 300 millones de euros, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, elevó esa cifra hasta los 5 mil millones de euros.

El gobierno de Pedro Sánchez dio a conocer que estudiará el fallo del Supremo para conocer su impacto y fijará una posición el próximo jueves 8.

 

Comentarios