WOLA argumenta contra la Guardia Nacional y propone retiro gradual de militares en seguridad

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) advirtió que la propuesta de Guardia Nacional del gobierno de Andrés Manuel López Obrador concretizaría la militarización de la seguridad pública en México.

En un análisis firmado por la especialista Maureen Meyer, directora para México y Derechos de Migrantes de WOLA, se plantea que, en lugar de reformar la Constitución mexicana para consolidar el papel de los militares en la seguridad pública, el gobierno de López Obrador debe desarrollar una estrategia encaminada al retiro gradual de las fuerzas armadas mexicanas en la seguridad pública.

Propone además invertir los recursos necesarios para crear instituciones policiales civiles sólidas y respetuosas de los derechos humanos que puedan prevenir y combatir la delincuencia con la confianza de la población mexicana.

WOLA es una organización civil con sede en la capital estadunidense que promueve la defensa de los derechos humanos en el continente, y que para ello trabaja activamente con académicos, activistas y funcionarios de la región.

En su análisis, WOLA considera que el fortalecimiento del papel de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública pone en riesgo los derechos humanos.

Destaca el giro notorio que dio López Obrador, quien en su campaña expresó su apoyo a limitar el papel del Ejército Mexicano en tareas de seguridad, y ya en el gobierno propuso la creación de la Guardia Nacional, que implica una reforma constitucional que consolide el papel de las fuerzas armadas en la seguridad pública, e incluso ya se convocó a jóvenes a integrar ese cuerpo aun cuando no ha sido aprobado.

WOLA recuerda que durante dos décadas ha expuesto los graves riesgos que plantea la militarización de la seguridad pública en América Latina.

“Hay otros sólidos indicios de que la Guardia Nacional tendrá un carácter predominantemente militarizado”, alerta.

Advierte que la Guardia Nacional propuesta, incluso bajo un liderazgo “temporal” de cinco años de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), “otorgaría poder y discrecionalidad adicional a las fuerzas armadas”.

Recuerda que la presencia de soldados mexicanos en las calles ha dado como resultado graves violaciones de derechos humanos. Entre 2007 y junio de 2017, recuerda, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió 148 recomendaciones dirigidas a las fuerzas armadas de México por violaciones graves, incluidos casos documentados de tortura, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales y uso ilegal de la fuerza, entre otros.

“La creación de una Guardia Nacional no aborda los débiles mecanismos de rendición de cuentas en relación con violaciones a los derechos humanos y delitos cometidos por miembros de las fuerzas armadas”, considera el análisis.

Una Guardia Nacional militarizada, concluye, no resolverá los problemas de violencia, inseguridad e impunidad de México.

Comentarios