La CDHDF confirma delito de “trata en pequeños procesos” en albergue del éxodo centroamericano

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La operación “a puertas abiertas” del albergue para el éxodo centroamericano en el estadio Jesús Martínez “Palillo” fue aprovechada por personas que intentaron cometer el delito de “trata en pequeños procesos” contra los migrantes al ofrecerles trabajo en la capital y en Monterrey, o bien, trasladarlos a la frontera norte y facilitarles el cruce a Estados Unidos.

Ayer por la noche, en la asamblea que realizaron en el albergue, una madre de familia denunció que, dentro del lugar, un mexicano le ofreció empleo como trabajadora doméstica con habitación y alimentos incluidos, sin costo. Además, una mujer transgénero aseguró que la invitaron a trabajar en una estética.

“No sabemos si son de buena fe”, comentó un hombre al que, dijo, le prometieron emplearlo como albañil.

Esta mañana, en conferencia, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF), Nashieli Ramírez, confirmó la situación y aseguró:

“Los tenemos reportados. Desde una persona con discapacidad que vino y ofreció llamadas telefónicas en su casa y llevarlos, pero de tres en tres; hasta lo que se está documentando: gente que les prometía o el traslado y el cruce por la frontera o trabajo en Monterrey, o este tipo de cosas”.

Ante el hecho, informó que las autoridades ya trabajan en la instalación de un “cerco de seguridad” con algunas organizaciones civiles que “tienen expertis” en torno a los procesos migratorios de tráfico y de trata de personas.

Con esa medida, añadió, “estamos desactivando esto que es como trata en pequeños procesos, no se ven los procesos de reclutamiento largos, pero sí estamos teniendo cuidado. Son las cosas que tenemos que cuidar ante un campamento que es de puertas abiertas”.

El censo

Ramírez Hernández informó que ayer 30 migrantes adultos de Honduras y siete de Guatemala pidieron apoyo a la Organización Internacional de Migraciones (OIM) para iniciar su proceso de repatriación, así como un adolescente no acompañado.

La ombudsperson dio los primeros resultados del censo que en los últimos tres días levantó entre los migrantes del albergue: cuatro mil 814 personas; de las cuales tres mil 88 son adultos y mil 726 son menores de edad, 310 de 0 a 5 años. Además, hay 24 embarazadas y
31 adolescentes no acompañados.

Del total, 80% son hombres y 20% son mujeres. En suma hay 184 personas con discapacidad y 87 de la comunidad LGBTTTIQA+. En cuanto a las nacionalidades, 85% dijo ser de Honduras, 8% de Guatemala, 5% de Nicaragua y 2% de otras nacionalidades. En los recorridos hechos por la reportera se han identificado a originarios de El Salvador, Costa Rica y Panamá.

Según las autoridades, en el sexto día de operación del albergue se han sumado 66 organizaciones de la sociedad civil para dar apoyo al Puente Humanitario. Además, apoyan las labores alrededor de mil personas: 650 servidores públicos del Gobierno de la Ciudad de México, 300 voluntarios de alcaldías y 120 personas del Gobierno de Transición.

Comentarios