Guardia Nacional está diseñada para proteger a la sociedad y no pretende debilitar a las policías: Durazo

Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y el presidente Andrés Manuel López Obrador en la III sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública en Palacio Nacional. Foto: Alejandro Saldívar Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y el presidente Andrés Manuel López Obrador en la III sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública en Palacio Nacional. Foto: Alejandro Saldívar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), afirmó que la Guardia Nacional es un cuerpo diseñado para proteger a la sociedad y de ninguna manera pretende hacer de lado a las policías estatales y municipales.

“La Policía Federal carece de suficientes elementos para satisfacer las demandas de los gobiernos locales que solicitan la presencia de la Federación, y ahí está, entre otras razones, el origen de la Guardia Nacional”, soltó, luego de dar a conocer las diez líneas estratégicas sobre las que se desarrollarán los programas específicos en materia de seguridad para combatir el crimen organizado y recuperar el tejido social.

En Palacio Nacional, durante la tercera sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, gobernadores y representantes de los poderes Legislativo y Judicial acordaron las prioridades en la distribución de los recursos para las instituciones de seguridad pública y el presupuesto de egresos de la federación 2019, que asciende a poco más de 11 mil millones de pesos.

“Es objetivo de este consejo hacer que las instituciones de seguridad combatan eficazmente la delincuencia y garanticen la paz de los mexicanos”, apuntó Durazo.

Asimismo, indicó que, a propuesta del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, se buscará capacitación con profesionalización y certificación de policías; equipamiento policial y de instituciones; la creación y fortalecimiento de unidades de inteligencia financiera en los estados; la creación y fortalecimiento de los servicios médicos forenses, y el apoyo al sistema penitenciario y de ejecución de medidas para adolescentes.

También la interconexión de los sistemas de seguridad federales, estatales y municipales; la actualización y fortalecimiento de la red nacional de radio-comunicación; el fortalecimiento tecnológico del registro vehicular y del sistema de vigilancia y geolocalización, además del impulso a un modelo nacional de policía.

Estas medidas estratégicas, apuntó, buscan la mejora de las capacidades y recursos en todos los niveles, estimulan la coordinación de las acciones y promueven el respeto a los derechos humanos.

Según el titular de la SSPC, la nueva fórmula incluye elementos que toman en cuenta la gravedad de los problemas de seguridad en cada región.

“La sociedad está lastimada por la violencia, todos los ámbitos de la vida social y económica están siendo afectados por la delincuencia. Más allá del narcotráfico y crimen organizado, la vida del ciudadano está impactada por los delitos del fuero común. Los mexicanos viven con miedo”, sostuvo.

Tras explicar que la respuesta del Estado ante la violencia ha sido insuficiente, mencionó que se han identificado las causas que la originaron, derivadas de un crecimiento social inequitativo y de acceso desigual a las oportunidades. Por ello, en lo más profundo del tejido social –abundó– se puede empezar a vivir sin violencia.

“Proponemos pasar de un concepto limitado de combate a la violencia a otro de carácter amplio, consistente en construir la paz a partir de garantizar empleo, educación, salud y bienestar, especialmente en las comunidades donde los criminales se han convertido en la autoridad de facto”.

De igual manera, precisó que la desatención a la juventud, el sector poblacional con más alto potencial de desarrollo, es una de las causas del aumento de la violencia y la criminalidad, y alinear los esfuerzos en materia de prevención y de atención a los jóvenes es una forma de quitar las bases sociales a la delincuencia.

El funcionario federal ratificó su compromiso de erradicar la represión, y en congruencia, recalcó, el gobierno federal ha confirmado ese mismo compromiso, de tal manera que nadie sea desaparecido o ejecutado por un cuerpo de seguridad del Estado.

Sobre los delitos contra la salud, Durazo Montaño señaló que la prohibición aumentó el consumo de estupefacientes y proliferó la existencia de un negocio ilegal como el del narcotráfico, fenómeno criminal que lacera a la sociedad y desafía al estado.

En ese sentido, se comprometió a que los recursos que hoy se destinan a combatir al narcotráfico sean empleados en la rehabilitación de quienes hoy consumen drogas, y al combate de la delincuencia común, como el homicidio y la trata de personas.

Ante el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y los gobernadores de todo el país, advirtió que la Policía Federal carece de suficientes elementos para satisfacer la demanda de los gobiernos locales que solicitan el apoyo de la federación.

La Guardia Nacional, subrayó, no hará a un lado a las policías estatales y municipales, sino que complementará los esfuerzos de estas corporaciones existentes en las entidades. Su fortalecimiento, dijo, “permitirá recuperar el territorio perdido en muchas regiones”.

En su oportunidad, López Obrador agradeció a los legisladores por aprobar reformas fundamentales para ajustar el marco legal a las nuevas circunstancias y poder enfrentar los grandes y graves problemas nacionales.

También agradeció al Poder Judicial y a los organismos autónomos por tener una relación de respeto y colaboración con el Poder Ejecutivo, y a los ciudadanos por su apoyo, “de manera especial en lo que hemos emprendido para erradicar el principal problema de México: la corrupción”.

Prosiguió: “No tengo la menor duda de que por la corrupción se produjo la crisis de México. Nada ha dañado más al país que la deshonestidad de los gobernantes, causa de la desigualdad social y económica, por eso se desató la inseguridad y la violencia”.

Al agradecer a los gobernadores que ayudan a combatir el robo de combustible, soltó: “Era insoportable, tenía que convertirme desde los primeros días en cómplice de la corrupción y estar recibiendo informes de cuánto se robaban diariamente de combustible, porque este asunto se viene presentando desde hace muchos años. Ya era costumbre. Había omisión en el mejor de los casos”.

Como lo ha hecho en otras ocasiones, reiteró que estaba contabilizado –porque era parte de la cuenta pública– y tenían que descontarse, sólo para 2018, 65 mil millones de pesos por robo de combustible, “por eso tomamos la decisión de enfrentar este flagelo”.

El presidente hizo un reconocimiento al gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad, porque en medio del dolor en Tlahuelilpan, lanzó, estuvo a la altura de las circunstancias y sin mezquindades hizo de todo para trabajar unidos en esta desgracia que enlutó a Hidalgo y al pueblo de México.

Remató: “Voy a mantener con los gobernadores una comunicación permanente y franca. Cada vez que sea necesario vamos a comunicarnos e intercambiar puntos de vista, siendo respetuosos de la soberanía de los estados y de la libertad. No se impondrá nada”.

Comentarios

Load More