Imagine Dragons, New Order y NIN cimbraron el cierre del Corona Capital 2018

Imagine Dragons cerrando el CC18. Foto: Carlos Enciso Imagine Dragons cerrando el CC18. Foto: Carlos Enciso

CUIDAD DE MÉXICO (apro).- Tres joyas regaló el Corona Capital para cerrar su edición 2018: Imagine Dragons, New Order y Nine Inch Nails.

Definitivamente el festival complació los gustos diversos de sus seguidores y ayer culminó, espectacularmente, con la triada de broches de oro para sus distintos escenarios.

El escenario principal “Corona” fue testigo de la conclusión maratónica del espectáculo dominguero con los Imagine Dragons, cuando ya habían 86 mil 500 personas en el la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez.

La banda estadunidense comandada por el fortachón Dan Reynolds apareció a las 23:00 horas para servir en bandeja sonora un recorrido por sus éxitos y demostrando incesantemente un intenso amor a nuestro país.

El rock pop hizo enloquecer inmediatamente con la presencia de Wayne Sermon (guitarra), Daniel Platzman (batería) y Ben McKee (bajo). Radioactive fue el arranque viéndose a Reynolds cobijado con la bandera de México y la multicolor LGBT, lo cual generó la ovación de los reunidos, en su mayoría jóvenes.

Lluvias de confeti, serpentinas y globos, así como poderosas imágenes dibujaron la atmósfera de una pachanga en la que llamó la atención la vestimenta de Platzman, semejante a la que usaba el exportero de la selección mexicana de futbol, Jorge Campos.

It’s Time, Whatever It Takes y Yesterday se sumaron a la velada que se sentía más gélida a diferencia de la primer fecha festivalera. Sin embargo, las multitudes calentaron cuando el vocalista entonó Cielito lindo (compuesta en 1882 por el oriundo de Xochimilco, Quirino Mendoza y Cortés, que con orgullo corearon este tema tradicional que nos da identidad mexicana a nivel mundial):

Ay, ay, ay, ay, canta y no llores…

Y precisamente los corazones vibraban con Natural, y un emotivo cover de The Police, la machina Every Breath You Take. El líder agradecía a sus adeptos, reconociendo que el espacio se había trasformado en un estadio de “amor y paz”, enmarcando ser amante de la cultura de nuestra tierra mientras extendía un repertorio sin pausas. El adiós irreversible llegó con On Top Of The World y Believer, pasando al frente Reynolds en éxtasis junto a su banda, cuando se asomaba la una de la madrugada en el foro a campo abierto.

El festival lograba así finiquitar en plena satisfacción su entrega 2018, porque prácticamente de manera paralela se presentaba en el escenario Corona Light los británicos New Order.

Un público más selecto y en su mayoría de la conocedora vieja guardia desbordó su pasión musical desde las 22:40, y por casi hora y media de concierto, sobresaliendo Singularity y Blue Monday. Sin olvidar sus orígenes, calaron hondo clásicos como Disorder y Love Will Tear Us Apart, en alegre nostalgia postpunk para homenajear a Joy Division y su entrañable vocalista Ian Curtis (1956-1980).

New Order. Foto: Carlos Enciso.

La maquinaria de los gabachos Nine Inch Nails encendió el escenario Doritos Bunker, a eso de las 21:20 horas, de igual manera con un show de hora y media, con sus inconfundibles y estremecedores sonidos industriales.

El jefe Trent Reznor enloqueció a los congregados con Mr. Self Destruct, Wish y Less Than. Entre brincos frenéticos de la audiencia retumbó March of the Pigs y Closer para una delirante entrega de los Nine Inch Nails.

Nine Inch Nails. Foto: Carlos Enciso.

Durante la jornada dominical también destacaron proyectos como Digitalism, MGMT, Chvrches y The Neighbourhood, contando con amplios espacios para moverse entre cada escenario.

Chvrches. Foto: Carlos Enciso.
MGMT. Foto: Carlos Enciso.

Además de un mercadito donde se podía comprar desde obras de arte y hasta joyería, también lucieron pequeños murales donde los paseantes se tomaban fotografías; desde luego había puestos de comida y con un área gourmet.

Las personas con discapacidad pudieron gozar del festival, ya que en cada foro se montaron las Zonas “Restart”, con buena visibilidad en todos los entarimados, realizándose actividades con artistas que les dieron regalos.

El Corona Capital 2018 dejó contento a su público y transcurrió en tranquilidad en una fiesta de diversidad de ritmos para todo tipo de gustos y edades, que tienen algo en común: el amor por la música internacional de vanguardia.

Comentarios

Load More