Colombianos describen dos etapas de “El Chapo” como traficante de drogas

NUEVA YORK (apro).- Juan Carlos Ramírez Abadía, Chupeta y uno de sus lugartenientes en el Cártel del Valle del Norte (CVN) de Colombia, Germán Rosero, Barbas, describieron en una Corte Federal en Nueva York, dos etapas como exportador de cocaína a Estados Unidos del narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

Chupeta, exjefe del CVN y ahora testigo protegido del gobierno de Estados Unidos, concluyó su testimonio en el juicio contra el Chapo que se celebra en la Corte Federal del Distrito Este, en el barrio de Brooklyn, Nueva York, asegurando que el capo mexicano fue su gran socio en el trasiego de cocaína a los Estados Unidos.

Durante el interrogatorio por parte de la fiscal federal, Andrea Goldbarg, y del abogado William Purpura, abogado del capo mexicano, Chupeta expuso ante el jurado un largo historial de la venta de decenas de toneladas de cocaína entre su organización y los líderes del Cártel de Sinaloa desde principios de la década de los 90 del siglo pasado, hasta agosto de 2007, cuando fue capturado en Sao Paulo, Brasil.

“El señor Guzmán Loera era uno de mis grandes socios para el transporte de muchas toneladas hacia los Estados Unidos”, dijo Chupeta.

Por su parte Rosero, abogado de profesión, empezó a contar al jurado pasajes de los negocios del Chapo con los cárteles colombianos a partir de 2002 hasta el año 2009 (cuando se entregó al gobierno estadunidense) como enlace en México para el CVN y con el acusado y demás líderes de las fracciones que integraban en esos años al Cártel de Sinaloa.

Los testimonios de Chupeta y de Barbas, coincidieron en denunciar a El Chapo, como uno de los clientes más importantes del CVN y uno de los narcotraficantes mexicanos efectivos y raudos para meter ilegalmente decenas de toneladas a los Estados Unidos.

Aunque la defensa del Chapo en su cuestionamiento a Chupeta intentó colocar ante el jurado al capo colombiano como un criminal mentiroso y un asesino despiadado que mandó asesinar por lo menos a 150 personas, el excapo del CVN confirmó todas estas imputaciones, pero estableciendo muchos detalles que no dejaron espacio para las dudas sobre la relación criminal que sostuvo con el acusado.

Utilizando como evidencia de prueba de la parte acusadora a varias hojas de los libros de contabilidad del CVN, Goldbarg consiguió que Chupeta dejara en claro muchos de los pagos millonarios que continuamente le hacía El Chapo por la compra de cocaína, primero bajo un acuerdo de porcentajes y después como dueño absoluto de cualquier envió del alcaloide.

El astuto abogado de El Chapo intentó infructuosamente confundir con sus preguntas a Chupeta sobre su relación con otros capos del Cártel de Sinaloa, para por ejemplo, anteponer que sus principales clientes mexicanos eran Ismael El Mayo Zambada García, los hermanos Arturo, Héctor y Alfredo Beltrán Leyva, Ignacio Nacho Coronel, Héctor Luis Palma Salazar, El Güero Palma y los hermanos, Amado y Vicente Carrillo Fuentes y no su defendido.

– ¿Usted declaró que es padrino de uno de los hijos de Amado Carrillo Fuentes?, le preguntó Purpura a Chupeta.

– No, no soy padrino de ningún hijo de Amado, trabajamos muchos años juntos y fue con quien me llevé mejor, respondió el capo colombiano.

– Usted declaró (al gobierno de Estados Unidos) que una mujer de nombre Cristina y un hombre de nombre Jorgito, le presentaron al señor Guzmán Loera en 1993, insistía Purpura.

– Imposible que haya sido en 1993 porque fue el año en el que fue arrestado el señor Guzmán, reviro rápido y seguro Chupeta.

Mientras su abogado cuestionaba a Ramírez Abadía, El Chapo que se presentó vestido de traje negro, camisa azul claro, corbata guinda y zapatos cafés, a la décima audiencia de su juicio ante el juez Brian Cogan, constantemente hacía anotaciones en un cuaderno que le proporciono Eduardo Balarezo, otros de sus tres representantes.

– ¿Usted en sus declaraciones ha mentido a fiscales de Colombia, Brasil, México y Estados Unidos?, machacó Purpura a Chupeta.

– Sí, claro, lo hice en su momento para evitar que me atraparan, era un narcotraficante que estaba huyendo, admitió Ramírez Abadía.

– ¿Está mintiendo ahora?, contraatacó Purpura

– No estoy mintiendo, señor.

Cuando tocó el turno a Rosero, esto explicó al jurado que se inició en el narcotráfico de manera incidental, porque en su país fue víctima de un atentado contra su vida en 1998 y solicitó protección a Chupeta, a quien conoció en la Universidad cuando el hoy narcotraficante estudiaba economía, y a Sergio Ramírez, Pechuga, lugarteniente de Chupeta en esos años en México, donde vivía desde 1985 cuando se fue a estudiar la carrera de médico de la cual se graduó.

Al tiempo que la fiscal Gina Palavacchio interrogaba a Barbas, doceavo testigo en el juicio del Chapo, Emma Coronel, su esposa que vestía pantalón de mezclilla azul, blusa color rosa y chamarra de piel negra y unos botines de agujetas con tacones muy altos, le lanzaba sonrisas a su marido que insistía en voltearla a ver.

El abogado Rosero dijo ante los integrantes del jurado, que su primer trabajo como enlace del CNV con el de Sinaloa fue en 1998, cuando enviado por Chupeta a México se encontró en Acapulco, Guerrero, con Arturo Guzmán Loera, El Pollo, hermano de El Chapo, para arreglar la venta de tres toneladas de cocaína. Agrego que también se entrevistó con Mayo Zambada, Héctor Beltrán Leyva y Nacho Coronel.

Posteriormente en el 2002, ya cuando El Chapo se había fugado de la prisión de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco, Barbas regresó a Cancún, Quintana Roo, para entrevistarse con Guzmán Loera y arreglar otro envío y compra de cocaína colombiana.

La narración de Rosero expuso un desplazamiento de Cancún a Guadalajara, Jalisco, y después de Culiacán, Sinaloa, para el encuentro con El Chapo, a través de Alfredo Vázquez, lugarteniente del capo mexicano.

Los detalles del encuentro del Barbas con El Chapo, quedaron inconclusos debido a que el juez Cogan dio por terminada la audiencia a las 4:30 de la tarde en Nueva York. Será hasta este miércoles cuando el abogado del CNV dé cuenta del lugar en que se realizó la junta y de las cosas que habló ese día con Guzmán Loera.

Comentarios