Corporaciones beneficiadas con la reforma energética abren filiales en paraísos fiscales

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Empresas energéticas beneficiarias de la reforma al sector que realizó el gobierno de Enrique Peña Nieto registraron filiales en Países Bajos, un notorio paraíso fiscal especializado en la inscripción de sociedades para obtener beneficios impositivos.

Se trata de petroleras, corporaciones de energía renovable y de servicios, que se registraron en el país europeo a partir de 2016, mientras el gobierno mexicano organizaba licitaciones de bloques de exploración y explotación de hidrocarburos y subastas de electricidad.

Consultados por Apro, datos de la Cámara de Comercio de los Países Bajos, cuya misión es preservar los catálogos empresariales, dan cuenta de los holdings o conglomerados creados por las compañías energéticas, que deben asentar obligatoriamente sus sucursales.

La figura legal de preferencia es la sociedad de responsabilidad limitada (BV en holandés), que constriñe la carga de sus socios al capital aportado, en caso de deudas o demandas en su contra. Además, provee de ventajas impositivas, como evitar la doble tributación.

Los registros consultados indican la preferencia de las empresas de Estados Unidos por acudir a territorio holandés para abrir legalmente sus filiales.

En uno de los mayores casos, la estadunidense ExxonMobil inscribió sus asociadas ExxonMobil Mexico Region B.V., ExxonMobil Mexico Investments B.V., ExxonMobil Mexico (Block 2) B.V. y ExxonMobil Mexico Ventures B.V., que comparten la misma dirección física en la ciudad de Breda, en el sur de Holanda.

Cada una se encarga de diferentes actividades económicas. ExxonMobil Mexico Region B.V. –número de registro (KVK en holandés) 65448200– se responsabiliza de las operaciones de esa petrolera en el país, mientras ExxonMobil Mexico Investments B.V. –KVK 64601986– gestiona sus inversiones en México.

Por su parte, ExxonMobil Mexico (Block 2) B.V. –KVK 69371024– administra las operaciones relacionadas con el Área 2, que ganó en diciembre de 2016 durante la Ronda 1.4 de subasta de bloques petroleros para exploración en aguas profundas en el Cinturón Plegado Perdido, franja ubicada en el Golfo de México contigua a la frontera estadunidense, en alianza con la francesa Total.

ExxonMobil Mexico Ventures B.V. –KVK 64603733– asume las alianzas y nuevos emprendimientos de esa petrolera.

En mayo de 2017, ExxonMobil anunció su plan de invertir 300 millones de dólares durante la próxima década para mejorar su logística, productos y mercadotecnia en México.

La petrolera, acusada de ocultar la influencia de la extracción y consumo de combustibles fósiles sobre el cambio climático en Estados Unidos, mantenía 51 mil millones de dólares en 35 paraísos fiscales en 2016, ocho situados en Países Bajos, según el informe Los juegos de las empresas fachada: el uso de paraísos fiscales por las compañías de Fortune 500, elaborado por los no gubernamentales Fondo U.S. PIRG para la Educación y el Instituto sobre Tributación y Política Económica.

La petrolera estadunidense Chevron también registró una sucursal mexicana en Países Bajos. Se trata de la empresa Chevron Mexico Holdings B.V. –KVK 63313022–, asentada en Rotterdam, urbe del sudoeste de esa nación europea.

En diciembre de 2016, un consorcio del que es parte esa compañía, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la japonesa Inpex, obtuvo la licitación de un bloque en el Cinturón Plegado Perdido.

Chevron tenía 46 mil 400 millones de dólares en ocho paraísos fiscales en 2016, aunque ningún fondo en Países Bajos.

General Power Generation (GPG), subsidiaria de Naturgy, el nuevo nombre de la española Gas Natural Fenosa, también inscribió sus filiales GPG Mexico B.V. –KVK 24386006– y GPG Mexico Wind B.V. –KVK 34298276– en Amsterdam, la capital holandesa, pero en diferentes direcciones físicas.

Con presencia en España, México y Puerto Rico, GPG posee cuatro centrales eléctricas de ciclo combinado a vapor y gas, la primera de las cuales –la planta Hermosillo– inició operaciones en 2001, con capacidad instalada de 250 megavatios.

La segunda –Naco Nogales– funciona desde octubre de 2003, con capacidad instalada de 308 Mw, mientras que la instalación Tuxpan trabaja desde ese mismo año, con capacidad de 983 Mw. La última –Norte Durango– arrancó en 2010, con 480 Mw.

Mientras, GPG posee campos eólicos en Australia, Chile y México, donde la granja Bio Hioxo opera desde 2014 en Juchitán, Oaxaca, con capacidad instalada de 234 Mw.

Engie México, antes denominada GDF Suez Energía de México y filial del conglomerado multinacional francés Engie S.A., tampoco ha escapado al imán fiscal holandés. Esa división registró su rama ENGIE Energía de Mexico Nederland Holding B.V. –KVK 08184772–, afincada en Zwolle, ciudad del noreste de Países Bajos.

La empresa opera dos plantas de cogeneración eléctrica en Monterrey y Pánuco (Veracruz), con una capacidad instalada de 330 Mw. Además, Engie México opera una red de gasoductos de más de 10 mil kilómetros de extensión a cargo de sus sucursales Gasoductos del Bajío y Energía Mayakan, a lo largo del Estado de México, Jalisco, Puebla, Tamaulipas, Tlaxcala, Querétaro y la Península de Yucatán. De este último tendido, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) contrató la mayor parte de su capacidad hasta 2026.

Asimismo, Engie, el fondo estadunidense BlackRock Inc. y su filial First Reserve Energy Infrastructure Funds y Pemex son propietarios del gasoducto Los Ramones Centro, uno de los tres tramos del tendido homónimo que trae gas natural desde Texas hasta el centro del país.

Resultado de las subastas eléctricas de 2016 y 2017 organizadas por el Centro Nacional de Control de la Energía, la corporación construye parques solares en Aguascalientes, Chihuahua, Sonora y Tlaxcala, así como una eologranja en Tamaulipas.

En febrero de 2017, la compañía anunció la compra de una porción minoritaria de la desarrolladora de energía solar mexicana Enlight.

 

En los Paradise Papers

El estadunidense ACON, fundado en 1996 y basado en Washington, es un fondo de capital privado muy activo en el sector energético y cuyo monto total asciende a unos 3 mil 600 millones de dólares en más de 50 inversiones, 29 de las cuales fluyeron hacia nueve países latinoamericanos.

La compañía registró sus subsidiarias ACON Mexico Energy B.V. –KVK 6564136–, ACON Mexico DS B.V. –KVK 62813277–, ACON Mexico Modular B.V. –KVK 66455529– y ACON Mexico Retail Coöperatief U.A. –KVK 67609570–, que comparten la misma dirección postal en Amsterdam.

En 2015, ACON Investments L.L.C., ligada a ACON, puso dinero en la mexicana Citla Energy, que entre junio de 2017 y abril pasado ganó cuatro contratos de exploración petrolera en aguas someras –en asociación con la italiana ENI y la inglesa Cairn Energy PLC–.

Otra petrolera de EU –Fieldwood Energy, LLC– abrió su subsidiaria Fieldwood Mexico B.V. –KVK 6420217– en Amsterdam. El fondo privado estadunidense Riverstone Holdings LLC es dueña de Fieldwood.

Fieldwood Energy E&P Mexico, su brazo local, y PetroBal, S.A.P.I. de C.V., rama de Grupo Bal, ganaron en 2015 el bloque llamado “Área 4”, que incluye los campos en aguas someras “Ichalkil” y “Pokoch” en la Sonda de Campeche.

Alberto Bailleres, dueño de Petrobal, aparece en los Paradise Papers, la filtración de registros fiscales del despacho Appleby publicada en noviembre de 2017 por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en alianza con Proceso, Quinto Elemento Lab y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

El magnate, el cuarto más adinerado de México, dirigió la empresa Burwill Holdings Limited, registrada en Bermuda, entre el 9 de diciembre de 1997 y el 21 de abril de 1998.

La estadunidense Anadarko Petroleum Corp. registró su rama mexicana Anadarko Mexico B.V. –KVK 62149393–, aunque esa corporación aún no opera en México. En 2016, esa compañía contaba con 18 ramas operando en paraísos fiscales, una de ellas en Países Bajos.

La también estadunidense GE creó su brazo GE Mexico Power Holdings B.V. –KVK 72176644– en Breda.

En 2016, GE tenía 22 fondos por 82 mil millones de dólares en paraísos fiscales, ocho operativos en Países Bajos, según el informe Los juegos de las empresas fachada.

La construcción del gasoducto Los Ramores Fase II Sur, que correrá por San Luís Potosí, Querétaro y Guanajuato, también llegó a Países Bajos, pues una de sus dueñas, Mexico Power and Gas Ventures B.V. –KVK 59316888– está inscrita en Zwolle. Esa empresa posee TAG Gasoducto Sur, junto con P.M.I. Holdings B.V. –filial de Pemex registrada en Holanda– y TAG Pipelines S. de R.L. de C.V., filial de Pemex Transformación Industrial.

A consulta de Apro, Naturgy México explicó que, “como cualquier otra empresa global con inversión extranjera directa en México, nuestras razones sociales cuentan con por lo menos un accionista extranjero, el cual puede estar situado en cualquier país. En nuestro caso, los accionistas extranjeros que invirtieron en México se encuentran en los Países Bajos y en España”.

La decisión de abrir holdings en naciones como Países Bajos se debe a razones de financiamiento de bancos y otras fuentes y para administrar la inversión captada, según declaró la compañía.

Las otras empresas citadas no respondieron a la consulta de Apro.

 

Renovables aventajadas

Las empresas de energía alternativa también voltean a Países Bajos:

GS Infrastructure Partners (GSIP), perteneciente a Goldman Sachs registró su subsidiaria GS Mexico Wind Management B.V. –KVK 62893920– en Amsterdam. GSIP es accionista en el parque eólico Tres Mesas, situado en Tamaulipas, junto con la estadunidense Oak Creek Energy Systems, Inc., y Grupo Bursátil Mexicano (GBM) Infraestructura I –uno de los dos fondos de infraestructura que administra esa empresa–.

El propósito de la filial holandesa consiste en administrar esa generadora y futuras inversiones en el ramo.

Ese proyecto ejemplifica la maraña corporativa y financiera tejida en los paraísos fiscales. En septiembre de 2012, Oak Creek inscribió su filial Frontera Renovable Mexico, LLC, en el estado estadunidense de Delaware –otro notorio paraíso fiscal– y también posee su brazo mexicano Frontera Renovable, S. De R.L. De C.V. Para administrar el campo Tres Mesas, creó las subsidiarias aztecas Eólica Tres Mesas, S. de R.L. de C.V. Y Eólica Tres Mesas II, S. de R.L. de C.V., tipificadas como “empresas de propósito especial” –un mecanismo para obtener ventajas fiscales–.

GS tenía 905 filiales en paraísos fiscales, 30 de las cuales están situadas en Países bajos, por un monto total de 31 mil 200 millones de dólares.

La irlandesa Mainstream Renewable Power (MRP) se dedica a la construcción de granjas eólicas y solares en 10 países emergentes.

En alianza con GE, la empresa adquirió en 2016 el proyecto El Durangueño, de capacidad instalada de 120 megavatios eólicos y 32 solares y que se halla en construcción, en Canatlán (Durango).

En Amsterdam, inscribió su filial Mainstream Renewable Power Mexico Holdings B.V. –KVK 65278186–.

 

“Sándwich holandés”

En el reparto internacional de la evasión –rehuir del pago de gravámenes– y la elusión fiscal –desembolsar menos de lo debido vía artimañas financieras y legales–, Países Bajos se especializa en la inscripción de sociedades para obtener ventajas impositivas.

El informe Los juegos de las empresas fachada concluye en que el paraíso fiscal preferido por las corporaciones del Fortune 500 –el listado de las empresas estadunidenses con mayores ingresos– es Países Bajos, con más de la mitad de las compañías del ranking con al menos una filial registrada en esa nación europea. De hecho, Holanda parece ser el más utilizado por las grandes firmas de EU, seguido por Singapur y Hong Kong.

Ese rol internacional ha generado el término “sándwich holandés”, un esquema de elusión fiscal utilizado por algunas empresas multinacionales para transferir ganancias generadas en un país de la Unión Europea (UE) a paraísos fiscales, sin las retenciones impositivas establecidas por esa nación para impedir movimientos de ingresos a dichos refugios fiscales.

Para Soren Ambrose, asesor de política sobre recursos públicos y fiscales de la no gubernamental ActionAid –que ha revelado los mecanismos oscuros de las empresas en paraísos fiscales–, no hay mejor lugar que México para ver lo que han provocado el neoliberalismo y la privatización.

“Siempre que hay una apertura a inversionistas privados, hay oportunidad para la arbitrariedad, para sacar ventajas de acuerdos tributarios o paraísos fiscales, para garantizar que las empresas obtienen lo que desean”, señala en entrevista telefónica con Apro.

Las tácticas corporativas implican “crear una red para hacer más difícil rastrear las inversiones en un país determinado o las ganancias generadas, significa que muy posiblemente sucede algún embuste. Ninguna de esas empresas ha de tener operaciones” en Países Bajos, según el especialista.

México ha rubricado al menos 57 tratados de doble tributación con igual número de países o territorios, incluyendo con Países Bajos desde 2008.

La oferta fiscal holandesa no es nueva, pues funciona desde hace al menos tres décadas. La malograda empresa energética estadunidense Enron, que quebró en 2001 por maromas financieras para ocultar pérdidas y fingir ganancias, llegó a tener al menos 17 ramas registradas en Países Bajos.

En un artículo reciente publicado en el blog del Fondo Monetario Internacional (FMI), tres economistas daneses alertaron que 25 por ciento de la inversión extranjera directa destinada a México pasa por sociedades ficticias registradas en el extranjero, mientras que ocho por ciento del dinero particular sigue esa misma ruta.

Esas entidades “se registran conforme a la ley nacional, la propiedad efectiva está en manos de extranjeros, tienen pocos o ningún empleado, poca o ninguna producción en el país receptor, poca o ninguna presencia física, activos y pasivos mayormente externos, y su actividad principal” es el financiamiento del grupo o actividades de holding, cita el documento titulado Correr el velo, elaborado por Jannick Damgaard, economista principal del Banco Nacional de Dinamarca, Thomas Elkjaer, economista principal en el Departamento de Estadística del FMI, y Niels Johannesen, profesor de economía en el Centro de Comportamiento Económico y Desigualdad de la Universidad de Copenhague.

En total, unos 12 mil millones de dólares corresponden a inversiones en sociedades fantasma, de las cuales Países Bajos, Luxemburgo, Hong Kong, Islas Vírgenes Británicas, Bermuda, Islas Caimán, Irlanda y Singapur captan más de 85 por ciento de la inversión mundial en entidades con fines especiales, constituidas por razones tributarias.

Empero, resulta difícil cuantificar cuánto dinero fluye a través de paraísos fiscales, cuál es su origen y su destino. “Está bien documentado que las multinacionales con presencia nominal en paraísos fiscales efectivamente pagan menos impuestos por su renta mundial”, destaca el estudio.

Otras empresas registradas en Países Bajos son Clean Power Mexico Holdings B.V. –KVK 59299657– y Wind Mexico Holdings B.V. –KVK 60821353–, ambas afincadas en Amsterdam, mientras que en Rotterdam se basa Energía México –KVK 24283456–. Incluso los productores de aguacate, mango, papaya y plátano de Michoacán han sido atraídos por la oferta fiscal holandesa, pues los Productores Unidos de México registraron la firma UP Michoacan Europe B.V. –KVK 65807588– en Rotterdam.

Comentarios