Padrés clama por justicia a AMLO: “Soy preso político”

HERMOSILLO, Son., 22 de diciembre (proceso.com.mx).- Por primera ocasión desde su encarcelamiento, el exgobernador Guillermo Padrés pide a su familia que comparta el audio de su llamada, a fin de pedir clemencia y justicia al presidente Andrés Manuel López Obrador.

También extiende su petición a los titulares de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En el audio que tiene una duración de cinco minutos con 11 segundos, Padrés acusa que su encarcelamiento de más de dos años se debe a que jueces “perversos y obedientes al viejo sistema del PRI” han tenido represalias contra él “valiéndose de artimañas jurídicas” para retenerlo reclusorio norte de la Ciudad de México.

“Elevo la voz señor presidente para pedirle que me ayude y acabe con este sistema represor que me tiene como preso político en esta prisión”, señala Padrés en el audio.

“Durante este infierno que me tienen, aquí el viejo sistema -qué bueno que ya se fue el PRI- ha acusado a mi familia, y con todo el dolor de mi alma, encarceló cobardemente a mi hijo en el reclusorio de alta seguridad por más de nueve meses para presionarme, para que yo aceptara delitos que no cometí y lo hicieron sin ninguna prueba al respecto, y luego de pasados los nueve meses con ‘un usted disculpe, no hay ninguna prueba contra ti’, hicieron todo con la intención de lograr que yo me implicara en delitos que no cometí”.

Padrés enfrenta un proceso por la presunta defraudación fiscal de 70.4 millones de pesos y otro por supuesto lavado de dinero por una cantidad de 11.1 millones de pesos.

El 14 de octubre de 2016 Guillermo Padrés Elías fue declarado prófugo de la justicia al negarse a enfrentar las querellas: AP/PGR/DGCAP/ZNO-XIV/13/2016, AP/PGR/DGCAP/ZNO-XIV/8A/2015 y AP/PGR/ DGAP/ZNO-XIV/13A/2016.

Uno 27 días después, el 10 de noviembre de 2016 se entregó de manera voluntaria para declararse inocente de las acusaciones de desvío de fondos públicos, operación de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa, lavado de dinero y evasión fiscal.

“Enfrentaré esto como siempre he enfrentado los retos y las luchas políticas, porque soy un perseguido político de un sistema que quiere emparejar cartones para tratar de omitir los señalamientos de corrupción que se les imputan y pretenden hacerlos repercutir a otro partido o persona para nivelar este asunto”, declaró aquella mañana Padrés a Radio Fórmula.

Las denuncias argumentaban el supuesto enriquecimiento ilícito por el desmedido crecimiento del Rancho Pozo Nuevo de Padrés; lavado de dinero y asociación delictuosa por las inexplicables transacciones de 8.8 millones de dólares; y otra averiguación previa que englobaba las dos acusaciones anteriores.

El audio presentado esta noche de sábado porque hacía 24 horas, el viernes 21, la defensa del exgobernador omitió entregar al juzgador el avalúo fiscal del predio en Punta Diamante, propiedad de Diego Fernández de Cevallos, que tiene un supuesto valor comercial de 402.8 millones de pesos.

En el Juzgado Décimo Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales se determinó que la documentación entregada por la defensa carece del avalúo fiscal requerida por la autoridad para autorizar la libertad bajo caución al exmandatario sonorense.

De allí que el inculpado tomó la decisión de hacer pública su denuncia ante la dilación de la justicia en su caso.

A continuación se presenta una versión estenográfica de la llamada:

En uso de mi derecho a realizar una llamada desde el teléfono público, le he pedido a mi familia que haga pública esta grabación.

Señor presidente Andrés Manuel López Obrador, señor presidente de la Suprema Corte de Justicia, señor presidente de los derechos humanos:

Después de dos años de estar privado de mi libertad, estoy siendo reprimido y amenazado, he decidido hablar por primera vez, lo hago en estos momentos porque México tiene un nuevo gobierno, un nuevo régimen y lo hablo ahora que ya se fue el viejo gobierno represivo, autoritario y corrupto, que con la intención de subir ante la sociedad los problemas de corrupción y mal gobierno, decidieron emprender una cobarde persecución a mí y a mi familia, inventando delitos que no cometí y negándome mi derecho a un debido proceso.

Yo decidí enfrentar estas acusaciones, presentándome personalmente al juzgado y sin evadir la justicia, me presenté al juzgado doce, confiado plenamente en el sistema judicial de mi país, a raíz de estar preso por más de dos años, señor presidente, me encuentro denunciando en estos momentos, ya que se fue el viejo sistema y corrupto que me tenía amenazado con una serie de arbitrariedades y, al mismo tiempo, obligando y presionando mediante el sistema judicial.

Denunció ante usted señor presidente que me han negado mi derecho a un juicio imparcial, soy un preso político.

Durante este infierno que me tienen, aquí el viejo sistema y qué bueno que ya se fue el PRI: han acusado a mi familia y con todo el dolor de mi alma, encarcelaron cobardemente a mi hijo en el reclusorio de alta seguridad por más de nueve meses para presionarme, para que yo aceptara delitos que no cometí y lo hicieron sin ninguna prueba al respecto, y luego de pasados los nueve meses un “usted disculpe, no hay ninguna prueba contra ti”, hicieron todo con la intención de lograr que yo me implicara en delitos que no cometí.

Quisieron y siguen presionando los jueces para hacer valer mis derechos, ya que hace más de un año he solicitado mi cambio de medida cautelar y me la siguen negando, aun cumpliendo con todo lo que marca la ley, cosa que se debe otorgar en 48 horas como lo dice la legislación y hoy llevo señor presidente más de dos años y casi dos meses, sin lograr que se me haga justicia.

Quiero decirle señor presidente que el juez doce ha tenido una clara represalia contra mi persona, valiéndose de artimañas jurídicas para retenerme en este reclusorio, es algo personal ya que sus antecedentes y familiares están muy ligados al viejo sistema y al mismo PRI.

Es una flagrante violación a los derechos, lo que me están haciendo señor presidente y me niegan mis derechos a la libertad, que me otorga la Constitución; arbitrariamente violan los derechos humanos y está causando graves daños a mi persona y a mi familia.

He cumplido cabalmente en hacer lo correcto, me entregué voluntariamente, he seguido puntualmente mi proceso para aclarar a la sociedad falsedades de mis acusaciones y ahora elevo mi voz señor presidente porque estoy seguro que usted no permitirá las viejas prácticas que me tienen aquí.

Elevo la voz señor presidente porque estoy seguro que usted no permitirá que los que quedan del viejo sistema, me sigan amenazando a mí o a mi familia.

Elevo la voz señor presidente porque estoy seguro que no permitirá que jueces perversos, obedientes al viejo sistema del PRI, me sigan matando día a día en esta prisión.

Elevo la voz señor presidente para pedirle que me ayude y acabe con este sistema represor que me tiene como preso político en esta prisión.

Señor presidente a nombre de mi familia y propio, le pido que me ayude, que me ayude a que se me respete mis derechos y que me den mi libertad como lo marca la ley.

Comentarios