Senador de Tabasco pide intervención de AMLO para atender la crisis del sector salud

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El senador tabasqueño Juan Manuel Fócil, del PRD, pidió la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador y del secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, para atender “de inmediato” la crisis del sector salud que se vive en la entidad.

“Estamos ante una situación muy grave de desatención. No hay equipos. Hay brazos caídos de los trabajadores de salud. Es todo un caos la administración de Arturo Núñez Jiménez”, denunció.

De acuerdo con Fócil, los hospitales de especialidades están en verdadera crisis “y hay gente que se está muriendo”, otros padeciendo serios problemas.

“El presidente debe poner atención a los graves problemas que se están teniendo en Tabasco”, dijo, y lamentó que médicos, enfermeras y trabajadores del sector salud, así como del educativo y otras dependencias del gobierno nuñista, no puedan cobrar sus salarios.

“La ciudad está sitiada desde hace varios días, la gente está manifestándose, pidiendo pagos de salarios, falta dinero. Se debe revisar la administración del gobierno, y lo prioritario es enviar medicamentos. Es una desgracia lo que está pasando en Tabasco”, apuntó.

Este jueves, como ocurre desde el pasado lunes 3, trabajadores del sector salud, maestros y de otras áreas del gobierno mantienen paros de “brazos caídos” en hospitales y bloqueos intermitentes en avenidas de Villahermosa, exigiendo insumos y medicinas, pago de salarios y bonos atrasados.

En el Congreso del estado, diputados de Morena, PRI y PVEM pidieron interponer denuncias penales en contra de los secretarios de Finanzas y de Salud del gobierno estatal, Amet Ramos y Rommel Cerna, respectivamente, por la crisis hospitalaria.

En la rueda de prensa que este jueves ofreció el presidente López Obrador en Palacio Nacional se le preguntó sobre la crisis financiera de Tabasco, y respondió que durante el encuentro que sostuvo con los gobernadores les ofreció apoyos para garantizar los salarios de los trabajadores.

“El compromiso es adelantarles participaciones federales para que puedan resolver sus problemas en el caso de que lo soliciten”, pero siempre de conformidad con el presupuesto autorizado, aclaró.

“No va a haber manejo discrecional del presupuesto. No se van a entregar partidas adicionales. Ya no va a haber moches en el presupuesto. No va a haber influyentismo. No se va a llegar a acuerdos políticos para entregar presupuestos”, manifestó.

Comentarios