“La reestructura ya era necesaria”: Ricardo Ruiz, nuevo coordinador de Morena en el Congreso-CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Aunque Ernestina Godoy no hubiera anunciado su salida del grupo parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, “el reacomodo ya era necesario, ya se estaba pensando en rehacer una reestructura interna”, con miras a trabajar con el gobierno de Claudia Sheinbaum, reconoce Ricardo Ruiz Suárez, nuevo coordinador de los diputados morenistas locales.

En entrevista con apro, luego de que ayer por la noche resultó electo “por consenso”, tras una crisis política interna de al menos 10 días, explica que la bancada poseedora de la mayoría en el legislativo local estaba desde antes en “un proceso muy complejo” de trabajo y organización.

De entrada, acepta que la salida de Alejandro Encinas, el pasado 9 de octubre –para incorporarse al equipo de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, de quien era suplente–, así como la de Godoy, quien este miércoles pidió licencia indefinida y mañana será anunciada como próxima procuradora general de justicia del gobierno capitalino, influyeron en las diferencias entre los morenistas.

Además, hubo factores administrativos, como el estar en la última fase del año fiscal, renuncias y contrataciones de personal, particularmente en el área de servicios parlamentarios, y “tareas que podían ser menores, pero que polarizan. Tuvimos diferencias en torno a una serie de asuntos internos”, dice.

Según el exsecretario de Gobierno capitalino (2005), las diferencias en la bancada resultan normales “debido a que es un grupo mayoritario con muy diversos orígenes, trayectorias y experiencias muy diferentes, desde quien era militante de base, quien viene del PAN, del PRD, hasta los que fueron diputados federales y locales. Ese conjunto en el mismo espacio y la integración no es fácil, son diferentes concepciones… Es una diversidad. No se puede generalizar”.

Por ello, celebra la solución acordada en la reunión de ayer: la creación de dos vicecoordinaciones presididas por José Luis Rodríguez y Valentina Batres, así como un Consejo Político integrado por Paula Soto, Maricela Zúñiga, Temístocles Villanueva y Carlos Castillo.

Ruiz Suárez considera que, “más allá de las cuestiones anecdóticas” –menciona el escándalo de presuntos sobornos internos–, el acuerdo “fue de consenso, que no solo implica un cambio de persona, sino con una dirección colegiada. Eso permitirá procesar diferencias y tener mecanismos de protección interna. Ahora lo que debemos hacer es meternos en la agenda”.

Y es que, admite, hasta ahora la bancada no tiene un seguimiento preciso de los trabajos que hace cada comisión que preside. “Esta nueva organización nos va a servir para el funcionamiento en los plenos, para saber cómo reaccionar ante iniciativas que se están presentando, cómo vamos a votar”.

Afirma que es “imposible que una sola persona (un coordinador) esté atenta a todo eso”, y aunque acepta que la nueva organización necesitará de “un poco más de recursos”, por ejemplo, para contratar un secretario técnico y un asesor, “no va a haber recursos adicionales… en Morena se estableció que no habrá. Eso era un incentivo antes, pero ahora no. Ahora lo que vamos a tener es más trabajo”.

La encerrona

La designación del expresidente del PRD-DF, Ricardo Ruiz, como coordinador de la bancada de Morena, ocurrió ayer tras una encerrona de al menos cuatro horas en un salón del Hotel Four Points, de la colonia Roma.

Hasta ahí llegó el presidente de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido, Héctor Díaz-Polanco, y la presidenta nacional, Yeidckol Polevnsky.

Antes de entrar, la líder morenista explicó que su asistencia era para llevar un “llamado de unidad” del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. “Nos ha dicho una y mil veces tener altura de miras y pensar que podemos alcanzar cosas grandes juntos, además del compromiso que tenemos en el país”, agregó.

–¿La líder nacional llegó a dar manotazo para poner orden?

–No. No llegó a dar manotazo, sino a exhortar a que se trabaje más en la idea de la agenda legislativa. Exhortó a la unidad por encima de la diferencia.

De acuerdo con Ricardo Ruiz, en la primera parte de la reunión los participantes comentaron que, desde la elección del 1 de julio hasta ahora, “ha habido un proceso complicado… Llevamos un desgaste con temas más internos, pero coincidimos en que los enemigos estarán fuera y la unidad interna se va a expresar. No salieron diferencias de fondo, sino de matiz”.

Cuenta que “en un diálogo muy franco” los diputados expresaron “libremente sus puntos de vista de manera muy abierta. Hubo críticas a algunas formas de trabajo y a la manera de resolver temas”. También reconocieron que, en el proceso anterior de designación, “hubo errores de todos”.

En primera, detalla, porque se habló de decidir por consenso y no se hizo. “Yo entré con la idea del consenso, no de votación, y al final terminó votándose, pero no era el mecanismo adecuado, ganar por cinco votos no garantizaba una decisión colegiada”, explica. En ese primer encuentro, Rodríguez Díaz de León tuvo 16 votos y Ruiz Suárez 15.

Sin embargo, el proceso no estuvo ceñido a los procedimientos formales del partido. Además, se ventiló en la prensa un presunto intento de soborno entre morenistas en favor de Rodríguez. Ante esa crisis política, decidieron hacer una nueva elección.

Durante los siguientes días “la concertación se fue procesando. Mientras estaban los conflictos, seguíamos sentados con buen trato, buscando una salida que al final se encontró. No se dio gratis, es parte de todos, no por grupos”, aclara.

El nuevo coordinador cuenta que él y José Luis Rodríguez trabajaron la propuesta de las dos vicecoordinaciones y el consejo político para mejor funcionamiento de la bancada. En la reunión de ayer, éste la presentó y él mismo se propuso como uno de los vicecoordinadores.

Eduardo Santillán estaba en la propuesta de repetir como vicecoordinador, mientras que Valentina Batres sería parte del Consejo Político. Sin embargo, en la discusión se planteó el tema de paridad de género y el mismo exdelegado en Álvaro Obregón propuso a ésta para ocupar su lugar.

Y aunque pareciera que quedó fuera de la negociación, Ruiz Suárez aclara que Santillán “asumirá otros encargos, probablemente será presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia”, es decir, se quedará en su lugar.

Los trabajos que vienen

El también profesor e investigador del departamento de Derecho en la UAM-Azcapotzalco confía en que la nueva organización pone a la bancada de Morena “en un ambiente favorable para que las diferencias que pueden existir se superen. Serán procesos que dependerán mucho de nosotros. De mi parte está el ayudar a que el clima mejore. Saldremos unidos y habrá un cambio sustancial cuando seamos gobierno”.

Luego menciona algunas iniciativas que desde ya trabajan como grupo parlamentario: la Ley de Reconstrucción, la transición de la Procuraduría a la Fiscalía General de Justicia, el Presupuesto 2019, el Programa Anticorrupción y el de Seguridad Ciudadana.

Además, dice, están concentrados en el protocolo que se aplicará el próximo 5 de diciembre en el edificio de Donceles y Allende para la toma de protesta de Claudia Sheinbaum como jefa de gobierno de la Ciudad de México, con quien se reunirá en los próximos días.

Comentarios