Con AMLO tenemos una oportunidad única de exigir: Zoé

Zoé en el Palacio de los Deportes. Foto Cortesía: Bernardo Amendolla.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- “Es el tiempo de la energía de Quetzalcóatl que regresa a México para cambiarlo… Queremos algo diferente, un país chingón… Cuando menos ahora con nuestro señor Andrés Manuel (López Obrador) tenemos una oportunidad única de exigir, porque el señor está abierto a escuchar”, arengó a la multitud León Larregui en concierto.

El líder del grupo de rock Zoé logró así una conexión total con sus fans en el ápice del show que ofreció anoche en el Palacio de los Deportes, donde se pronunció a favor del presidente de México y la llegada de la cuarta transformación.

Gritos y aplausos ensordecedores de aceptación acompañaron a la sentencia del vocalista cuando llevaba poco más de una hora de espectáculo, antes de interpretar “Oropel”.

Cabe recordar que Larregui se ha reconocido en distintas ocasiones como partidario del mandatario tabasqueño, desde que publicó en Twitter previo a las pasadas elecciones:

“Vota por el amor. Juntos haremos historia”.

Sin embargo, el músico fue tundido en las redes sociales cuando por la misma red social arremetió contra su indulgencia y solicitó al mandatario cumplir sus promesas:

“Queremos ver a las ratas en cárcel… Queremos ver su argumento hecho realidad ¡No sea maricón!”.

Tras el insulto vino la disculpa y finalmente Larregui borró su mensaje al ser tachado de homofóbico.

De tal modo que aprovechó su concierto en el Domo de Cobre para aclarar y afirmó que le “cae bien Andrés Manuel”; aunque insistió que “fue malinterpretado”, apuntó que los rockeros deben ostentar un carácter rebelde y crítico:

“Nuestro papel es ser críticos, gritar todo lo que nos molesta, eso es el rock and roll, no se dejen engañar por lo políticamente correcto”.

León Larregui de “Zoé”. Foto cortesía: Bernardo Amendolla.

Sus seguidores lo aprobaron y arroparon sus pronunciamientos, a la par de reconocer la música de Zoé que sin lugar a dudas ha logrado colocarse como una de las bandas más importantes de México dentro de su estilo y cuya historia empezó en 1997.

Delirante rock romántico de alucinantes versos ha sido la fórmula precisa con la cual Zoé es adorado, comprobándose nuevamente la noche de ayer su calidad con una selección de éxitos, así como un paseo por su reciente producción llamada Aztlán.

Pasaban las 21:00 horas cuando empezó el recital al observarse el espigado cantante en compañía de Sergio Acosta (guitarra), Jesús Báez (teclados), Ángel Mosqueda (bajo) y Rodrigo Guardiola (batería). “Venus” daba apertura a la presentación que destacó desde el inició por una colorida y formidable producción con una pantalla monumental formando un triángulo invertido.

El público disfrutó de un poderoso despliegue de arte digital, viéndose imágenes de trazos cinéticos y casi sicodélicos, para viajar en el cosmos y visiones astrales que son características de Zoé.

Un reluciente juego de luces y rayos láser daban vuelo a los ensueños, para extender rolas como “Azul”, “No hay mal que dure”, “Últimos días”, “Nada” y “Al Final”. Bajeos espectrales, guitarras fantasmales y percusiones profundas retumbaron los corazones de miles reunidos que se sumergían hipnotizados con el repertorio, que desprendió las entrañables “Arrullo de estrellas”, “10 A.M.” y “Paula”. Muestras recíprocas de afecto se diseminaban tangiblemente con los canticos que calaron de principio a fin al sonoro rugir de “Andrómeda”, “Fin de semana” y “Vía Láctea”.

“Zoé”. Foto cortesía: Bernardo Amendolla.

El foro relucía con las emociones estallando de alegría colectiva de alrededor 18 mil personas que oían “Miel” y “Labios rotos”. Con “Hielo” empezaba a vislumbrarse el ocaso tras una salida en falso, retornando con “Reptilectric” y “Oropel”, tiempo en que expandió sus pensamientos de apoyo hacia AMLO.

Cada instante dibujaban sonrisas en una audiencia absolutamente entregada con vehemencia, resonando así “Luna”, “No me destruyas” y “Soñé”, dando de nueva cuenta otro cierre aparente. Para complacer a sus seguidores, llegaron un par de obsequios más: “Clarividad y “Love”, misma que detonó una enloquecedora fiesta que hirvió desde un inicio y fue aprovechada por los presentes hasta concluir la pasional entrega.

Al filo de las 23:30 la partida definitiva cayó cuando las luces del foro se encendieron, teniendo a cada uno de los Zoé en total agradecimiento por tremenda velada. El mítico Aztlán nuevamente conquistó el imaginario de las multitudes cuya salida al frío nocturno que cubría la Ciudad de México, dejó un espléndido recuerdo de felicidad decembrina.

El pasado 6 de diciembre Zoé recibió un Disco de Oro por las altas ventas de su reciente discografía, la cual alcanza más de 30 mil copias vendidas en México; asimismo regresarán a Estados Unidos y España el próximo año como parte de su gira mundial, en espera de más fechas por anunciar, además de estar nominados al Grammy 2019.

Comentarios

Load More