Detienen al presidente de Nissan por fraude fiscal

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Carlos Ghosn, el presidente y director general de Nissan y de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, fue detenido este lunes en Tokio tras ser acusado de fraude fiscal.

El empresario, de 64 años, fue imputado por la Fiscalía de Tokio después de que la propia empresa realizara una investigación interna que detectó que, durante cinco años, no declaró ingresos por 5 mil millones de yenes (38.7 millones de euros) al regulador bursátil de Tokio.

“Durante muchos años, tanto Ghosn como Greg Kelly (otro ejecutivo de la Alianza) han comunicado cantidades de compensación (financiera) en su informe a la Bolsa de Tokio que eran menores a las cifras reales”, informó Nissan en un comunicado.

En la investigación interna, que se realizaba “desde hace varios meses, también se descubrieron otros “numerosos actos significativos de malas conductas”, como el uso de bienes de la empresa para uso personal.

El comunicado asegura que la dirección del grupo propondrá al Consejo de Administración que “destituya sin demora” a Ghosn y a Kelly.

Por su parte, las autoridades judiciales informaron que Carlos Ghosn fue detenido luego de que se observara una posible vulneración normativa de los instrumentos financieros y tras una redada en la sede de la empresa en Yokohama, al sur de Tokio.

Carlos Ghosn, nacido en Brasil y con nacionalidad francesa, es considerado uno de los directivos más influyentes del sector automovilístico. Nissan le pagó mil 98 millones de yenes (8.52 millones de euros) en el pasado ejercicio fiscal, un salario récord en la empresa.

La empresa le aumentó sus beneficios económicos el año anterior tras asumir nuevas responsabilidades al frente de la Alianza por la incorporación de Mitsubishi Motors, tras ser adquirida por Nissan.

Ghosn comenzó a trabajar como jefe de operaciones en Nissan en 1999 tras salir de Renault, y salvó a la compañía de la bancarrota con un drástico proceso de reestructuración que le valió el apodo de “Le cost killer” (“El verdugo de los costes”).

Su llegada a Nissan sacudió los cimientos del mundo empresarial japonés, pues fue uno de los primeros extranjeros en dirigir una de las grandes compañías de ese país; además, aplicó drásticos recortes a los gastos y cuestionó principios considerados intocables para las corporaciones japonesas.

En Nissan aplicó un llamado “Plan de Renacimiento” para que la empresa negociara de forma agresiva con sus proveedores para reducir costos. Sus prácticas hicieron competitivas a Nissan y no tardaron en ser replicadas por otras compañías.

Comentarios