Ángel Aguirre niega haber impulsado a Abarca; omite referirse a nexos con narco

Ángel Aguirre Rivero, exgobernador de Guerrero. Foto: Octavio Gómez Ángel Aguirre Rivero, exgobernador de Guerrero. Foto: Octavio Gómez

CHILPANCINGO, Gro. (apro).-  El exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, rechazó haber sido uno de los impulsores de la candidatura a la alcaldía de Iguala de José Luis Abarca Velázquez, pero evadió el tema de los informes oficiales que vinculaban al exedil con el narco previo a la tragedia de Ayotzinapa.

A través de sus redes sociales, Aguirre fijó una postura pública luego de que ayer Proceso publicó el reportaje “Liderazgos del PRD, incluido AMLO y el exgobernador Aguirre, sabían de nexos de Abarca con el narco: CNDH”.

El texto indica que el propio Abarca afirmó que Aguirre Rivero, así como el exdirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, y el exdiputado local perredista, Sebastián de la Rosa Peláez, fueron los encargados de negociar y pactar su candidatura a la alcaldía de Iguala en 2012, revelan documentos oficiales.

Ello, a pesar de que el exfiscal estatal, Iñaky Cabrera Blanco, había presentado informes que vinculaban a Abarca con la organización delictiva Guerreros Unidos, en las reuniones privadas del Grupo Coordinación Guerrero (GCG), el órgano superior de Seguridad en la entidad que preside el gobernador en turno y conformado por autoridades de los tres niveles de gobierno, el Ejército y la Marina.

No obstante, la información conocida por Ángel Aguirre en 2012 fue desestimada por el exmandatario, así como por autoridades y la dirigencia perredista, quienes no actuaron en su momento para prevenir y evitar la tragedia de Ayotzinapa registrada dos años después, indican declaraciones de los involucrados.

Al respecto, Aguirre expresó: “Se equivoca la #CNDH al señalar que fui uno de los promotores de la candidatura del señor José Luis Abarca a la alcaldía de iguala, y que hoy publica la revista Proceso” y remató.

“Siempre me opuse y propuse a Óscar Díaz Bello. Antes de asegurar, hay que investigar; existen muchos testimonios de que fueron otros quienes lo impulsaron para llegar a la presidencia municipal”, indicó el ex mandatario que dejó el cargo después de la tragedia de Iguala.

En contraste, Aguirre evadió el tema de los reportes oficiales y la declaración de su exfiscal, Iñaky Cabrera, quien aseguró que el gobernador en ese entonces, así como autoridades federales y el Ejército, tenían conocimiento pleno de los nexos de Abarca con el narco antes de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La semana pasada, Aguirre difundió en el diario Milenio un artículo de opinión titulado “Ayotzinapa: la verdad aunque duela” donde afirma que la recomendación de la CNDH sobre el caso Iguala “descorre velos insospechados que tendrían que marcar nuevas rutas de investigación que resuelvan las interrogantes acumuladas estos años”.

El exmandatario señala que los testimonios recabados por el organismo “revelan que la vida en la Normal Rural degeneró por la intromisión de grupos de la delincuencia organizada, situación que habría incubado la tragedia en esa noche infausta en Iguala”, afirmó.

No obstante, ahora que en el informe de la CNDH, existe un testimonio de José Luis Abarca Velázquez donde afirma que Aguirre fue uno de los principales artífices de su candidatura, el exmandatario descalificó el mismo documento que apenas había celebrado y utilizado como referente para responsabilizar a los estudiantes de su propia tragedia.

Comentarios

Load More