Pactan repliegue de grupo de autodefensa de Petatlán, pero mantendrá retenes

La reunión de autoridades municipales y estatales con el grupo de autodefensa en Petatlán. Foto: Especial La reunión de autoridades municipales y estatales con el grupo de autodefensa en Petatlán. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).– El gobierno de Héctor Astudillo Flores pactó una tregua con los grupos de autodefensa que desarmó a policías de Petatlán y asumió el control de la seguridad en el municipio.

El viernes por la noche se realizó una reunión en la sede del Ayuntamiento de Petatlán en la que participaron el alcalde perredista, Esteban Cárdenas Santana, el representante del gobierno del estado, Martín Maldonado Moral, e integrantes del grupo autodenominado Policía Ciudadana de la Sierra y la Costa Grande, encabezado por Crescencio El Chano Arreola.

A la reunión también acudieron representantes de habitantes de Petatlán, que exigen la salida de la guardia comunitaria, al que consideran un grupo criminal.

En la reunión se acordó un pacto de “no agresión” entre la Policía Ciudadana, agentes estatales y habitantes de Petatlán, así como el repliegue a partir del próximo miércoles 19, a cambio de permitirles instalar retenes en la ruta que conecta la franja costera con la sierra, de acuerdo con un comunicado emitido por el gobierno estatal.

La seguridad pública será asumida por la Policía Estatal, mientras que los agentes municipales continuarán desarmados en tanto se realicen exámenes de control de confianza.

El vocero del grupo de autodefensa, Víctor Espino, informó que la tregua pactada consiste en que ellos se van a defender desde sus pueblos del grupo denominado Guardia Guerrerense, encabezado por Oliver El Ruso Coria, sucesor de Edilberto El Gavilán Bravo.

Durante el encuentro se dio una confrontación entre el alcalde perredista, Esteban Cárdenas, y la regidora priista, Maydoli Arreola Pérez, presuntamente hija del líder del grupo de autodefensa, Crescencio Arreola. Según versiones de testigos, la regidora incluso abofeteó al edil.

Alianza rota

El pasado viernes 14, proceso.com.mx publicó una nota titulada “La historia del conflicto armado en Petatlán y los exlugartenientes de Rogaciano Alba”, en el que se informó que hace cuatro años, los líderes de los grupos delictivos de Técpan de Galeana y Petatlán, identificados como Salvador Chava Granados, Edilberto El Gavilán Bravo Barragán y Crescenciano El Chano Arreola Salto pactaron una tregua para expulsar a Los Caballeros Templarios de la región de la Costa Grande con el apoyo del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y la intervención de un personaje presuntamente vinculado a la política identificado sólo como El señor Guerrero.

Ahora, la alianza avalada por el CJNG en la Costa Grande de Guerrero en 2014 está fracturada y los líderes crimínales plenamente identificados por el gobierno mantienen una brutal confrontación por el control de Petatlán, siguen operando impunemente.

Reportes oficiales confirman que la franja de la Costa Grande de Guerrero es utilizada como zona de arribo de cargamentos de cocaína procedentes de Sudamérica, a pesar de la presencia militar en los municipios de Técpan, Petatlán, Zihuatanejo y La Unión, donde se construye la ampliación del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, puerta de entrada de precursores químicos procedentes de Asia que utilizan los grupos delictivos para elaborar droga sintética.

Comentarios

Load More