Peruanos terminan el año en las calles por la destitución de fiscales del caso Odebrecht

El fiscal de la Nación de Perú, Pedro Chávarry Vallejos. Foto: Tomada de Twitter El fiscal de la Nación de Perú, Pedro Chávarry Vallejos. Foto: Tomada de Twitter

LIMA, Perú (apro).– El fiscal de la Nación de Perú, Pedro Chávarri Vallejos, destituyó de sus cargos a los dos fiscales que encabezan la investigación de corrupción de la constructora Odebrecht en Perú y que mantiene a varios funcionarios en prisión o en investigación, como el expresidente Alan García.

El anuncio provocó la salida masiva de los peruanos a las calles de diferentes ciudades del país para exigir la renuncia Chávarry. Así recibieron el año nuevo.

Minutos antes de las 8 de la noche del día último del año 2018, Pedro Chávarri ofreció una rueda de prensa para anunciar los cambios en el equipo especial del caso Lava Jato.

Los fiscales sustituidos son Rafael Vela Barba, coordinador del equipo especial y José Domingo Pérez Gómez, fiscal provincial, y en su lugar serán nombrados Frank Almanza Altamirano y Marcial Páucar Chappa.

Alrededor de las 9 de la noche, la gente comenzó a concentrarse en la plaza San Martín del centro de Lima y en las plazas principales de otras ciudades de Perú.

En Lima marcharon hacia las instalaciones del Poder Judicial y del Ministerio Público, donde se encontraba el fiscal José Domingo Pérez para sellar su oficina por el riesgo de que sustrajeran información relevante del caso Odebrecht, particularmente de la lideresa del partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, quien se encuentra en prisión preventiva.

Días previos, José Domingo Pérez advirtió un nivel de inseguridad en el ingreso a sus oficinas y anoche, al salir a atender a los manifestantes, les pidió estar vigilantes de lo que suceda.

“Me he visto en la obligación de retornar a la oficial del equipo especial en lo que corresponde a las investigaciones que se sigue a la señora Keiko Fujimori, toda vez que tengo que lacrar la puerta de ingreso porque hay información sensible que tengo el temor que pueda ser objeto de algún tipo de sustracción”, dijo.

Pérez Gómez había advertido que los testigos protegidos y colaboradores eficaces que han declarado en el caso, señalaron la captura de la institución por intereses de quienes son investigados por delitos de lavado de activos y de corrupción, por lo que la medida de Chávarry sólo materializó las declaraciones.

El fiscal de la Nación anunció además que hará público el acuerdo de colaboración con la constructora Odebrecht con las autoridades peruanas, lo que pone en peligro la investigación porque ese documento debe permanecer en reserva hasta que sea firmado por los funcionarios de la empresa brasileña, la segunda quincena de enero.

Los ejecutivos de Odebrecht aceptaron entregar las pruebas de corrupción en los casos que investiga Perú, en los que están involucrados los expresidentes Alan García, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y su esposa, así como Pedro Pablo Kuczynski, congresistas y otros políticos relacionados con el fujimorismo y al aprismo, como Keiko Fujimori.

El fiscal Vela informó hace 15 días que la segunda semana de enero viajarían a Brasil para interrogar a 24 ejecutivos de la constructora brasileña.

Pedro Chávarry ha sido señalado también como parte del caso de corrupción “Cuellos blancos del Puerto”, que corresponde a una red criminal enquistada en el Poder Judicial peruano, de acuerdo con una de las fiscales que ha destapado el caso, Sandra Castro Castillo.

El fiscal José Domingo Pérez ha presentado acusaciones contra su jefe, Chávarry por encubrir al fujimorismo y porque su presunta participación en el caso Odebrecht durante la campaña electoral a la presidencia de la República de Keiko Fujimori en el 2011.

Pedro Chávarri justificó la destitución de José Domingo Pérez al señalar que cuestionó su elección como fiscal. “Conducta que ha sido reiterativa, ha atentado contra el principio de jerarquía funcional y ha desobedecido en guardar la reserva de la investigación”.

Al recibir la noticia de la destitución, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, quien se encontraba en Brasil para asistir a la toma de protesta del presidente Jair Bolsonario, rechazó la decisión de Pedro Chávarry, a través de su cuenta de Twitter.

“Expreso mi enérgico rechazo ante la remoción de los fiscales a cargo de los más importantes casos de investigación sobre corrupción. La lucha frontal contra la corrupción y la impunidad es una política prioritaria de gobierno, una necesidad impostergable y una causa ciudadana”, escribió en la red social y anunció que adelantaría su regreso a Perú.

La mañana de este martes, activistas de diferentes organizaciones civiles anunciaron una marcha nacional para este jueves 3 de enero, para exigir que el presidente declare emergencia en el Ministerio Público, para lograr la salida de Chávarry, así como la restitución de los dos fiscales.

Entre el 1 y 3 de enero, realizarán otras marchas en diferentes partes del país, con el mismo fin.

El 24 de diciembre del año pasado, a unas horas de celebrar la Navidad, los peruanos debieron salir a las calles también, cuando el expresidente Pedro Pablo Kuczynski otorgó el indulto al expresidente Alberto Fujimori, quien se encontraba en prisión por cinco procesos penales, varios de lesa humanidad y aún tenía pendientes otros.

En marzo pasado, Kuczynski renunció a su cargo por señalamientos de corrupción en el caso Odebrecth.

El 26 de diciembre pasado, la Sala Suprema Penal Permanente de la Corte Suprema confirmó que Alberto Fujimori no podrá salir del país porque es investigado en el asesinato de seis campesinos del distrito de Pativilca, al norte de Lima, por un grupo paramilitar llamado Colina, en enero de 1992.

El expresidente se encuentra internado en la clínica Centenario en Lima, a donde fue ingresado en mayo, cuando el Colegio B de la Sala Penal Nacional ordenó cambiar el mandato con restricciones por impedimento de salida, después de que se dejó sin valor el derecho de gracia o indulto por otros casos.

El mes pasado, el Poder Judicial determinó que el expresidente deberá enfrentar el caso con arraigo en el país, por los antecedentes penales que tiene y por los hechos de los que se le acusa.

Este año, de nuevo los peruanos debieron salir a las calles para luchar contra la corrupción y exigir justicia, como lo han hicieron todo el año 2018.

Comentarios

Load More