“Crónicas de Navidad”: Pésima pero sumamente popular

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En tan sólo siete días, la cinta Crónicas de Navidad (The Christmas Chronicles, EU-2018) ha sido vista por 20 millones de personas, lo cual, según el director de contenido de Netflix Ted Sarandos, es el equivalente a una recaudación de taquilla de 200 millones de dólares. Se estrenó el 22 de noviembre.

Curiosamente, Crónicas de Navidad de Clay Kaytis es simplona y un poco dispersa en su narrativa, compuesta de diversas situaciones donde sus protagonistas se topan con la falta de fe en la Navidad.

Cargada de clichés, la historia gira en torno a los hermanos Teddy (Judah Lewis) y Kate Pierce (Darby Camp), el primero un adolescente que y la segunda una niña adorable de 10 años, fiel creyente de la Navidad.

Resulta que por mucho tiempo ésta ha sido pieza clave en la familia Pierce, pero para 2018 las cosas han cambiado luego de que el padre de familia, un bombero llamado Doug, fallece en el cumplimiento de su deber.

La madre, Claire (Kimberly Williams-Paisley), hace lo posible por mantener reunida a la familia, pero es un trabajo dificil. Cierto día, debe tomar un turno extra en su trabajo, lo cual significa que sus dos hijos se quedarán solos.

Mientras ven un viejo video navideño, descubre algo curioso que sale de la chimenea… Probablemente sea Santa Claus (Kurt Russell), pero deben probarlo. Así que Kate pide ayuda a su hermano, quien a regañadientes acepta poner un sistema que les permita capturar en video a Santa Claus.

Santa Claus llega pero, así como llega se va; los niños lo descubren y salen corriendo a buscarlo, pero lo único que conseguirán será poner en peligro la Navidad y la entrega de regalos. Así pues, los dos protagonistas, Santa y sus elfos, deberán trabajar juntos para mantener el espíritu navideño a flote.
Como toda cinta navideña, Crónicas de Navidad busca transmitir el espíritu navideño a través de una historia bonita que nos llene de esperanza. El problema es que esta cinta no es conmovedora; podríamos decir que es ligera pero tampoco llega a eso, sino inocua, y de pronto raya en lo aburrido: los protagonistas no resulta personajes interesantes y las situaciones en las que se involucran carecen de tensión dramática.

Por qué tanta gente está viendo esta cinta resulta un verdadero misterior, o quizá sea sólo un truco del algortimo de Netflix, que en combinación con la publicidad han conseguido crear un milagro.

Comentarios