Desastre olvidado: ante “Willa” falló todo el aparato gubernamental

El huracán Willa dejó innumerables secuelas en Nayarit: dos ríos desbordados, poblaciones desaparecidas –como Los Sandovales–, 189 mil damnificados, ayuda tardía… El desastre natural más severo en los últimos 50 años, como lo definen los nayaritas, también sacó a flote la corrupción en la entidad. “Falló todo el aparato gubernamental”, sostiene Alberto Casillas Amaral, voluntario de agrupaciones de rescate y protección civil… Peor todavía: dos semanas después del vendaval, los afectados siguen esperando la ayuda de las autoridades.

TUXPAN, Nay. (Proceso).– A más de dos semanas de las graves inundaciones en esta cabecera municipal provocadas por el huracán Willa, muchas de las calles continúan inservibles, cubiertas por capas de lodo y malolientes como consecuencia de la descomposición de animales muertos y del colapso en amplios tramos de la red de drenaje.

Pero los peores olores no son los que provienen de las vialidades destrozadas, sino de los presuntos actos de negligencia o corrupción que destapó el fenómeno hidrometeorológico tras el desbordamiento del río San Pedro, precisamente en una zona donde hace más de tres años se anunció la construcción de la segunda etapa de un bordo para evitar inundaciones… aunque esa parte de la obra nunca se realizó.

La mañana del 24 de octubre pasado esa situación provocó la ruptura de un viejo muro incapaz de contener la fuerza de la corriente, que anegó la mayor parte de la superficie de esta localidad, donde el agua alcanzó en algunas zonas niveles de más de 2 metros de altura, murió una persona y 90% de los habitantes resultaron damnificados.

Los anteriores, sin embargo, no fueron los únicos daños registrados en la entidad. Además del San Pedro se desbordó el río Acaponeta, por lo que en suma sufrieron afectaciones ocho municipios del norte de la entidad: Tuxpan, Acaponeta, Tecuala, Huajicori, Ruiz, Rosamorada, Santiago Ixcuintla y Del Nayar –declarados zona de desastre por la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación–, donde según el gobierno estatal hubo cuatro muertos y 180 mil personas afectadas, de las que 100 mil perdieron todos sus muebles y enseres domésticos.

Hubo grandes daños en viviendas, escuelas, centros de salud, infraestructura carretera y en los sectores agrícola y ganadero. Según el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso del estado, Leopoldo Domínguez González, las afectaciones ascienden a 10 mil millones de pesos.

Días después del siniestro, durante una visita realizada a Tuxpan, el gobernador Antonio Echevarría García se pronunció por la realización de una auditoría en el caso de la obra inconclusa del bordo del río y planteó que si se detectan actos ilegales se encarcele a constructores y servidores públicos que hayan incurrido en responsabilidad.

Al respecto, la Auditoría Superior del Estado de Nayarit (ASEN) emitió un comunicado en el que informó del inicio de una investigación de oficio sobre ese asunto, para “determinar mediante los datos de prueba suficientes, la existencia o inexistencia de responsabilidades en la construcción de la obra pública de referencia”.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2193, ya en circulación)

Comentarios