Paraguay rompe con Venezuela y oposición busca declarar “usurpación del cargo”

CARACAS (apro).–­ Nicolás Maduro se juramentó este jueves 10 para un segundo periodo como presidente de Venezuela, que terminará en 2025, pese a la presión internacional y la advertencia de varios gobiernos de la región de no reconocer su gobierno. También las fuerzas políticas de oposición y el Parlamento alertaron sobre lo que consideran la ilegitimidad de su nuevo mandato.

Debido a estas advertencias y la tensión internación en torno a la toma de posesión de Maduro en Venezuela, se generó gran expectativa sobre el acto que se llevó a cabo en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) –cuyos magistrados han manifestado lealtad política al mandatario– en vez de realizarse ante la Asamblea Nacional (AN, de mayoría opositora) como lo ordena la Constitución venezolana.

Un día antes hubo un despliegue militar en la capital y las principales ciudades de Venezuela, en previsión de posibles protestas contra la juramentación de Maduro.

Nicolás Maduro juró ayer para un segundo mandato. Foto: Tomada de Twitter

Nicolás Maduro juró ayer para un segundo mandato. Foto: Tomada de Twitter

En Caracas, Apro pudo constatar que no hubo protestas de gran magnitud, salvo las de algunos grupos de manifestantes en la zona opositora de Chacao, sin que se registraran enfrentamientos con la policía.

Sin embargo, en algunas de las protestas registradas en siete estados sí hubo violencia.

Docentes y maestros en Barquisimeto se concentraron para manifestar su repudio ante la situación económica y social que se vive en el país. Esta concentración, que se realizaba de manera pacífica, fue dispersada por las fuerzas de seguridad del Estado y terminó con un periodista herido con perdigones de goma disparados por la policía militar.

Lo mismo sucedió en el estado Falcón, donde la Guardia Nacional dispersó la movilización con equipos antimotines.

En Maracay, ciudadanos se manifestaron con pancartas que expresaban mensajes en rechazo al actual mandatario y exigieron a la AN que haga cumplir la Constitución. Lo mismo sucedió en San Carlos.

En el oriental estado Sucre, los docentes también tomaron la calle para exigir mejoras salariales ante la inflación en el país.

Simpatizantes de Nicolás Maduro en Caracas. Foto: Tomada de Twitter

Simpatizantes de Nicolás Maduro en Caracas. Foto: Tomada de Twitter

En el estado Guárico, partidos políticos de oposición se unieron a los ciudadanos que protestan con pitos y banderas expresando su rechazo ante la toma de posesión de Nicolás Maduro.

En contraparte, cerca del TSJ se reunieron grupos de adeptos al oficialismo, en su mayoría trabajadores públicos y beneficiarios de los programas sociales que ofrece el gobierno.

 

Declararán “usurpación del cargo”

Tras el acto de juramentación, el presidente de la AN, Juan Guaidó, declaró que el Parlamento no reconoce la legitimidad del nuevo mandato. Tanto su posición como la de la comunidad internacional se sustentan en la presunción de que las elecciones de mayo de 2018 no fueron legítimas, pues no se cubrieron las garantías de transparencia y se inhabilitó a partidos de oposición para que no participaran en los comicios.

Guaidó también cuestionó la legitimidad de los magistrados del TSJ que tomaron el juramento de Maduro. Fueron “designados de forma exprés y no completo (todos), porque algunos ya desertaron”, en alusión al magistrado Christian Zerpa, que la semana pasada desertó y ya se encuentra en Estados Unidos.

“Hoy no hay jefe de Estado (en Venezuela), no hay comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, no hay titularidad del Estado. Hoy hay una AN que debe y va a cumplir con su deber de representar legítimamente al pueblo de Venezuela y sus intereses y hacer cumplir la Constitución. Hacemos un llamado en paralelo a las Fuerzas Armadas, hagamos valer nuestra Constitución”, dijo Guaidó.

El presidente del Parlamento hizo estas declaraciones en rueda de prensa la tarde de este jueves 10; a nombre de los diputados de la AN, convocó a un cabildo abierto para mañana viernes 11 en Caracas, frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

“La AN propondrá en plenaria declarar la usurpación del cargo de presidente”, comentó.

 

Reacciones internacionales

México estuvo representado en la toma de posesión de Maduro por el encargado de negocios de la embajada mexicana, Juan Manuel Nungaray.

Andrés Manuel López Obrador no correspondió con su presencia el gesto de Maduro, quien asistió a la toma de protesta del mexicano el pasado 1 de diciembre.

Y parte de la comunidad internacional cumplió sus advertencias. La Unión Europea y varios países de América Latina manifestaron su rechazo al nuevo periodo de Maduro al frente de la presidencia, con Paraguay rompiendo relaciones diplomáticas y Perú llamando a consultas a su última diplomática en Caracas.

Mike Pompeo, secretario de Estado estadunidense, aseguró en un comunicado que su país “se mantiene firme en su apoyo al pueblo venezolano y continuará usando todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos para presionar por la restauración de la democracia venezolana”.

Maduro tomó juramento ante el TSJ porque el Parlamento, controlado por la oposición, fue despojada de sus poderes en 2016, medida que reforzó las críticas al mandatario de gobernar con un estilo autocrático y fue catalogado como la ruptura del orden constitucional por la entonces fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz quien hasta ese momento era leal al gobierno de Maduro como lo fue de Hugo Chávez.

Paraguay fue el país sudamericano que con más fuerza reaccionó; el presidente paraguayo, Mario Abdo, anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela.

“El gobierno de la República de Paraguay adopta hoy la decisión de romper las relaciones diplomáticas con la República Bolivariana de Venezuela”, dijo Abdo en un mensaje televisado, donde también pidió a otros países que “se expresen con hechos concretos en favor del pueblo venezolano”.

El canciller de Chile, Roberto Ampuero, también se manifestó: “Hoy es un día negro para la democracia en Venezuela. Hoy es un día en el cual Nicolás Maduro va a colocar una lápida sobre la democracia venezolana”.

Tanto Paraguay como Chile forman parte del Grupo de Lima, que fue creado en 2017 para presionar en pro de reformas democráticas en Venezuela e instó a Maduro, el pasado viernes 4, a no asumir de nuevo la Presidencia, en un acuerdo del que México se deslindó.

Perú, otro miembro del Grupo de Lima, llamó a consultas a su encargada de negocios, quien era la última diplomática peruana que estaba en Caracas, y calificó de “ilegítimo” el nuevo periodo presidencial.

Desde Canadá, la canciller, Chrystia Freeland dijo en un comunicado que su país seguirá tomando acciones fuertes contra Venezuela, después de haber establecido sanciones dirigidas contra 70 funcionarios.

“Hoy, el régimen de Nicolás Maduro pierde cualquier apariencia de legitimidad que le quedaba. Habiéndose hecho del poder a través de elecciones fraudulentas y antidemocráticas celebradas el 20 de mayo, 2018, el régimen de Maduro está ahora completamente afianzado como una dictadura”, sostuvo.

Por su parte, la OEA acordó no reconocer la legitimidad del mandato de Maduro y llamó a que se celebren nuevos comicios, “en una fecha cercana”, con observación internacional.

Para el presidente de Argentina, Mauricio Macri, la investidura de Maduro “carece de la autoridad de las urnas y también de credibilidad internacional”.

“Su poder no es auténtico, aunque trata de escabullirse en la victimización. Maduro se presenta como el presidente perseguido. Pero él no es la víctima, Maduro es el victimario”, escribió Macri en Twitter.

Acudieron cinco presidentes

En la toma de posesión sólo estuvieron presentes cuatro jefes de Estado de países vecinos: el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega, el cubano Miguel Díaz-Canel y el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén.

También acudieron a la ceremonia el presidente de Osetia del Sur (país no reconocido por Naciones Unidas), Anatoli Bibílovel, y el vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, quien a su llegada a Caracas alabó el nivel alcanzado por las relaciones bilaterales tras la visita que el mandatario Recep Tayyip Erdogan hizo a Venezuela en diciembre pasado.

Otros países optaron por representantes de menor nivel, como Rusia, que envió al presidente del Senado, Ilías Umajánov.

La cancillería venezolana confirmó también la presencia del primer ministro de San Cristóbal y Nieves, Timothy Harris; el viceprimer ministro de Bielorrusia, Igor Liashenko; el ministro chino de Agricultura, Han Changfu; el titular argelino de Energía, Mustafá Guitouni; y el ministro de Economía, Desarrollo, Petróleo, Comercio e Inversión de Belice, Erwin Contreras.

Nicolás Maduro saluda a los jefes de Estado que acudieron a su toma de posesión. Foto: Tomada de Twitter

Nicolás Maduro saluda a los jefes de Estado que acudieron a su toma de posesión. Foto: Tomada de Twitter

Comentarios