Revelan en Nueva York nexos directos entre El Chapo y las FARC

NUEVA YORK (apro).- En la Corte Federal de Distrito Este, en el barrio de Brooklyn, Nueva York, el Departamento de Justicia dio a conocer el audio de una conversación telefónica interceptada entre Joaquín El Chapo Guzmán Loera y un dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para acordar el envió de dos toneladas de cocaína a México.

Durante el testimonio e interrogatorio al narcotraficante colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa, Simón, el fiscal federal Adam Fels presentó ante el jurado la grabación de la conversación entre el capo y el guerrillero.

“Me da gusto que, sin conocernos, usted está dando está oportunidad”, se oye decir a El Chapo en la plática con el representante de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), interceptada por el gobierno estadunidense.

La grabación secreta es la primera evidencia que entrega el Departamento de Justicia al jurado, que directamente liga al capo sinaloense con la guerrilla colombiana.

En la audiencia de ayer, Cifuentes ya había dicho que, por las costas de Ecuador, a bordo de un barco tiburonero peruano, envió a Guzmán cocaína de las FARC, y fue entregada en altamar, frente a las costas de Sinaloa, a un buque de pesca de atún con bandera mexicana.

El capo colombiano y exsocio de El Chapo explicó al jurado que la cocaína colombiana llegaba a Ecuador gracias a los 100 dólares que les cobraba el capitán Telmo Sánchez por meterla, transportarla y vigilarla hasta que fuera entregada a los barcos.

Durante sus tres días de testimonio, Simón estableció el lazo criminal entre las FARC y el jefe de unas de las fracciones del Cártel de Sinaloa, “Don Joaquín”, como Cifuentes Villa se dirige al hablar sobre su excolega mexicano.

Aunque el juicio que se lleva a cabo en la sala 8D de la torre sur de la Corte de Distrito Este es contra Guzmán Loera, de manera hasta exagerada la fiscalía ha permitió que los testigos protegidos por el gobierno federal de Estados Unidos, originarios de Colombia, den cuenta de sus vidas como traficantes de cocaína sin avocar el proceso al caso del sinaloense acusado en el juicio.

En varios aspectos de su vida como traficante internacional, habló de la cercanía que sostuvo con El Chapo, en términos de confianza y respeto para enviar varias toneladas de cocaína colombiana a México. “Era una colaboración muy buena la que teníamos con Don Joaquín y otros líderes del Cártel de Sinaloa”, enfatizó Cifuentes Villa.

Esos negocios de tráfico de drogas a Estados Unidos, por ejemplo, en la década de los años 2000, “nos generó utilidades muy elevadas en dólares en efectivo a Don Joaquín y a mí”, declaró Simón en varias ocasiones cuando estuvo en la silla de los testigos de prueba de la fiscalía.

Esta semana, la quinta del juicio contra El Chapo, el gobierno de Estados Unidos centró su estrategia de acusaciones en contra del acusado, al presentarlo como socio directo e inversor de cárteles colombianos poderosos para traficar cocaína a ciudades estadunidenses como Los Ángeles, California, Nueva York y Chicago, entre otras.

Comentarios