Francia prevé otra jornada de protestas; “chalecos” evalúan tregua por atentado

El presidente francés Emmanuel Macron conversa con policías encapuchados cerca del mercado navideño de Estrasburgo, donde ocurrió el atentado. Foto: AP / Jean-Francois Badias El presidente francés Emmanuel Macron conversa con policías encapuchados cerca del mercado navideño de Estrasburgo, donde ocurrió el atentado. Foto: AP / Jean-Francois Badias

PARÍS (apro).-  El gobierno francés se alista para un nuevo día de protestas de los “chalecos amarillos”, en medio de una semana perturbada por el atentado terrorista de Estrasburgo.

La vida en este país, pareció regresar a la normalidad, después de la eliminación de Cherif Chekatt, responsable del ataque terrorista de Estrasburgo que cobró la vida de al menos cuatro personas (el viernes, una cuarta persona murió a causa de sus heridas).

En este contexto, los “chalecos amarillos” se preparan para otra jornada de movilizaciones, mientras el gobierno y las fuerzas de seguridad se alistan.

No se han prohibido las manifestaciones. Además, el plan Vigipirate ha sido reducido a “riesgo de atentado”, el nivel 2 del sistema nacional de alerta, un escalón menos que “urgencia atentado”, que se había declarado desde el tiroteo.

“No veo por qué los ‘gilets jaunes’ deberían de frenar el movimiento por lo que pasó en Estrasburgo”, indicó el diputado Eric Coquerel, del partido de extrema izquierda Francia Insumisa, en Radio France Info. “La democracia francesa no está en la mano de un asesino”, añadió el presidente del partido, Jean-Luc Mélenchon.

Al margen de la movilización en las carreteras, glorietas y peajes, Philippe Martinez, secretario general de la Confederación General del Trabajo, uno de los sindicatos más importantes del país, llamó también a hacer huelga “por todas partes”.

Después del atentado del martes en Estrasburgo, el portavoz del gobierno llamó a los inconformes a suspender por ahora sus manifestaciones. Las fuerzas del Estado consideran estar todavía en situación de prevención del terrorismo, a pesar de la muerte de Cherif Chekatt por parte de policías, el pasado jueves, a 48 horas del ataque.

Por su parte, el presidente Emmanuel Macron estima haber tomado en cuenta las demandas de los “gilets jaunes”. El jueves, en una cumbre europea en Bruselas, afirmó que “ningún país avanza si no entiende” la “legítima rabia del pueblo”. Pero el día siguiente declaró que “el país necesita calma, orden, y recuperar un funcionamiento normal”.

“Chalecos amarillos” consideran una posible tregua

Frente a la protesta, la prefectura de la policía de París está preparando “un dispositivo idéntico al de la semana pasada”. Alrededor de ocho mil elementos serán desplegados en la capital gala. Los 14 vehículos blindados de la gendarmería también estarán en las calles.

En vísperas del “Acta 5” de la movilización de los “chalecos amarillos”, algunos manifestantes consideran observar una tregua por respeto a los muertos y lesionados del tiroteo perpetrado por Chekatt. “Tomamos en cuenta que las fuerzas de seguridad deben de concentrarse en puntos críticos en este periodo de Navidad”, explicó Benjamin Cauchy, portavoz de los “chalecos amarillos libres”.

Debido a la situación de emergencia y a las declaraciones de apertura por parte del gobierno, las fuerzas esperan menos manifestantes en la llamada “Acta 5”, quinta jornada de movilizaciones.

Load More