Catedrático de la UNAM asesinado tenía vigilancia de la policía capitalina: PGJ-CDMX

La casa donde fue hallado muerto el catedrático de la UNAM. Foto: Especial La casa donde fue hallado muerto el catedrático de la UNAM. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Pablo Enrique Peñaloza Díaz, el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que ayer fue encontrado sin vida en su domicilio, estaba bajo resguardo del “Código Águila” de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Lo anterior fue revelado por la titular de la Procuraduría General de Justicia (PG) capitalina, Ernestina Godoy, quien explicó que el profesor de 62 años hizo dos denuncias ante esa instancia por el presunto delito de allanamiento (no de robo en casa-habitación), y que se tenían abiertas carpetas de investigación.

“Él publica por Twitter que le robaron nuevamente su casa y se le atiende desde el Twitter. Se le orienta dándole un teléfono donde puede acudir para la orientación y presentación de su denuncia. La presenta y nosotros empezamos las investigaciones y activamos un protocolo por los dos antecedentes de allanamiento y activamos un protocolo que se llama Código de Atención Ciudadana”, puntualizó.

El protocolo incluía que la policía de la Ciudad de México “estuviera dando atención, que lo hacen a través de Códigos Águila y pasan y preguntan si hay algún problema, etcétera. Todo eso se activó y desafortunadamente ahora tenemos esta situación”, señaló la funcionaria local.

Tras el hallazgo del cadáver del profesor, la madrugada de ayer, la exdiputada agregó que ya cuentan con los videos grabados por dos cámaras, una del C-5 y otra de una casa particular, para buscar indicios de los responsables del crimen. Asimismo, sostuvo que buscan una tercera cámara que les pueda brindar mayor información.

La madrugada del lunes, un familiar de Peñaloza Díaz, profesor de la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción de la UNAM, pidió ayuda a la policía, luego de que fue a buscarlo, pero no le abrió la puerta ni le contestó el teléfono.

Cuando las autoridades entraron a la casa marcada con el número 1849 de la avenida San Jerónimo, colonia Lomas Quebradas, en la alcaldía Magdalena Contreras, encontraron el cadáver maniatado y con múltiples golpes en el cuerpo.

El pasado miércoles 16, el profesor escribió en su cuenta de Twitter:

“Parece que los delitos van al alza en la alcaldía de Magdalena Contreras. Hace unos meses robaron la parroquia del Divino Rostro. Ahora me tocó a mí”.

La iglesia que mencionó se ubica atrás de su casa, y en efecto, según vecinos, había sido robada días antes.

El jueves 17 escribió otro mensaje:

“Volvieron a meterse a mi domicilio para robar, presento otra denuncia ¿y luego? ¿Espero a que se vuelvan a meter para presentar otra denuncia?”.

El profesor dirigió el mensaje a la alcaldesa de Morena Patricia Ortiz, a la cuenta oficial de la alcaldía, así como a la de la SSC.

Por la misma vía, el C-5 le pidió que diera los datos exactos de su domicilio, y él proporcionó la información requerida.

En respuesta, una patrulla fue a su domicilio y el denunciante acudió al Ministerio Público. Más tarde regresó a su Twitter: “@PGJDF_CDMX @ALaMagdalenaC y a 2 más. Finalmente, me trataron bien en el MP, pero al principio dos policías se tomaron atribuciones que creo no les corresponden y me dijeron que tenía que regresar a las 9:00 am (eran las 7:00 am). Creo que deben aclarar a esos policías sus obligaciones”.

Cuatro días después, el profesor fue hallado sin vida.

–¿Cuál fue el motivo del delito? –preguntó la prensa a la titular de la PGJ local, Ernestina Godoy.

–Vamos a investigar –respondió.

Un día después del hallazgo del cuerpo afuera de la casa del académico se observó a una mujer policía haciendo guardia.

Comentarios

Load More