Ejidatarios potosinos vigilan el acceso a la presa La Maroma para impedir obras

SAN LUIS POTOSÍ,  S.L.P., (apro).- Pobladores del ejido La Presa en el municipio de Villa de Guadalupe mantienen desde hace unos días vigilancia en el acceso que lleva a La Maroma, donde se proyecta la construcción de una presa, para impedir que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Comisión Estatal continúen con los trabajos para conectar un acueducto con el que se pretende llevar el agua de la zona al área industrial y comercial de Matehuala.

Con el aval de dichas instancias, una empresa privada retira la cobertura vegetal de la zona con el fin de continuar con la extensión del acueducto hasta el área donde se proyecta la presa,  cuya construcción ha sido impugnada mediante un amparo interpuesto en el Juzgado IV de Distrito en San Luis Potosí.

El amparo pretende conseguir la suspensión definitiva de varios actos señalados como ilegales por los habitantes de la región, quienes cuentan con dotación de aguas por una resolución presidencial.

Para este recurso jurídico la población de la zona ha contado con el respaldo de la Clínica de Litigio Estratégico de la Universidad Autónoma de San Luis y del Programa de Agua y sociedad de El Colegio de San Luis.

Por esta lucha, incluso mediante comunicados enviados a los medios, la Conagua acusó a varios catedráticos e investigadores de ambas instancias de utilizar los recursos e instalaciones del Colsan y la UASLP “en contra del proyecto”, mismo al que se ha defendido férreamente desde la Conagua como uno de los compromisos del expresidente Enrique Peña Nieto.

Incluso, a nombre de otros ejidos se amenazó con demandar colectivamente a varios de los investigadores y académicos; de igual manera se ha acosado judicialmente a integrantes del comisariado ejidal de La Presa.

Se ha denunciado el uso de explosivos sin el permiso expedido por la Secretaría de la Defensa Nacional, la remoción de la cobertura vegetal sin que se haya autorizado el cambio de uso de sueño forestal y la extracción de materiales pétreos del cauce, actos que tienen como consecuencia la contaminación del agua de la que se abastecen las comunidades.

La Comisión Nacional del Agua no tiene los permisos ni del cambio de uso de suelo forestal, ni para la extracción de materiales pétreos en los cauces del río Jordán y en La Maroma, pero pretendieron seguir retirando la cobertura vegetal para la instalación del acueducto.

Por ahora, autoridades municipales de Villa de Guadalupe han acudido a respaldar a los pobladores que mantienen la vigilancia en el acceso a La Maroma, a quienes han llevado alimentos y vigilancia.

Comentarios