Tabasco recuperará finca que administración de Núñez rentó a Cabal Peniche

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador Adán Augusto López Hernández anunció que se recuperará una finca de 100 hectáreas propiedad del gobierno del estado que el exmandatario perredista, Arturo Núñez Jiménez, rentó en el municipio de Teapa al exbanquero Carlos Cabal Peniche.

Dijo que se trató de una renta irregular por la que el gobierno del estado recibía una “absurda” cantidad de 20 mil pesos mensuales.

“Estamos revisando un contrato que a todas luces es ilegal, por el cual se le otorgó a unos empresarios un terreno de 100 hectáreas en Teapa, donde estaba el campo experimental o finca Las Lilias a cambio de una renta mensual de 20 mil pesos, lo cual es una renta absurda”, manifestó.

Reprochó que las autoridades del sector, sin tener facultades, hayan otorgado la concesión del terreno para siembra de plátanos, “para beneficio de dos o tres empresarios”, cuyos nombres dijo no recordar, “pero no son tabasqueños”.

Adelantó que la finca se recuperará y, con productores de plátano, se convertirá en un centro de investigación para el cultivo del banano o en otros proyectos que trabajarán con la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), como un centro de cultivo de la palma de aceite o de investigación de  cultivos tropicales.

Destacó que en el rancho existía un vivero denominado Las Lilias, “que era un orgullo”, y que indebidamente se otorgó en concesión “a un inversionista foráneo y acabaron con ese vivero y ese centro de investigación que había ahí”.

Y ofreció que la próxima semana dará más detalles sobre este contrato.

Aunque el mandatario morenista no mencionó nombres, la concesión de la finca Las Lilias fue otorgado por el gobierno de Arturo Núñez al exbanquero Carlos Cabal Peniche el 12 de octubre de 2014, a través de la entonces Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero (Sedafop), ahora Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesca (Sedafope).

En sociedad con el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Tabasco, Cabal Peniche firmó el contrato con el entonces titular de la Sedafop, Pedro Jiménez León, quien explicó que el rancho, que se utilizaba como vivero para producir diversas especies de árboles frutales y maderables, sería base para  invertir hasta 200 millones de pesos para desarrollar infraestructura y comercializar el banano tabasqueño.

Cabal Peniche festejó el hecho y destacó la importancia de este convenio que, dijo, iba en función directa del desarrollo tecnológico para comercializar la producción platanera a nivel internacional.

Además, que Las Lilias podría funcionar como bodega para contenedores, pues la comercialización del plátano crecía hacia otras entidades de la República y al extranjero.

Sin embargo, nunca se dieron a conocer los términos, costos y plazos de la renta de Las Lilias.

En octubre de 2014, segundo año de gobierno del perredista Arturo Núñez, era la segunda vez que Cabal Peniche aparecía Tabasco luego de su fuga en 1994 por fraude de más de 700 millones en el Grupo Financiero Cremi-Unión, del cual era accionista mayoritario.

Luego de cuatro años, en 1998, fue capturado por la Interpol en Melbourne, Australia, donde permaneció encarcelado y extraditado a México en 2001 donde fue liberado bajo fianza.

En mayo de 1999 la revista Milenio Semanal publicó una entrevista exclusiva con Cabal Peniche, mediante un cuestionario que se le hizo llegar a través de sus abogados y que contestó desde su prisión de Port Philip de Melbourne, Australia.

En la entrevista, Cabal confesó que aportó 15 millones de dólares para la campaña de presidencial de Luis Donaldo Colosio y luego 5 millones más para la campaña de Ernesto Zedillo y otros 5 para la campaña de Roberto Madrazo para la gubernatura de Tabasco en 1994.

Incluso, una residencia de Cabal Peniche, ubicada en la calle Plutarco Elías Calles 515 de ésta capital, era el cuartel de campaña de Madrazo, propiedad entonces de Inmobiliaria Cabal.

En esa residencia se ubica actualmente la notaría pública número 27 del gobernador Adán Augusto López Hernández, quien como priista y subsecretario de Gobierno y Asuntos Jurídicos en el gobierno sustituto de Manuel Gurría Ordóñez (1992-1994), operó la venta de bienes del estado a Cabal Peniche, entre ellos, la Distribuidora de Productos Marinos de Tabasco (Dipromat) que construyó el gobierno de Enrique González Pedrero (1983-1988), para comprar toda la producción pesquera de la entidad y abaratar el producto a la población.

Tras el escándalo por la fuga, captura, encarcelamiento y libertad, Cabal Peniche reapareció en Tabasco en junio de 2011, del brazo del gobernador Andrés Granier Melo, para anunciar millonarias inversiones en el estado que nunca aterrizaron.

En el municipio de Nacajuca, Cabal y Granier develaron una placa conmemorativa para la construcción del Cine Plaza Nacajuca, el primer “gran proyecto” en su tipo que el Grupo San Carlos emprendía en Tabasco con inversión de 30 millones de pesos, y que constaría de un conjunto de salas cinematográficas, salón para eventos sociales, tienda de conveniencia, locales comerciales y estacionamiento.

Todo se desarrollaría en 5 mil 400 metros cuadrados y generará más de cien empleos permanentes y más de 150 temporales.

“Gracias al Grupo San Carlos por ayudar al progreso de los nacajuquenses”, expresó Granier ante un sonriente Cabal Peniche, acompañado de su familia.

Cabal Peniche devolvió el piropo y anunció que estaba “listo” para rescatar la abandonada Plaza de Toros de Villahermosa, y construir plazas comerciales en los municipios de Macuspana, Balancán, Emiliano Zapata y en el puerto de Frontera, Centla.

Dijo que la inversión en Nacajuca era el inicio para construir en Tabasco salas de cines, plazas comerciales y hasta recicladoras de basura por un monto superior a los 600 millones de pesos.

No cumplió. Cabal no invirtió ni un cinco y retornó hasta octubre de 2014 en el gobierno de Arturo Núñez para firmar el contrato de concesión de la finca Las Lilias.

Comentarios