Macron desdice a su primer ministro y cancela aumento a combustibles

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La declaración del presidente Macron de cancelar el impuesto a las gasolinas, tributo por el que los “Chalecos amarillos” protestan, va en contra de las declaración de su propio Primer Ministro, lo que desató una polémica.

Fue una declaración que estalló como un trueno. Ayer, el presidente de Francia declaró que enterraba el anuncio del Primer Ministro Edouard Philippe, el de un moratorio sobre la decisión del aumento del impuesto a las gasolinas por seis meses.

Esta alza del impuesto a las energías de alto consumo, sencillamente, se “cancela”, anunció el presidente.

La controversia y las críticas de la oposición no se hicieron esperar, pues algunas horas antes de esa anulación anunciada por el presidente, su Primer Ministro había detallado, frente a los diputados, que el gobierno renunciaría definitivamente a subir dichos impuestos si no encontraba “las soluciones adecuadas” sobre el poder adquisitivo.

Y es que después de una tarde tradicional de preguntas al gobierno en la Asamblea nacional, los diputados aprobaron con 358 voces contra 194 (lo que demuestra el poder del gobierno de Edouard Philippe), la “declaración del gobierno sobre la fiscalidad ecológica y sus consecuencias sobre el poder adquisitivo”, pronunciado por el mismo Primer Ministro.

Los dichos de Emmanuel Macron sobre la cancelación del aumento del impuesto a las gasolinas (un impuesto que los “Chalecos amarillos” denunciaban y que ha causado cuatro muertos, cientos de lesionados – así que un perjuicio de millones de euros por los enfrentamientos y los vandalismos en las calles del país), sembró la confusión en la Asamblea nacional.

“El presidente de la República contradice al Primer Ministro, pero también la Asamblea nacional, y daña la dignidad de la Asamblea y sus trabajos”, denunció el diputado comunista Pierre Dharréville en el hemiciclo.

Partidos de izquierda proponen moción de censura

La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, dijo que “no hay contradicción” entre los dos mensajes mandados a la población.

El Primer Ministro también propuso un “debate” sobre la reforma del impuesto sobre la fortuna, el ISF, el impuesto a las personas de alto patrimonio común que Emmanuel Macron canceló, una de las críticas más importantes de los “Chalecos amarillos” hacia el poder.

Sin embargo, en la Junta de ministros del miércoles, Emmanuel Macron se opuso a restablecer el impuesto sobre la fortuna.

La eurodiputada ecologista Karima Delli afirmó que la cancelación del alza a las energías de alto consumo por el Elíseo es una “derrota para todos”, justo cuando se lleva a cabo la cumbre sobre el cambio climático COP 24 en Polonia.

La presidenta del Reencuentro nacional Marine Le Pen (extrema derecha) instó por su parte al presidente a “declararse por su honor” y garantizar la anulación del aumento del impuesto a todos los carburantes en el año 2019.Teme que esta medida reaparezca en un proyecto de leyes de finanzas rectificativas más tarde.

Los partidos de izquierda, el Partido Socialista, Francia Insumisa y el Partido Comunista van a presentar una moción de censura contra el gobierno el lunes 10 de diciembre, un voto en la Asamblea nacional para debilitar el puesto de Edouard Philippe.

A pesar de las palabras del Primer Ministro, según una encuesta ELABE, el 63% de los franceses piensan que el movimiento tiene que seguir, o sea seis puntos menos que la semana pasada. El movimiento no parece cambiar de rumbo. El próximo sábado será un nuevo día de protesta bautizado “Acta 4”  y se realizará en  las calles de París y del hexágono.

 

Comentarios