Se deprecia el peso 0.12% frente al dólar en 2018 por renegociación del TLCAN y guerra comercial EU-China

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El peso cerró el año con una depreciación del 0.12% frente al dólar el 2018 en medio de una elevada volatilidad provocada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las elecciones donde resultó ganador Andrés Manuel López Obrador (AMLO), así como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En sucursales bancarias, el billete verde se ofertó 20.04 unidades el último día del 2018; mientras que alrededor de los 19.68 pesos en operaciones interbancarias.

“Es importante destacar que a pesar de la incertidumbre que dominó al mercado durante el año que termina, el peso mexicano finaliza como una de las divisas con menores pérdidas en la canasta de principales cruces frente al dólar y entre las divisas de economías emergentes”, explicó el análisis elaborado por el Banco Base.

A su vez, agregó, lo anterior se debió a las mayores tasas de interés que ofrece el mercado local y a que en otras economías en desarrollo se presentaron serias amenazas para el crecimiento económico y la estabilidad financiera, principalmente en Argentina, Turquía, Brasil, Rusia y Sudáfrica, cuyas divisas sufrieron un castigo mayor.

De acuerdo con el análisis del Banco Base, en el 2019, la moneda mexicana se verá afectada en mayor medida por eventos al exterior del país.

En cuanto a factores externos, el mercado seguirá monitoreando la guerra comercial entre Estados Unidos y China y evaluando el riesgo de una mayor desaceleración económica, lo que representa un riesgo para la estabilidad financiera de las economías emergentes más relevantes.

Asimismo, el Banco Base, adelantó que se evaluará la rapidez con la que se apruebe en Estados Unidos el T-MEC, clave para que la relación comercial en la región de Norteamérica siga fortaleciéndose y para que sigan creciendo las exportaciones mexicanas.

Por su parte entre los factores internos, los mercados seguirán de cerca las acciones del nuevo gobierno, en particular la ejecución del gasto durante los primeros seis meses del año, para ver si existe algún desvío con respecto a lo programado que justifique un llamado de atención de las agencias calificadoras.

En balance, el año entrante probablemente seguirá siendo un año de incertidumbre para los mercados, con menos amenazas sobre México, pues ya concluyó la negociación del T-MEC, pero con mayores amenazas para la economía global.

“Se espera que el peso mexicano inicie 2019 con un escenario de elevada incertidumbre externa, ante el riesgo de una desaceleración económica en China y Estados Unidos, lo que también podría afectar el desempeño de las economías emergentes”, advirtió el análisis elaborado por Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero del Banco Base.

Además, recordó, existe una alta probabilidad de un mercado de capitales a la baja o “bear market”, lo cual también podría generar una mayor aversión al riesgo y subir al tipo de cambio.
Precisó que de manera interna también existe incertidumbre, ya que se desconoce si el nuevo gobierno respetará la prudencia fiscal delineada en el Presupuesto de 2019, algo que será observado de cerca por el mercado y por las agencias calificadoras. Estos factores internos y externos son los que podrían generar volatilidad durante el próximo año.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios