El “me canso ganso” arranca carcajadas en el AMLO Fest del Zócalo (Videos)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– “¡Presidente, presidente!”, coreaban con el puño en alto las miles de personas que, tras una espera de 18 años, acudieron al Zócalo capitalino a observar en pantalla gigante la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador.

En un ambiente de fiesta y romería por la cantidad de comercio ambulante que ocupó la principal plaza pública del país, algunos simpatizantes del tabasqueño aguantaron desde las siete de la mañana para reventar de emoción cuando López Obrador recibía la banda presidencial.

El momento generó el ya conocido “¡Es un honor estar con Obrador!” y, otra vez, el “¡presidente, presidente!”. En algunos rostros había lágrimas y voces entrecortadas. En otros, júbilo y alegría. Algunos le llamarían esperanza.

Bajo el sol que calaba y entre banderas con el rostro del tabasqueño y la leyenda “AMLO presidente”, los mexicanos aplaudieron las ya conocidas promesas que el morenista ofreció en su campaña:

“Acabar con la corrupción y la impunidad”, “al margen de la ley nada, por encima de la ley, nadie”, “por el bien de todos, primero los pobres”. Pero la frase que arrancó las carcajadas fue el “Me canso ganso”.

Y aunque con menos euforia, también hubo chiflidos en contra del anuncio del Tren Maya. La mentada de madre a silbidos fue cuando López Obrador se refirió al alza de impuestos y el aumento de los combustibles que hizo el gobierno anterior.

“¡Rateros!”, “asesinos”, “malditos corruptos”, repetían como en una especie de desahogo colectivo a la violencia padecida en el sexenio que terminó.

Y cuando en el Congreso los diputados del PAN y PRD contaron hasta 43, en el Zócalo miles les hicieron coro con el puño en alto: “¡41, 42, 43 Justiciaaa!”.

Los minutos pasaban, pero nadie se movía. Nadie quería perderse el discurso de su presidente ni la promesa de “no les voy a fallar”. Fue entonces cuando reventaron en aplausos. Y empezaron a cantar el Himno Nacional con el puño en alto.

A las 13:30 horas, los gritos de “¡presidente, presidente!” regresaron frente al Palacio Nacional para, desde atrás de una valla, vitorear al tabasqueño cuando se bajó de su auto y, caminando, entró a la que pronto será su nueva casa, no sin antes, saludar a algunos mexicanos.

Las horas previas

Desde temprana hora, la gente llegó al Zócalo para apartar un lugar tan cerca como se pudiera del escenario donde, por la tarde, el tabasqueño recibirá el bastón de mando de los pueblos originarios de México.

Adultos mayores, jóvenes, niños y muchos militantes de Morena –identificados con gorras y chalecos– alimentaron la plaza central del país, aunque a las 15:30 de la tarde apenas llegaba a la mitad.

La policía capitalina no dejó pasar a unos mil 500 maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que marcharon desde el Ángel de la Independencia y sobre Paseo de la Reforma con la exigencia de echar atrás la reforma educativa.

Se quedaron en el Hemiciclo a Juárez, donde realizaron un mitin. Ahí mismo, un hombre de traje se colocó una máscara del tabasqueño y se dejó fotografiar con todos los que se lo pedían.

En el corredor de Madero, los comerciantes ambulantes hicieron su agosto al ofrecer banderas, playeras, gorras, sombreros, plumas, sombrillas, llaveros y fotos con el rostro de López Obrador.

Pero también abundaron los chicharrones, papas, nieves, aguas, paletas, cigarros y dulces. Todo lo que en días normales no está permitido.

 

La seguridad

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP CDMX) reportó la asistencia de 55 mil personas al Zócalo.

A diferencia de otros eventos masivos en la plaza, la seguridad y el acceso a la plaza estuvo más relajada.

Sin los otrora conocidos retenes militares, el acceso fue libre y sencillo, sin revisiones.

Sin embargo, sí se ven a policías federales uniformados en células de seis o cuatro, y a militares vestidos de civil que caminan entre la gente.

La SSP CDMX reportó un saldo blanco tras el despliegue de 5 mil 921 policías y agentes de tránsito en el Zócalo y sus alrededores, así como durante los traslados de López Obrador.

Hasta las 14:00 horas, paramédicos del ERUM y la Cruz Roja Mexicana no reportaban atenciones de emergencia ni traslados a hospitales.

A las 14:30 horas comenzó la música del llamado AMLO Fest con la banda de Tlajiaco y la canción que interpreta Silvio Rodriguez, el cubano y amigo de López Obrador, “El necio”.

Agentes de la Policía Federal en el AMLO Fest. Foto: Sara Pantoja

Agentes de la Policía Federal en el AMLO Fest. Foto: Sara Pantoja

Comentarios