CDMX lanza estrategia para combatir extorsión “gota por gota” operado por mexicanos y colombianos

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. Foto: Benjamín Flores La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la aplicación de una estrategia para combatir el préstamo de dinero conocido como “gota a gota” que termina en extorsión y amenazas y que, desde al menos 2015, realizan algunos mexicanos y personas de nacionalidad colombiana en pequeños comercios de la capital del país.

Se trata de un sistema delictivo denunciado en reportes periodísticos desde 2017 y del cual la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) del entonces gobierno de Miguel Ángel Mancera ya tenía conocimiento.

Este miércoles, en conferencia matutina, Sheinbaum Pardo explicó que en las audiencias públicas que encabeza todos los días recibió denuncias anónimas de la operación de redes de prestamistas que mantienen amenazados a comerciantes de la ciudad por el cobro con elevados intereses que suele terminar en violencia.

La secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, aseguró que este fenómeno genera alrededor de 100 millones de pesos a la semana.

Luego, explicó que la estrategia de combate consistirá en tres pasos. El primero será la prevención, que consistirá en informar a la ciudadanía del modo de operar de estas redes para disminuir el riesgo de caer en ellas.

La segunda fase es la de atención en la que, tanto la Procuraduría capitalina, como la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), atenderán a las personas afectadas para que hagan la denuncia correspondiente, ya sea pública o anónima.

La tercera consiste en la investigación del delito con la intención de detener a los responsables y aplicar la ley por presuntos delitos de extorsión y usura.

Reacia a dar datos duros de este fenómeno, Sheinbaum Pardo solo informó que “en las últimas semanas” han sido detenidos cuatro personas de nacionalidad colombiana vinculados a este fenómeno delictivo.

Luego, llamó a los capitalinos a hacer las denuncias de manera anónima, al número 55 33 55 33 del Consejo Ciudadano de Seguridad y Procuración de Justicia, cuyo titular, Salvador Guerrero, no estuvo en la conferencia.

Según la funcionaria, este organismo ayudará a identificar “dónde se comete este delito”, así como a conocer a las bandas que lo operan. Dijo que la estrategia contempla ir “tienda por tienda” para preguntar a los dueños si son presa de esta red, además de que difundirán carteles de prevención.

Además, la funcionaria comentó que ya están en coordinación con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Seguridad Ciudadana del gobierno federal, la embajada de Colombia en México y el Instituto Nacional de Migración (INM) para “buscar una estrategia para combatir el tema”. Y es que, dijo que cuando se prueba que hay una asociación delictiva, se convierte en un delito federal.

La jefa de gobierno aclaró que en este fenómeno participan solo “algunos colombianos”. Y agregó: “hay que ser muy claros, los colombianos son muy bien recibidos en la Ciudad de México. No es un tema de nacionalidades”.

La titular de la PGJ-CDMX, Ernestina Godoy, se comprometió a que este jueves 17 ofrecerá una conferencia de prensa para dar detalles del combate a este fenómeno delictivo.

El “modus operandi”

En la conferencia, la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, explicó que, según la investigación, han detectado redes de mexicanos y colombianos, principalmente, que ofrecen préstamos de entre dos mil y 60 mil pesos en efectivo “en menos de dos horas”, “sin fiadores ni garantías”, con cuotas diarias, pero intereses de hasta 20% y que, sin explicaciones, en cuatro semanas pueden subir hasta 50%.

El único requisito que les piden es una copia de su credencial del Instituto Nacional Electoral (INE). No firman ningún contrato de por medio, todo es “de palabra” y deben pagar una cantidad diaria.

El sistema de cobro, detalló la funcionaria, consiste en trasladarse en motocicleta y pasar comercio por comercio a recoger el dinero. El problema comienza cuando la gente que no les paga comienza a ser amenazada, les roban su mercancía y hasta las golpean. Pronto el préstamo llega a convertirse en una especie de pago por “derecho de piso”.

Al inicio, comentó, usaban una especie de libretas donde anotaban los pagos, pero cuando se dieron cuenta de que esos documentos servían como prueba para denunciar, cambiaron a “su propia App” en teléfonos celulares. “No sabemos aún de qué dimensión es” su operación, dijo.

Rosa Icela Rodríguez explicó que el sistema “gota a gota” surgió en la ciudad colombiana de Medellín hace 10 años. Sin embargo, se detectó que, en 2015, unos mil 500 ciudadanos de ese país llegaron a México con visa de turistas, pero comenzaron a darse a conocer con este sistema mediante la entrega de tarjetas en locales y mercados.

Según la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, este fenómeno empezó “más fuerte en el 2015” en la capital y, aunque “no está generalizado, sí está presente en todas las alcaldías”.

Destacó que lo más importante para combatir esta red es “que la gente sepa que estamos enterados y vamos a trabajar” en su combate.

Al preguntarle si la pasada administración les dejó información sobre la investigación de este fenómeno, la jefa de gobierno solo contestó: “Lo que se hizo en el pasado, ustedes lo saben. A partir de ahora estamos estableciendo una estrategia”.

Comentarios

Load More