Escándalo de presunto espionaje del banco BBVA abarcaría a la exvicepresidenta de España

MADRID, España (apro).- El escándalo de espionaje que implica al banco español BBVA mostró un nuevo episodio al conocerse este viernes que el excomisario de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo, intervino comunicaciones telefónicas ilegalmente que incluyeron a la propia vicepresidenta del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), María Teresa Fernández de la Vega.

En medio de la maniobra para hacerse con el control del banco a manos de uno de sus accionistas, la constructora Sacyr, el BBVA –entonces presidido por Francisco González— recurrió a los servicios ilegales del turbio policía para espiar las llamadas del entonces jefe de la Oficina Económica del gobierno, Miguel Sebastián y la vicepresidenta, citan hoy los diarios digitales Elconfidencial.com y Moncloa.com.

El cerebro de la llamada operación Tándem accedió presuntamente al contenido de 15 mil conversaciones telefónicas de 4 mil números intervenidos entre noviembre de 2004 y febrero de 2005 por encargo de esa institución bancaria.

La operación de Sacyr, apoyada por el gobierno del PSOE, pretendía tomar el control del consejo de administración para desplazar a Francisco González, banquero que fue impulsado por el anterior gobierno que encabezó José María Aznar.

Hasta ahora el espionaje que es investigado se circunscribe a España, pero cabe señalar que México es la plaza más importante del segundo banco español en importancia y de donde se perciben los mayores beneficios.

Francisco González, cuya presidencia está bajo sospecha por este espionaje, se jubiló el último día de 2018 con casi 80 millones de euros de indemnización y, unos meses antes de abandonar el banco recibió del entonces presidente Enrique Peña Nieto la condecoración del Águila Azteca, el mayor reconocimiento que México otorga a un extranjero.

De las nuevas transcripciones de las llamadas telefónicas intervenidas que se dieron a conocer hoy, destaca la fechada el 18 de enero de 2015, enlace a tres bandas, en la que uno de los interlocutores sería Ignacio Rupérez, que en ese momento era jefe de servicio de estudios del Banco Santander, quien habla con Miguel Sebastián, jefe de la Oficina Económica de La Moncloa y a la que se sumó la vicepresidenta Fernández de la Vega.

La presidencia de Francisco González sospechaba –y luego se confirmó—que Rupérez y Sebastián estaban detrás de una denuncia presentada ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) contra González para provocar su salida de la presidencia del BBVA.

Las investigaciones arrojan que el excomisario Villarejo habría recibido 517 mil 600 euros a través de su agencia de investigación, Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (Cenyt) por estas intervenciones a La Moncloa, el Congreso de los Diputados, los ministerios de Exteriores y Economía entre otros.

Comentarios