Exauditor de Aguascalientes enfrenta proceso por el desvío de 500 mil pesos a través de nóminas “fantasma”

AGUASCALIENTES, Ags. (apro).- Arturo Solano López, extitular del Órgano Superior de Fiscalización de Aguascalientes (Osfags), fue acusado de los presuntos delitos de peculado y ejercicio indebido del servicio público.

Si bien se encontraron irregularidades por aproximadamente 17 millones de pesos, en este proceso judicial se acusa a Solano López de desviar aproximadamente 500 mil pesos a través de contrataciones y nóminas “fantasma” en 2016.

Luego de ser detenido en Oaxaca, el pasado sábado 19, el exauditor permaneció recluido en el penal de Aguascalientes durante una semana.

Tras su vinculación a proceso, obtenida después de cuatro audiencias iniciales fallidas, la juez de Control y Juicio Oral permitió a Arturo Solano enfrentar su proceso en libertad, y como medidas cautelares le impuso el pago de una fianza por 60 mil pesos y su presentación cada semana ante el Poder Judicial, además de prohibirle salir del estado.

El fiscal anticorrupción Jorge Humberto Mora Muñoz afirmó que esas medidas cautelares podrían ser impugnadas por el agente Ministerio Público, quien solicitó la prisión preventiva justificada, debido a que Solano López no acudió a las primeras dos audiencias iniciales y se le tuvo que llevar por medio de una orden de aprehensión.

“Estaremos valorando si apelamos las medidas cautelares impuestas por la juez. Nosotros consideramos que sí hay riesgo de sustracción, por eso lo solicitó la Fiscalía, sin embargo, fue decisión de la juez establecer únicamente esas condiciones”, dijo.

Con la vinculación a proceso se determinó establecer un plazo de cuatro meses para la investigación complementaria del caso, en el que la Fiscalía Anticorrupción promete la exhibición de diversas pruebas que podrían incrementar el monto de irregularidades financieras dentro del Osfags.

La acusación

La Fiscalía Anticorrupción de Aguascalientes acusa a Arturo Solano López y a su exdirector financiero, Juan José Ríos López, de la contratación “fantasma” de al menos 13 personas, cuyas nóminas eran cobradas por medio de cheques endosados con firmas apócrifas.

Algunas de las víctimas declararon haber acudido al Osfags, en 2016, en busca de trabajo, y ahí les pidieron sus documentos oficiales. Aunque no fueron contratadas, se les dio de alta en la nómina del Órgano para cobrar su nómina, que era entregada en efectivo a Ríos López por parte de diversos trabajadores a quienes encargaban cambiar los cheques endosados.

Personas allegadas a Solano solicitaron a otras personas sus documentos oficiales, sin que tuvieran conocimiento de que era para darlos de alta en la nómina del Osfags. Entre los afectados se encuentran trabajadores de Telcel, un contador y una costurera.

Ríos López también enfrenta un proceso penal por su participación en los hechos.

El dinero de donde salió el pago de nóminas proviene de un recurso extraordinario que Arturo Solano López solicitó a Alejandro Díaz Lozano –sobrino del entonces gobernador priista Carlos Lozano de la Torre–, quien en ese momento se desempeñaba como encargado de despacho de la Secretaría de Finanzas.

La solicitud del exauditor, quien argumentó carga de trabajo, fue aprobada y le entregaron 1.9 millones de pesos para la contratación de plazas extras.

Sobre la administración de Arturo Solano pesa otra denuncia penal interpuesta por Sergio Escalante, actual titular del Osfags, debido a una serie de irregularidades cuyo monto asciende a 17 millones de pesos.

(Con información de Mónica Cerbón).

Comentarios