Grabación telefónica implica a El Chapo con tráfico de heroína

Dispositivo federal de seguridad frente a la corte de Brooklyn, donde se entrevista a los candidatos a jurado en el juicio a Joaquín "El Chapo" Guzmán. Foto: AP / Mark Lennihan Dispositivo federal de seguridad frente a la corte de Brooklyn, donde se entrevista a los candidatos a jurado en el juicio a Joaquín "El Chapo" Guzmán. Foto: AP / Mark Lennihan

NUEVA YORK (apro).- A través del narcotraficante estadunidense Pedro Flores, el gobierno de Estados Unidos presentó en la Corte Federal del Distrito Este la grabación de una llamada telefónica que implica directamente a Joaquín El Chapo Guzmán con el negocio de la venta de heroína en Chicago, Illinois.

En la grabación, presentada por el Departamento de Justicia en la sala del juez Brian Cogan, se escucha a Guzmán hacer arreglos para el trasiego de drogas a la Unión Americana.

“Amigo…”, se oye decir a El Chapo al inicio de la conversación telefónica que sostuvo con Pedro Flores, distribuidor y vendedor de drogas en Estados Unidos.

“¡Qué dice!, ¿Cómo está?”, responde Pedro.

“Bien, bien. Gusto saludarte. ¿Cómo está tu carnal?”, replica El Chapo.

La plática entre los dos narcotraficantes tuvo lugar el 15 de noviembre de 2008 a las 20:43, mientras Flores se encontraba en Guadalajara, Jalisco, y Guzmán Loera en algún lugar de la sierra de Sinaloa.

–Lástima que no me tocó verlo el otro día, comenta Flores al capo sinaloense.

–Ahí estamos a la orden, ya sabe.

–Oiga, acá lo estamos molestando para lo del otro día que recogí allá y le iba a decir: ahí tengo el cheque listo… ¿Me puede rebajar unos cinco pesos, de esos?

–¿A cómo tratamos?

–Me lo está dando a 55.

–¿Y a cómo me lo vas a pagar?

–Yo le decía, si me hace el favor, se los pago a 50… Pero ahí tengo el cheque listo.

–¿Ya tienen el dinero?

–Digo, si me los pudiera dejar… la diferencia de 5, se los pago luego luego. Y si quiere mandarme más, pues..

–¿Cuánto es lo que te entregaron?

–Me entregaron 20.

–¡Ah, bueno! Entonces, mañana recojo el dinero… está bien. Está bien a ese precio.

–OK, le agradezco mucho. Es que también allá, el otro señor también me había dado algo que no salió bueno y los tengo que emparejar.

–Oye, ¿tú no tienes manera de traer ese dinero hasta aquí?

–¿Hasta aquí? Sí, cómo no.

–¿Me lo das aquí entonces?

— Sí, sí. Si me da unos diítas y aquí se lo tengo. Es más, yo tenía un cheque que ya venía y en cuanto me llegue si quiere le adelanto algo.

–Espérame. Deja ahorita voy a hablar con una persona. Si hay quién recoja ese dinero allá… ahorita te hablo pa’tras.

Aquí el audio íntegro:

La plática telefónica entre El Chapo y Flores hacía referencia al pago de la entrega de 18 kilos de heroína que la gente de Guzmán Loera le entregaría a la del distribuidor de drogas estadunidense, en Chicago.

Flores explicó al fiscal Adam Fels que cuando dijo que tenía el “cheque listo” hablaba de que contaba con los dólares en efectivo para pagar por la droga, fuera en México o en Estados Unidos. Y cuando pidió la rebaja de los “cinco pesos” demandó a El Chapo que al kilo de heroína le quitara 5 mil dólares del precio original al que le ofreció el enervante, que era de 55 mil dólares.

Sobre la referencia del “otro señor”, Flores se refería a un cargamento de 13 kilos de heroína que le compró a la gente de Ismael El Mayo Zambada García, líder de otra fracción del Cártel de Sinaloa.

En el momento en que se realizó la grabación de la plática con El Chapo, Pedro Flores ya cooperaba con la Administración Federal Antidrogas (DEA) de Estados Unidos. La llamada de Guzmán a Flores fue parte de una trampa orquestada por la DEA para contar con evidencias de la participación de aquél en el narcotráfico.

Ese mismo 15 de noviembre de 2008, pero a las 21:03, Guzmán Loera volvió a llamar al celular de Pedro Flores.

“Lo van a recoger allá (el dinero)… la persona ya está en Chicago… aquí te van a pasar el número de la persona que está en Chicago, y me dio gusto saludarte, salúdame a tu hermano (Margarito, gemelo y también narcotraficante)”, se escucha a El Chapo en la segunda conversación telefónica que sostuvo con Flores ese día para el negocio de los 18 kilos de heroína.

Cuando Guzmán Loera pasó el teléfono a otro individuo para que dieran a Pedro los datos de la persona que recogería el dinero en Chicago, el que le habló al traficante de drogas estadunidense fue el capo colombiano Alexander Cifuentes Villa.

Entre estos dos se pusieron de acuerdo sobre los detalles del pago, pero Pedro comentó a su interlocutor que, en lugar de 18 kilos de heroína, a su gente en Chicago le dieron 20 kilos, y que deseaba hablar nuevamente con El Chapo porque quería arreglar negocios para recibir cargamentos mayores de la droga.

Esta petición formaba parte del plan para implicar a Guzmán, formulado por los agentes de la DEA en México, que ya tenían a Pedro Flores como informante.

“Amigo”, dice El Chapo al volver a tomar el celular. En ese momento Pedro le pide que le mande más heroína (unos 40 kilos) porque el mercado en Chicago está muy demandante.

“¡Ah cabrón!, ¿no que tú nada más podías sacar poco?”, contesta Guzmán.

–“¡Ah! qué bueno. ¿No te ha mandado (heroína) otra gente?… yo te lo mando entonces, te mando de esta semana a la otra”, subraya El Chapo.

Después de que la fiscalía puso ante el jurado, en la corte de Brooklyn, Nueva York, la grabación de la conversación telefónica entre Flores y el capo sinaloense, la defensa del acusado intentó poner en duda la autenticidad de la voz.

Al interrogar a Pedro Flores, William Purpura, uno de los tres abogados de Guzmán Loera, puso como evidencia de prueba de la defensa un fragmento del video que su cliente envió en 2015 a la actriz mexicana Kate del Castillo. Purpura le preguntó a Flores si consideraba que la voz del video se escuchaba exactamente igual que a la de la conversación telefónica que él presuntamente tuvo con El Chapo.

“No realmente similar”, respondió Flores al abogado.

La fiscalía intervino ante el juez para frenar la discusión entre Purpura y Flores sobre la autenticidad de la voz en la grabación. Cogan detuvo al argumento de la defensa acotando que el testigo no era un experto en asuntos tecnológicos ni periciales. El asunto quedó asentado en actas y se pasó a otras cuestiones.

Para el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la grabación con la voz de ‘El Chapo’ es un golpe certero a éste, porque ante el jurado queda como un criminal involucrado en la exportación de drogas a la Unión Americana, en este caso de heroína.

La semana pasada, usando como vía el testimonio del narcotraficante colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa, la fiscalía presentó ante el jurado otra grabación de una conversación telefónica en la que El Chapo y un líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negociaban el precio del kilogramo de cocaína, de un cargamento de seis toneladas que se vendería en Nueva York.

A los 15 días de que Pedro Flores grabara a Guzmán, se entregó en México, junto con su hermano Margarito, a los agentes de la DEA. Desde entonces a la fecha, los gemelos Flores son testigos clave para incriminar a El Chapo en el tráfico de drogas a Estados Unidos, así como a otros 50 narcotraficantes, entre ellos El Mayo Zambada y su hijo Jesús Vicente Zambada Niebla, Vicentillo.

Comentarios

Load More