Presidente de la SCJN defiende la independencia del Poder Judicial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La independencia judicial no es una prerrogativa ni un privilegio en beneficio de los juzgadores, sostuvo el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales.

En todo Estado de derecho, aseguró el ministro, hay un Poder Judicial fuerte e independiente, y esa independencia es resultado del principio democrático de separación de poderes, del cual los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial constituyen tres ramas separadas e independientes del Estado.

“La independencia del Poder Judicial debería ser considerada por todos los ciudadanos como una garantía de verdad, libertad, respeto de los derechos humanos y justicia imparcial, libre de influencias externas”, afirmó el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal.

El ministro Aguilar Morales fijó esta posición durante la entrega de reconocimientos por antigüedad a servidores público en la sede de la SCJN.

Ahí aseveró que la independencia judicial es un requisito para que los juzgadores puedan ejercer su función de guardianes del Estado de derecho, de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de las personas.

Tanto el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como el presidente de la Suprema Corte han refrendado su respeto a la división de poderes. Sin embargo, la relación entre ambos ha estado marcada por la controvertida propuesta del futuro mandatario de imponer un tope salarial a servidores públicos, lo que implicaría reducir los salarios a los ministros.

En la ceremonia, Aguilar Morelos consideró que México requiere, hoy más que nunca, de la seguridad jurídica que deriva no sólo de una impartición de justicia regida por los principios de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo e independencia, sino de la actuación de todos los servidores públicos en apego a la ley fundamental.

“Como servidores públicos, somos corresponsables de fortalecer la cultura de la legalidad, y eso nos obliga a interiorizar, como punto de partida, los principios fundamentales contenidos en la Constitución y en los tratados internacionales.

“Destacan, entre ellos, el derecho de toda persona a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial, y por juzgadores independientes que gocen de las garantías necesarias para su correcta actuación”, afirmó.

De acuerdo con un comunicado del máximo tribunal, Aguilar Morales refrendó que los trabajadores del Poder Judicial de la Federación son guardianes del Estado de derecho, que es aquél donde se cumple con la Constitución y las leyes, y se tutelan los derechos humanos y se consolida la democracia.

En un Estado de derecho, dijo, se vive en paz y se combate la corrupción; se vive sin discriminación y con eso se erradica la violencia en contra de la mujer; se garantiza el interés superior de la niñez; se defiende la soberanía nacional; se protege al inocente y el culpable no queda impune.

“En un Estado de derecho, por tanto, florece y se desarrolla la cultura de la legalidad”, concluyó.

Comentarios