Habitantes de Chavajeval, Chiapas, enfrentan desplazamiento forzado

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx).- Cientos de hombres, mujeres y niños se vieron obligados a dejar sus viviendas en la comunidad de Chavajeval, para buscar refugio en las montañas, en comunidades vecinas y en la cabecera municipal de El Bosque, luego de un conflicto interno en la comunidad que ha dejado ya dos muertos en los últimos días.

El padre Marcelo Pérez Pérez, párroco de la iglesia de Simojovel, confirmó que a petición de un grupo de indígenas acudió el viernes a la comunidad de Chavajeval, donde encontró sólo a unas 50 personas en aquel caserío, el 90 por ciento de sus moradores, más de 500 personas, abandonaron sus casas en ese poblado.

Dijo que en una de las calles, encontró el cuerpo de una persona de alrededor de 70 años, que tenía ya tres días de haber fallecido.

Esta comunidad vive un conflicto entre sus propios pobladores que se agudizó luego de que el pasado 24 de octubre fuera emboscado y acribillado a tiros, Miguel Pérez López, comisariado ejidal de Chavajeval, junto a Carmelino de Jesús Ruiz Álvarez, dos personas más resultaron heridas de balas. Esto ocurrió un kilómetro antes de llegar a esta comunidad.

Tras este doble crimen, las rencillas entre los moradores de la comunidad se acrecentó y empezaron las acusaciones y enfrentamientos en que en los últimos días dejó otra persona muerta y el desplazamiento forzado de cientos de mujeres, hombres y niños que dejaron sus casas.

“Algunos huyeron a las montañas, otros se fueron a otras comunidades vecinas, y la mayoría huyó a la cabecera municipal de El Bosque, donde permanecen ahora”, dijo el padre Marcelo Pérez Pérez, quien se reservó dar
más detalles del conflicto entre sus moradores.

Sólo hizo un llamado a los gobiernos en sus tres niveles y a la sociedad civil en general a enviar ayuda humanitaria para estas personas que ahora pasan hambre y frío y que duermen ahora en la plaza central de El Bosque.

El padre Marcelo Pérez Pérez ha denunciado en los últimos años, la negligencia gubernamental para resolver los conflictos comunitarios que han dejado miles de desplazados en Chiapas, principalmente en el conflicto
entre Chenalhó y Chalchiuitán.

Comentarios