‘‘El Licenciado” incrimina a Emma Coronel y a cuatro hijos de El Chapo en fuga del Altiplano (Video)

Emma Coronel Aispuro, esposa de "El Chapo" Guzmán, dibujada por un artista de la Corte. Foto: AP Emma Coronel Aispuro, esposa de "El Chapo" Guzmán, dibujada por un artista de la Corte. Foto: AP

NUEVA YORK (apro).- Justo cuando se acerca el final del juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán en Brooklyn, Nueva York, el exsocio y compadre del capo, Dámaso López Núñez, El Licenciado, afirmó que Emma Coronel colaboró en la planeación de la fuga de su marido del penal de máxima seguridad del Altiplano.

Durante la audiencia 33 del juicio contra Guzmán Loera en la Corte Federal del Distrito Este, El Licenciado detalló que desde marzo de 2014 se orquestó el escape de El Chapo, que finalmente se concretó el 14 de julio de 2015.

Guiado por el interrogatorio de la fiscal Amanda Liskamm, López Núñez indicó que en marzo de 2014 Emma Coronel, la esposa del capo del Cártel de Sinaloa, lo busco y le pidió que se reuniera con ella.

“Ella me buscó, hablamos en Culiacán”, sostuvo ante el jurado y el juez federal Brian Cogan.

El testigo del gobierno de Estados Unidos, quien desde hace dos días testifica en la Corte, apuntó que Emma le informó que su marido pedía que le enviará a Toluca a una persona para que le “ayudara a hacer una vuelta”. El Licenciado precisó que Toluca es la ciudad que se encuentra cerca del penal del Altiplano ubicado en Almoloya de Juárez, en el Estado de México.

–¿Estuvo usted de acuerdo? –preguntó la fiscal al testigo.

–Sí, mandé a Leonardo, un cuñado mío -–respondió.

El Licenciado asentó que ya en Toluca, Leonardo se reunió con algunos custodios del Altiplano.

–¿Se volvió a ver con Emma?

–En Culiacán… a finales de marzo o principios de abril de 2014.

–¿Qué le dijo Emma en esa reunión? –machacó Liskamm.

–Que mi compadre (Chapo Guzmán) estaba planeando arreglarse para fugarse del penal, quería saber si yo podía colaborar y le dije que sí.

–¿Tuvo alguna otra reunión con Emma?

-Sí, en mayo o junio de 2014. Estuvieron presentes los hijos de mi compadre… mi compadre mandaba preguntar a sus hijos si ya había conseguido un terreno cerca del penal… a mí me pedía conseguir una bodega cerca del penal, una camioneta pick up blindada y armas.

–¿Quién le pasó ese recado?

-Mi comadre me pasó ese recado.

López Núñez ya fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero, pero con su testimonio en contra de El Chapo espera que el gobierno estadunidense le ayude para que le revoquen la pena máxima y lo manden unos 15 años a prisión.

El testigo explicó a los miembros del jurado que es padrino de bautizo de una de las hijas mellizas que engendraron Emma y Joaquín Guzmán Loera.

La fiscal lo cuestionó sobre la intención del acusado de que sus hijos compraran el terreno cerca del Altiplano, y El Licenciado respondió que “era porque se iba a elaborar un túnel” para la fuga del capo.

Por medio de Emma, Guzmán Loera exigió a su compadre López Núñez que también se comprara un reloj con GPS, para que establecieran las coordenadas de la distancia que había entre el terreno y la su celda, dentro del penal del Altiplano.

–¿Hubo otra reunión con Emma? –volvió a inquirir Liskamm.

–Sí, en una propiedad que era de los hijos de mi compadre. Estaban Iván, Alfredo, mi comadre Emma y no recuerdo si estuvo Joaquín. La reunión fue como en julio de 2014.

Mientras El Licenciado explicaba esto, El Chapo lo miraba fijamente y muy serio. Emma estaba muy quieta y sentada en la banca reservada para la defensa en el área de la sala del juez Cogan, destinada para la prensa y el público.

El Licenciado afirmó que la sesión de julio se concentró en las peticiones de Guzmán Loera por saber en que estado estaba el trámite de la compra del terreno.

En una quinta reunión para los preparativos de la fuga, en la que estuvieron presentes los hijos de su compadre, según Núñez, El Chapo le informaba que desde su celda ya escuchaba los ruidos de los que escarbaban debajo. El testigo sostuvo que él expresó incredulidad, porque debajo de la celda de su compadre había fuertes y gruesas capas de concreto.

–¿Se habló de la fecha para la fuga? –quiso saber la fiscal.

–El plan de mi compadre era que fuera para un sábado o domingo… porque esos días no había oficiales ni visitas de actuarios.

–¿Vio al acusado?

–Sí, ya después de que se fugó, en la sierra, en La Tuna, como una semana después de que se escapó.

El testigo indicó que en esa reunión en el pueblo donde nació Guzmán también estuvo presente Dámaso López Serrano, Mini Lic (su hijo), y Pedrito Loayza, amigo de ellos.

Cuando la fiscal le preguntó si durante la sesión en La Tuna El Chapo le dio detalles de su escape, dijo que su compadre le aseguró que “tenía meses escuchando el ruido de las excavaciones debajo de su celda”, porque el concreto estaba muy duro y no lo podían romper. Que el ruido de los que escarbaban molestaba a los otros presos y éstos se quejaban.

“Me dijo que cuando se bajó (al túnel) cayó montado en una moto”, enfatizó El Licenciado, y que su compadre manifestó que ya sobre la motocicleta, que otro manejaba, los jalaron por una especie de carrucha para salir al terreno donde se inició el túnel.

“De ahí trasladaron a mi compadre con una cuatrimoto a la bodega que yo conseguí… de ahí a San Juan del Río (Querétaro), donde lo esperaba un avión para llevarlo a Sinaloa”, añadió López Núñez.

Liskam le inquirió sobre la persona que llevó a El Chapo en la cuatrimoto a la bodega, después de que salió del túnel, y el testigo soltó: “Un hermano de mi comadre Emma lo llevó de la salida a la bodega”. Y mencionó que al piloto del avión que llevó a Guzmán Loera a Culiacán lo apodaba “Cachimba”.

Antes de hablar de la fuga de Guzmán Loera, El Licenciado ya había explicado que por medio de tres cartas escritas “por puño y letra” de su compadre, y que la fiscalía expuso como documentos de prueba en la Corte del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva York, se sabía que su comadre Emma Coronel también estaba enterada e involucrada en la coordinación de los negocios del trasiego de drogas de su marido.

Incluso relató al jurado que meses después de que El Chapo fue recapturado por la Policía Federal el 8 de enero de 2016 en Los Mochis, Emma se volvió a encontrar con él para decirle que a nombre de su marido le buscará otro terreno, otra vez cerca del Altiplano, a donde lo habían vuelto a recluir las autoridades mexicanas.

“Me mandó cerca de 100 mil dólares”, dijo, en referencia al dinero que el capo le entregó para la compra del terreno, y que si costaba más posteriormente le mandaría el restante.

“Pero lo enviaron a un penal el Ciudad Juárez”, acotó El Licenciado, dando a entender que por ello se frustró el segundo plan de escape del capo sinaloense del Altiplano.

–¿Después de que pasó esto se volvió a ver con Emma? –cuestionó la fiscal Liskamm.

–Sí, mi comadre me comentó que estaban viendo la forma de regresarlo al Altiplano… que el jefe general de los penales federales estaba ayudando y se le había dado un dinero: dos millones de dólares.

En esos años era Celina Oseguera Parra la directora del Órgano Administrativo Descentralizado de Centros de Prevención y Readaptación Social.

Emma Coronel, quien tiene las ciudadanías mexicana y estadunidense, se encuentra en Nueva York asistiendo a las audiencias del juicio contra su marido.

En Estados Unidos no está acusada de ningún delito. Habrá que ver si cuando regrese a México, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador por lo menos la interroga sobre su papel en la fuga de El Chapo.

Aquí el reporte del corresponsal de Proceso en Estados Unidos, J. Jesús Esquivel.

Comentarios

Load More