Locura y cambio

Gibrán y Denise. Debate televisivo. Gibrán y Denise. Debate televisivo.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- “Figúrense cómo está de loco (Andrés Manuel López Obrador). Dice que va a gobernar para pobres y ricos. Solamente un loco que está mal en (sic) su cabeza eso lo puede decir, porque entonces no trabaja su mente, es descerebrado”, arremetió el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en su comunicado del pasado 31 de diciembre de 2018.

“Hay que ser muy cautos de no caer en esa locura de las redes sociales… muchas veces se convierten en un manicomio”, comentó hace unas semanas el periodista Leo Zuckermann. “Cuando leo algunas barbaridades que dicen en Twitter, una parte de mí dice: entiendo por qué ganó López Obrador”, remató Juan Pardinas, el nuevo director editorial del periódico Reforma.

Zuckerman y Pardinas emitieron sus opiniones a raíz de la contundente defensa en redes al comentarista Gibrán Ramírez frente a las agresivas descalificaciones de Denise Dresser emitidas en un programa de Televisa.

Quienes despotrican en contra de la “locura” ajena típicamente no hacen otra cosa que evidenciar su propia falta de comprensión de una situación. Decir que alguien o algo está loco es simultáneamente descalificar al interlocutor y confesar que tu capacidad de razonamiento no se encuentra suficientemente desarrollada como para entender lo que realmente está pasando bajo la superficie.

Don Quijote tenía el aspecto de un “loco”, aunque sus luchas, reflexiones y acciones demostraban que su mirada era en realidad mucho más profunda que la de los demás. Hamlet fingía ser un “loco” precisamente con el fin de evitar ser descubierto en el sentido profundo de sus estratagemas. Cuando las cosas están de cabeza, los “descerebrados” muchas veces son los únicos que cuentan con la visión necesaria para transformar el mundo.

Figuras supuestamente “cuerdas” como el Subcomandante Moisés, Zuckermann y Pardinas no se dan cuenta de que no se dan cuentan de la nueva realidad que se encuentra en proceso de construcción frente a sus propios ojos. En lugar de entrar en un diálogo franco con López Obrador y con los millones de mexicanos que lo apoyan, incluyendo millones de indígenas, no pocos televidentes de Televisa y muchos lectores de Reforma levantan sus brazos con desesperación y, desde una posición de supuesta superioridad moral, señalan con su dedo acusador al nuevo presidente de la República como un “loco”.

La crítica frontal a los proyectos y las acciones del nuevo jefe del Estado mexicano es perfectamente legítima y saludable en el nuevo contexto democrático que se vive en la nación. Todos y cada uno de los proyectos e iniciativas del nuevo gobierno deberían ser sometidos al escrutinio público, incluyendo la Guardia Nacional, el Tren Maya, el cambio de la ubicación del nuevo aeropuerto, el plan de combate al robo de combustibles, el programa de becas para jóvenes, discapacitados y de la tercera edad, así como la construcción de 100 nuevas universidades públicas y gratuitas, entre otros.

Lo que preocupa no es la crítica, sino la falta de perspicacia de algunos adversarios del nuevo presidente, su intolerancia, su incapacidad de diálogo y su falta de perspectiva global con respecto a la nueva coyuntura en que se encuentra el país.

Tanto las oposiciones de arriba como las de abajo creen que la naturaleza del gobierno sigue siendo la misma que antes. Para ellos, López Obrador no es un político con una visión de transformación social o estatal, sino simplemente un burócrata, un administrador cuya única misión es reciclar la misma desgracia de siempre.

No sabemos si el nuevo presidente tendrá éxito con sus propósitos para el sexenio que apenas inicia. Y es evidente que no todos los políticos que se han acercado a la Cuarta Transformación cuentan con la misma consistencia ética y moral que López Obrador.

Sin embargo, nadie puede negar el movimiento telúrico del tablero del juego político a partir del 1 de diciembre. La vasta mayoría de la población del país ya no se encuentra predispuesta a atacar al presidente de la República, sino que ahora está dispuesta a trabajar con él. Las próximas elecciones federales de 2021 y 2024 no se decidirán por la compra de votos o el financiamiento ilícito, sino por la expresión auténtica de las opiniones ciudadanas.

Y los movimientos sociales hoy se encuentran en una situación de plena libertad de expresión y de organización. Los presos políticos de los últimos sexenios ya empiezan a salir de la cárcel y no ha habido un solo acto de represión del nuevo gobierno contra ningún movimiento social, como cumplimiento a las promesas de campaña de López Obrador.

Por primera vez en la historia reciente, el pueblo es el que manda en México. La presencia y la influencia futuras del EZLN no dependerán entonces de la voluntad del ocupante de Palacio Nacional sino de la capacidad de esta agrupación social de ampliar sus bases de apoyo y convencer a la ciudadanía. De la misma manera, la importancia de Zuckermann y de Pardinas como periodistas y voces públicas en el contexto de la Cuarta Transformación no dependerá de su cercanía o no al presidente de la República, sino de su capacidad de dialogar de manera democrática y tolerante con sus audiencias, aunque sus opiniones pudieran parecer “locas” o “ignorantes” a primera vista.

Quien no se adapta a los nuevos tiempos será rebasado por la historia y no podrá culpar a nadie más allá de sí mismo por semejante desgracia.

www.johnackerman.mx

Este análisis se publicó el 6 de enero de 2019 en la edición 2201 de la revista Proceso.

Comentarios

Load More