En Jalisco “no habrá perdón ni olvido para los delincuentes”: Alfaro al asumir mandato

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Tras rendir protesta como gobernador de Jalisco (el 131), Enrique Alfaro Ramírez esbozó los cuatro ejes en que basará la “refundación” de la entidad: agenda social, crecimiento y desarrollo económico, desarrollo territorial, y seguridad y estado de derecho.

Sobre el último eje no delineó acciones concretas, sólo se comprometió a mantener una estrategia de seguridad en coordinación con el gobierno de la República y las fuerzas armadas, pero bajo el “respeto de los principios básicos del pacto federal”. Y rechazó que militarizar el país sea la solución para combatir a la delincuencia.

En el Congreso local, Alfaro reiteró que en Jalisco no “habrá ni acuerdo ni tregua con los delincuentes; aquí no habrá ni acuerdo ni tregua con los delincuentes; aquí no habrá ni perdón ni olvido (…) Vamos a actuar sin miedo y con determinación. No creemos en las declaratorias de guerra que ya fracasaron en el pasado”.

De igual manera, adelantó que habrá una depuración de todos los cuerpos de seguridad y se contará con más elementos policíacos, a quienes se dará capacitación. Su apuesta es erradicar la impunidad y la corrupción, apuntó.

También se comprometió a construir una Fiscalía autónoma, pero “en función de su desempeño”.

Y pidió a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien asistió en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, que dijera al Ejecutivo federal que “de un servidor no encontrará jamás discursos de cortesía política simulada o mezquindad disfrazada de lambisconería (…) Por eso habremos de levantar la voz cuando sea necesario para plantear desde aquí nuestra postura sobre los grandes temas de la patria”.

En relación con el tema de la agenda social, indicó que se tendrá la mayor “inversión en infraestructura, conectividad y equipamiento en la historia de Jalisco, para que todas las escuelas del estado tengan condiciones de operación dignas”, y adelantó que en su gobierno se realizará una “auténtica Reforma Educativa”.

También se comprometió a “garantizar la atención médica de calidad, las 24 horas del día, en todos los rincones del estado”, así como dignificar “la infraestructura y equipamiento de los centros de salud existentes”.

Respecto de la agenda social de crecimiento y desarrollo económico, dijo que impulsará el nivel de ingresos de los campesinos, porque a pesar de que Jalisco es un “gigante agroalimentario”, 87% de la población rural gana menos de tres salarios mínimos.

En relación con su política de desarrollo territorial, mencionó que en los municipios habrá “equidad y proporcionalidad subsidiaria”, además de que se renovará la red carretera estatal y se garantizará el internet de alta velocidad “en todos los municipios de Jalisco”.

Reiteró que se impulsará el proyecto de la línea 4 del Tren Ligero a Tlajomulco y concluirá la Presa El Ahogado; también se construirá el libramiento de Puerto Vallarta y se saneará el Río Santiago.

Alfaro ofreció acabar con “la simulación y la corrupción del programa de verificación vehicular, y dijo que “el transporte público debe volver a ser un servicio, no un negocio”.

En su discurso de 51 minutos, que constó de la lectura de 17 páginas, Enrique Alfaro agradeció a su primer círculo de poder, familia y amigos.

La postura de los partidos

Previo a la toma de protesta, los representantes de cada una de las siete fracciones que integran el Congreso local emitieron su postura ante la llegada de Enrique Alfaro a la gubernatura.

Destacó la intervención del coordinador de la bancada de Morena, Bruno Blancas, quien para sorpresa de todos leyó las palabras que pronunció el senador y ahora coordinador de Movimiento Ciudadano (MC) durante la toma de protesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, en las que se quejó de que las decisiones legislativas son impuestas por la mayoría.

“Y es así como el senador describió perfectamente lo que sucede con la aplanadora de su propio partido en el Congreso de Jalisco. Con tremendas diferencias, claro. En el Congreso de la Unión, Morena enarbola las causas de la gente (…) En cambio, en Jalisco el partido Movimiento Ciudadano avasalla y violenta los procesos legislativos para cumplir con el mandato de su hoy gobernador”.

Óscar Arturo Herrera Estrada, del Partido del Trabajo (PT), llamó a atender el saneamiento de la cuenca Lerma-Chapala-Santiago, así como el transporte público y la seguridad, y subrayó que para la transformación de Jalisco se “requieren puentes, no muros”.

La representante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Rosa Angélica Fregoso, respaldó la defensa que hizo Enrique Alfaro de la soberanía de Jalisco ante la figura de los súper delegados que impulsó el gobierno federal.

A su vez, los legisladores de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) coincidieron en que es importante resolver los problemas de movilidad, corrupción, contaminación, inseguridad, entre otros temas, y para ello, recalcaron, Enrique Alfaro contará con su respaldo y voto de confianza.

La diputada priista Mariana Fernández –prima hermana de Enrique Alfaro– pidió mantener las políticas que funcionaron en la pasada administración, y advirtió al gobernador que su fracción mantendrá una posición vigilante y crítica.

La ceremonia

El presidente de la Mesa Directiva, Salvador Caro Cabrera, inició la sesión solemne en punto de las 10 de la mañana, acompañado de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el presidente del Supremo Tribunal de Justicia (STJ), Ricardo Suro.

A la sesión acudieron 16 gobernadores del país: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas.

También asistieron los gobernadores de los pueblos Indígenas de Santa Catarina y San Andrés, así como exmandatarios de Jalisco, los priistas Guillermo Cosío Vidaurri, Carlos Rivera Aceves, y los panistas Alberto Cárdenas, Francisco Ramírez y Emilio González.

Estuvieron presentes los comandantes de la V Zona Militar, XV Región Militar y Octava Zona Naval, además de senadores, diputados federales, líderes sindicales y de partidos políticos, presidentes municipales, rectores de universidades, empresarios y autoridades eclesiásticas.

En varias calles aledañas al edificio de Palacio Legislativo se montó un fuerte dispositivo de seguridad integrado por militares y policías estatales y de Guadalajara.

Al concluir la toma de protesta, Enrique Alfaro se dirigió a la Plaza de La Liberación, hasta donde llegaron contingentes en apoyo al nuevo gobernador. Tras agradecerles su presencia, se trasladó a Palacio de Gobierno para encabezar la primera mesa de seguridad.

Comentarios